10 libros de temática rural

Si te gusta leer y te apasiona el mundo rural, seguro que andas siempre buscando libros de esta temática. Como yo ando siempre pidiendo “libros rurales” a mis amigas de la librería La Pantera Rossa, he decidido escribir este post, que hacía tiempo que quería hacer, con 10 libros muy recomendables de temática rural. ¡Espero que os gusten!

Cuadernos de viaje

Probablemente este sea el libro menos rural de todos los de la lista, pero por su perfil agroecológico y por haber sido mi gran descubrimiento literario este 2017, he decidido incluirlo. Me lo recomendaron en la Librería La Pantera Rossa y acertaron de lleno. Cuadernos de viaje es un libro de Marc Badal en el que el autor nos relata mediante un lenguaje fluido fragmentos y pasajes históricos sobre semillas donde los actos de solidaridad se cruzan con las crónicas de guerra y el duro trabajo del campesinado se alterna con la tarea meticulosa de la comunidad científica. Con este libro, además de aprender sin darnos cuenta sobre biología vegetal, nos percatamos del importante papel que las plantas han jugado en la historia, llevando personajes históricos a la conquista de nuevos territorios o siendo el germen de grandes industrias relacionadas con el automovilismo. Es un libro de narrativa apto para todos los públicos, pero sobretodo para personas curiosas y amantes de la ecología.
Un fragmento del primer capítulo está disponible en este enlace.

La vida del pastor

La vida del pastor fue, seguramente, el best seller rural del 2016. En este libro, James Rebanks, ganadero de ovino, relata el día a día de la vida de un pastor en el Distrito de los Lagos (Reino Unido). En él cuenta la realidad de un sector imprescindible, a la vez que castigado y a menudo incomprendido por la sociedad urbana. Rebanks decidió con 15 años que quería ser pastor, como su padre, como su abuelo, y como tantos otros pastores que llevan 600 años dando vida al paisaje en el que vive. Dejo los estudios por ser pastor, luego los retomó, estudió en Oxford y no hizo sino reafirmarse en su decisión de dedicarse a uno de los oficios más antiguos que existen. Un buen día decidió abrir una cuenta de twitter, desde la que comparte con el mundo su apasionante profesión. Posteriormente le ofrecieron escribir un artículo sobre su día a día y, más tarde, escribió este libro para dar a conocer al mundo lo maravilloso que es ser pastor, y a la vez, lo difícil que es. Sin duda un gran libro escrito con mucha pasión por el mundo rural y, sobre todo, por los paisajes agroganaderos.

Secretos. Relatos de mucha gente pequeña

Tanto Secretos. Relatos de mucha gente pequeña como Mucha gente pequeña, ambos escritos por Gustavo Duch, son dos libros con los que acertar seguro. Se trata de dos libros que a mí me inspiran mucho, por eso suelo llevar siempre o el uno o el otro a todos los viajes que hago. Además, nunca te cansas de leerlos, ya que al tratarse de muchos relatos independientes de 1 ó 2 páginas cada uno, permite empezar a leerlos por la página por la que se abra el libro. He regalado ambos en numerosas ocasiones y siempre triunfan, no solo por la calidad de sus relatos, sino también porque se trata de una edición completamente artesana, muy respetuosa con el medio y con unas ilustraciones preciosas. En esta entrada he destacado Secretos porque es el más reciente (se publicó en 2015) pero cualquiera de los dos es una buena elección. A continuación os dejo con algunos relatos que esconde este libro: Madre, La modelo y El valor añadido; y con este relato de Mucha gente pequeña narrado por Vicky Peña: La guerra esperada.

Cuaderno de campo

Cuaderno de campo es otro libro al que vuelvo mil veces, cada vez en una página distinta, y que siempre despierta emociones. Es un libro de poesía, pero… ¡no temáis a la poesía!, si sois de quienes opinan “los poemas no son para mí”, es porque aún no habéis descubierto este libro de la veterinaria María Sánchez, publicado en 2017 por la editorial La Bella Varsovia. En él, María derrocha amor por la tierra y reflexiona sobre la vida (pasada, presente y futura) en el contexto más amplio posible y de una manera única, como solo ella sabe hacerlo. En este artículo podéis descubrir un poco más sobre las entrañas de Cuaderno de Campo.

Cabalero. Un viejo pastor del Pirineo

Cabalero. Un viejo pastor del Pirineo, es un libro de Enrique Satué publicado por primera vez en 1996 y recién reeditado por PRAMES. En palabras del propio autor, “es el resultado de una larga relación de amistad y aprendizaje entre un pastor tradicional del Alto Aragón y un estudioso de la Etnohistoria, y en él se desgrana el universo personal de Antonio Oliván Orús, de Casa Cabalero de Aso de Sobremonte (Huesca), como depositario de la esencia de la sociedad agro-ganadera tradicional del Pirineo”. En esta edición mejorada y ampliada se ha incluído también una introducción en la que se analiza la situación actual de la ganadería extensiva en el Pirineo, trenzada en base a numerosos testimonios de pastores y veterinarios. Encontraréis más información aquí.

La cultura que hace el paisaje

La cultura que hace el paisaje: escritos de un naturalista sobre nuestros recursos de montaña es un libro publicado por La Fertilidad de la Tierra que recoje diversos artículos del ecólogo Pedro Montserrat, en los que se explica de forma didáctica la relación de la ganadería extensiva con el entorno, así como la influencia de esta en el medio, a la vez que transmite su admiración hacia la cultura de quienes habitan el territorio, esa cultura que hace el paisaje.

