Totz repiten lo mesmo

Bi ha una canción de José Antonio Labordeta que siempre que l’ascuito, m’eriza os pels. Se diz Totz repiten lo mesmo, y me fa pensar en o medio rural, cosa que me fa tremolar encara mas. Me recuerda a mi pai, y a las historias que conta de su pai. A o mío tío, y a las historias que conta d’o verano en que naixió mi pai y a mía güela lo mandó t’o lugar d’o mío güelo. Y me recuerda a las primas de mi pai, que resistioron en un medio rural a anyos luz d’o medio urbano. Pero no puedo privar, tampoco, preguntar-me por qué marchan agora?. Y sí, brenca no ha cambiau, totz repiten lo mesmo. Pero vaigamos por partes.

Totz repiten lo mesmo
quan dicen que marchan,
con quatro granos de trigo
s’alimentaban.*

A retrobada

Pastor con o suyo rabanyo d’ovellas de raza Rasa Aragonesa en a redolada d’o lugar.

Entre a mía epoca universitaria, yera feita a fer salidas de campo con amigos a veyer fauna salvachina, u os suyos rastros, y a veces simplament a descubrir o paisache.

Estió en a Facultat an descubrié que o secarral d’o que proveniba o mío güelo yera un ecosistema unico, y que amás yera un d’os pocos puestos an seguiban baixando pastors pirenencos con os suyos rabanyos de churras tensinas. Castigau con temperaturas extremas y tierras yesosas, pero premiau con una fauna y un paisache magnificos; cosa que no daba de minchar (bueno, de cabo ta quan sí, como me confesaría o mío tío), pero que daba puesto a un espacio increyible. Por cierto, si bella persona quiere desfrutar d’una nueit estrelada, no bi ha millor puesto pa una escapada nocturna que as estepas d’a marguin dreita de l’Ebro. Igual de tanto mirar-se a la luna, o paisache acabó pareixendo-se a ella.

O caso, ye que en una d’ixas salidas de campo con amigos, redescubrié o lugar d’o mío güelo, a o que heba iu entre a mía nineza, pero que a mía memoria ya no recordaba. L’heba ixuplidau, como s’ixuplidan as cosetas que ye millor no recordar. Manimenos, quan torné lo reconoixié tot, y m’enamoró.

Torné quantas veces, y remero que en plegar en casa dimpués d’una d’as gambadas, le dicié a mi pai que no entendeba cómo o mío güelo heba puesto marchar d’o lugar ta ir-se-ne a vivir a Zaragoza. Mi pai s’encarranyó, y me vinió a la memoria a epoca en a qual dende Madrit se quereba empentar un trescole de l’Ebro y se nos tachaba a os aragoneses d’insolidarios, y ell (mi pai) tamién yera molesto, porque s’alcordaba d’o lugar de pai, a solo que 14 km de l’Ebro, y an no plegó l’augua corrient dica os anyos 80. An a día de hue, en pleno sieglo XXI, continan mirando-se dia par d’atro lo ciel ta rogar-le que pleva, y an os maximos monumentos a os quals se venera son una balsa y un alchibe. Un lugar muit amán d’aquell fatidico puesto en o qual en a Guerra Civil habioron de matar a os caballos ta beber-se a suya sangre y no morir de set.

Yo tendría alavez 19 u 20 anyos, y no sabeba brenca. Paré cuenta que yo solament veyeba un paisaje, pero no veyeba a las suyas chents.

Si en bell camín trobas
chent con a casa a cuestas,
no les charres d’a tierra suya
que se te mirarán con rabia.
Con rabia en a voz y l’aire
con rabia en as parolas,
con a rabia que produz
abandonar o que s’ama.*

L’aprendizache

O paisache d’as estepas d’a marguin dreita de l’Ebro.

