Montes de socios para recuperar áreas forestales abandonadas

Artículo original publicado en inglés el 1 de septiembre de 2016 en el blog del proyecto SIMRA (Innovación Social en Áreas Rurales Marginales).

Fue entre 1855 y 1924 cuando el Estado español expropió y subastó los bienes que pertenecían a la Iglesia Católica y a las órdenes religiosas, así como los baldíos y las tierras comunales de los municipios. El principal objetivo de estas desamortizaciones era conseguir conseguir unos ingresos extraordinarios para amortizar los títulos de deuda pública que el Estado expedía para financiarse. Antes de que esto pasara, los propietarios de dichos bienes solían pagar pocos o ningún impuesto y con el cambio de propiedad el Estado conseguiría más y mejores impuestos.

Cabra ramoneando.
Cabra ramoneando.

Muchas de estas tierras expropiadas no eran una buena inversión para potenciales compradores, dado que su rentabilidad económica iba a ser escasa. Sin embargo, eran esenciales para la supervivencia de los pueblos más cercanos, ya que sus vecinos siempre los habían empleado para que el ganado pastase, para conseguir madera y leña, etc… Esto es, su comida (carne, leche y miel), sus ropas (lana, pieles y cuero), su principal fuente de energía (leña y carbón) y el acceso a materias primas básicas para la construcción (madera y piedra) estaban en juego en un sistema rural eminentemente agropecuario.

Es por ello, que los vecinos, temiendo perder su modo de vida, decidieron unirse y reunir el dinero suficiente para poder acceder a las subastas y adquirir las tierras que sostenían su modo de vida. Estas iniciativas fueron muy comunes en diferentes lugares de España y podrían denominarse Montes de Socios, como resumen de los diferentes nombres locales: Monte de la Sociedad de Vecinos, Montes del Común, Sociedad del Monte, Sociedad de Baldíos, etc…

Con el paso de los años, muchas áreas rurales han caído en el abandono, incluyendo pueblos enteros y sus alrededores, incluso valles enteros. Con el objetivo de recuperar e impulsar los montes de socios, y también de contribuir a la diversificación económica, modernización y mejora de la calidad de vida en el medio rural, la Asociación Forestal de Soria ha desarrollado el proyecto Montes de Socios, financiado por FEADER y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).

Para conseguir este propósito, se han marcado tres grandes objetivos: Dar a conocer los Montes de Socios; desarrollar ejemplos demostrativos de renovación de los montes de socios a través de la constitución de Juntas Gestoras; y el desarrollo de un plan de formación en las localidades afectadas para conseguir la implicación de los condueños.

Gracias a la Asociación Forestal de Soria, la Ley Básica de Montes 43/2003 fue modificada para permitir que las Juntas Gestoras se hicieran cargo de los montes sin que se hiciera imprescindible la participación y localización de todos los herederos. Este cambio ha favorecido la creación de muchas Juntas Gestoras a lo largo de un número creciente de provincias.

De acuerdo con los investigadores, en España hay al menos 1.500.000 hectáreas de montes de socios y la mayoría se encuentran en zonas amenazadas por la despoblación. A veces, innovar en áreas rurales marginales significa volver al pasado para seguir avanzando hacia el futuro.

Más información en www.montesdesocios.es

Category : Actualidad
Tags :