Es recuerdos de paye

En Es recuerdos de paye Óscar Lerín Gabás nos muestra cómo era la vida rural en un valle montañés en el siglo XX. En él, el autor comparte las memorias de su abuelo, Inacio Gabás Mur, fallecido en 2015 a los 96 años de edad, quien se las ha ido contando a lo largo de su vida. Óscar Lerín plasma en este libro no solo aspectos de la vida de su abuelo (como la infancia, la guerra, el matrimonio, etc…) sino también aspectos tradicionales de la vida en el Pirineo y leyendas, cuentos e historias que su abuelo le transmitió, y lo hace en la misma lengua en la que él le hablaba: el aragonés del Valle de la Comuna.

Campos de Níjar

Este libro, escrito por Juan Goytisolo en 1959, y reeditado por Galaxia Gutenberg en 2015, nos traslada a la Almería rural de los años 50. En él Goytisolo denuncia la pobreza rural, y muestra una gran admiración por un territorio a sus ojos exótico, y por unas gentes que se extrañan de que alguien como él se deje caer por unas tierras tan inhóspitas (esa curiosa peculiaridad de los nativos de lugares menos ricos económicamente (y a menudo más ricos en cuanto a ecología se refiere), que siempre piensan que viven en el peor rincón del mundo y que cualquier otro lugar es muchísimo mejor, aunque no sea así…) como refleja una de las conversaciones que Goytisolo reproduce en el libro:

-No habrá venío usté aquí por gusto, digo yo.
Les explico que tenía diez días libres y me he tomado unas vacaciones.
-¡Anda! ¡Qué idea! -dice el de la cuerda-. ¡Vení aquí desde Barcelona!
Sus camaradas participan también de su asombro y ríen y se tientan como chiquillos.
-Largarse de Barcelona, tú… Con lo a gusto que estaría yo allí.
-Ojalá estuviera yo en su sitio y usté en el mío…

Lo más maravilloso de Campos de Níjar, desde mi punto de vista, es leerlo hoy en día para saber de dónde venimos, descubrir la diversidad cultural y paisajística de la Península Ibérica, y ver con los ojos de Goytisolo su gran riqueza, amarla con sus sentimientos lo suficiente para, con las palabras del autor, seguir denunciando a día de hoy las diferencias urbano-rurales y las diferencias regionales. Después de leerlo solo puedo decir que tengo unas ganas tremendas de descubrir Almería y sus paisajes. A continuación, otro fragmento del libro:

Aquí la colonización tropieza con muchos obstáculos. La falta de árboles provoca una intensa erosión del suelo y explica que el nivel de precipitaciones de la región sea de los más bajos de España. Al suelo pedregoso y la sequía debe añadirse, aún, la acción sostenida del viento. Para defenderse de él, los campesinos tienen que cubrir sus pajares. La arenilla desprendida por la erosión origina continuas tolvaneras, responsables, en no pequeña parte, del elevado porcentaje de tracoma y enfermedades de los ojos que hizo tristemente conocida a la provincia. Y cuando la tempestad se desbrava en uno de esos violentos turbiones, como el que tuve ocasión de presenciar días más tarde, el polvo condensado en la atmósfera es tal que colorea el agua y transforma la ansiada lluvia en una insólita y decepcionante ducha de barro.
– Y aquí, la tierra rinde todavía -exclama el bajito-. Porque si cruza usté las montañas y va pa Carboneras…
– ¿Qué hay?
Lagartos y piedras. Es lo más pobre de España

Las pardinas del río Asabón

Otro libro escrito con mucho amor y admiración hacia el medio rural es Las pardinas del río Asabón, de Óscar Martín Estallo y que fue merecedor del premio Félix de Azara en 2016.
Las pardinas son poblamientos dispersos del Prepirineo Aragonés, hoy en día abandonadas, y que han sido rescatadas del olvido gracias a este magnífico libro de Óscar Estallo, que recoge testimonios de los últimos pobladores de estos peculiares asentamientos en la cuenca del río Asabón, afluente del río Gállego, en la provincia de Huesca. Los pardineros, vivían de lo que les daba la tierra, de conservar el territorio y de colaborar en las sacas de madera de los propietarios. Óscar ha querido rendir un homenaje a la gente que durante años llenó de vida un valle hoy muy despoblado, ya que la historia de las pardinas es muy desconocida a día de hoy, a pesar de que sin ellas sería posible entender los paisajes del Prepirineo, incluso la propia existencia del mismo.

Intemperie

Intemperie, escrito por Jesús Carrasco, es otro de los libros que me han descubierto mis amigas de La Pantera Rossa. Ha recibido varios premios, como el Premio de Cultura, Arte y Literatura de la Fundación de Estudios Rurales y el Premio de Literatura de la Unión Europea, también fue elegido Libro del año en 2013 por el Gremio de Libreros de Madrid. Esta novela cuenta la historia de un niño que se escapa de su casa. Por el camino se encuentra un escenario azotado por la sequía y por la violencia, pero donde encuentra a quien le ayude. Aunque no se mencionan lugares ni fechas,el paisaje, que bien podría considerarse uno de los principales personajes, recuerda a la España rural interior de la primera mitad del siglo XX. A finales del 2016 se publicó la adaptación al cómic de esta novela.

En este recopilatorio me he dejado fuera algunos libros, como, por ejemplo, La casa de mi padre, de Jaime Izquierdo, que tendrá un post más adelante en esta mallata; o una de las novelas más célebres en castellano ambientadas en el medio rural, como es La lluvia amarilla. ¿Qué más libros echáis en falta? Yo echo de menos más libros de temática rural escritos por mujeres, ¿alguna sugerencia? 🙂