Una tarde de verano marchemos a visitar a unas primas de mi pai a o lugar de colonización en o qual viviban. Ellas tendrían ta part d’alavez bels uitanta anyos. Entre la brienda, una fació una confesión que nunca no ixuplidaré. Nos contó que se dispertaba de nueitz porque teneba malsoneos. Soniaba que yera en o lugar (en o suyo lugar, en o lugar d’o mío güelo) y que no pleveba, y lo pasaba malament porque en no plever, no heba qué dar-les de minchar a las suyas crabas, y no sabeba por quánto tiempo tendrían augua. Lo pior d’ista historia ye que ista muller s’habió d’enfrentar quantas veces a ista situación dillá d’os suyos malsoneos, en a suya vida real. As estrelas, alavez, no daban de minchar. O paisache solo que de cabo ta quan.

Mula, paridera y amonte,
ciel, tristeza y casona,
o día que o tren marcha
tot abandona.
Teneba aire y carreta
y memorias d’a guerra,
baleyo, sol, piedra y paisache
y un regacho d’augua muerta.*

As oportunidatz

A despoblación rural, en Espanya, ha ocurriu muit a prisa, masiau a escape, y os solos beneficiaus han estau os chabalins. A vida yera dura, muit dura, dicen, y por ixo marchaban. Que si no bi heba qué minchar, que si bi heba muita pobreza… Lo que no bi heba yeran oportunidatz, y sigue sin haber-las, por ixo os chovens siguen emigrando t’as ciudatz. Primero ta estudiar, dimpués no pueden tornar porque as oportunidatz en os lugars, siguen estando a anyos luz d’as oportunidatz que brindan as ciudatz. Oportunidatz bi ha, ye cierto, pero o esfuerzo ta aconseguir-las ye muito mayor en o medio rural, an ye patent a falta de servicios, que en o medio urbano. Preba d’ixo ye que actualment 7 de cada 10 personas en Espanya viven en arias urbanas, tot y que o medio rural abarca un 90% d’o territorio. Y si ye dificil tornar, encara en ye mas plegar, sin brenca, porque encara que as casas sían vuedas, muitas no se logan, atras se logan a pres desorbitaus, y empecipiar una actividat laboral, sía como sía, como s’ha comentau ye complicau, porque as politicas actuals, manimenos o que diga a propaganda, no se miran ent’o medio rural, mas bien le dan esquinazo.

S’en fuo farto de promesas,
farto de parolas buenas
y agora be de caminar perdiu
por bell puesto d’o mapa. *

Totz repiten lo mesmo

Hue he leito en a prensa que o mesmo partiu politico que quiere cambiar a lei electoral pa que o voto rural vala lo mesmo que o voto urbano (pa que o medio rural siga valendo menos que no lo medio urbano y no haber d’esforzar-se en desenvolicar politicas rurals), ha tornau a espolsar o Plan Hidrolochico Nacional, y con ell, prou que sí, ha quitau d’o calaxo a o Tescole de l’Ebro, a o que claman como una solución pa paliar os efectos d’o Cambeo Climatico. Pareixe que dende Madrit, tamién se sigue repetindo lo mesmo.

 

*Estrofas d’a canción Totz repiten lo mesmo, de J.A. Labordeta. A letra completa contino:

Totz repiten lo mesmo 
quan dicen que marchan, 
con quatro granos de trigo 
s’alimentaban. 
Viviban ell y a viella 
y a resta d’a companya 
y a o sol d’os meyodías, 
se calentaban. 

Ta Nadal a oliva, 
t’o verano a siega, 
ta l’agüerro la siembra, 
t’a primavera brenca. 

Mula, paridera y amonte, 
ciel, tristeza y casona, 
o día que o tren marcha 
tot abandona. 
Teneba aire y carreta 
y memorias d’a guerra, 
baleyo, sol, piedra y paisache 
y un regacho d’augua muerta.

Ta Nadal a oliva,
t’o verano a siega…

Marchó un maitín
con a muller y companya
chilando-le a os paisaches
parolas duras y altas.
S’en fuó farto de promesas,
farto de parolas buenas
y agora be de caminar perdiu
por bell puesto d’o mapa.

Si en bell camín trobas
chent con a casa a cuestas,
no les charres d’a suya tierra
que se te mirarán con rabia.
Con rabia en a voz y l’aire
con rabia en as parolas,
con a rabia que produz
abandonar o que s’ama.

Tags :