Partcharán: Un proyecto rural, sostenible y social

Hace un año, cuando comenzaba a entrevistar a diferentes iniciativas agroalimentarias sostenibles y locales en la comarca oscense del Alto Gállego en el marco del proyecto Mincha d’aquí, descubrí Partcharán, un proyecto de autoempleo en el medio rural que me enamoró desde el primer momento, no solo por la calidad de este licor de endrinas tradicional, sino sobre todo, por todo lo que esconde.

I+D

Endrinas o arañones. Foto: Instagram Partcharán

En Aragón, a las endrinas las llamamos arañones, y Toño, el impulsor de este proyecto, que anda siempre hurgando entre las arañoneras (o endrinos, como se llaman en castellano), sabe bien por qué “cuándo me preguntan por qué llamamos a las endrinas arañones, yo les digo que si no lo saben es porque no han ido nunca a coger endrinas”, cuenta. Su nombre en latín es Prunus spinosa, lo que ya nos da una pista de que tiene espinas (no hay que pasar por alto que este arbusto pertenece a la familia de las rosáceas) y que por tanto, si queremos asaltarlo, lo más seguro es que acabemos con algún que otro arañazo. Toño lo sabe bien, porque además de recolectar endrinas silvestres en los alrededores de su pueblo, Tramacastilla de Tena -situado a los pies de la espectacular Sierra de la Partacua, en pleno corazón del Pirineo Aragonés-, también tiene su particular laboratorio: un campo familiar donde va haciendo probatinas plantando y podando endrinos, haciendo injertos, probando diferentes variedades… Una pequeña empresa rural con su propio departamento de I+D.

Pero eso no es todo, porque estos pacharanes, no son licores corrientes como el que tú o yo podemos hacer en casa, porque además del tradicional (con anís, endrinas, café y canela), elaboran también pacharán de menta, picante, con pimienta rosa y envejecido en barrica.

Empresa social

Otra peculiaridad que me encanta de este proyecto, es su marcado trasfondo social, ya que colabora activamente con Atades Huesca, entidad que busca mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo. A través de las actividades que Atades lleva a cabo para impulsar la empleabilidad y normalización de las personas con discapacidad intelectual, algunos usuarios del Centro Ignacio Claver que Atade tiene en la localidad de Martillué participan en la recolecta de los frutos y ayudan en el proceso de etiquetado, destinándose parte de los beneficios obtenidos por la venta de las botellas de Partcharán a Atades Huesca.

Una experiencia turística

Cata dirigida de pacharanes en la bodega de Partcharán.

Esta empresa lo tiene todo, y es que, además de todo lo que ya os he comentado, Partcharán también promueve el agroturismo y el turismo gastronómico. Ya que por un lado, da la opción de que las personas consumidoras vayan en otoño, después de que pasen las primeras heladas (para que el pacharán salga bien hay que recoger las endrinas una vez que haya helado por lo menos una vez. Si han caído dos heladas, mejor. Este proceso es necesario para cortar la maduración del fruto), es decir, en torno al Pilar, a participar en el proceso de recolección de las endrinas y elaboren su propio pacharán. Dando a conocer de esta manera no solo el producto, sino también el territorio y el proceso de elaboración de un licor tradicional.

Por otro, se elaboran catas en la bodega de Partcharán en Tramacastilla. Sin duda un plan estupendo para complementar un día de esquí en invierno, para recuperar fuerzas después de una excursión veraniega, o, simplemente, como excusa para acercarse hasta la Sierra de la Partacua y conocer el Valle de Tena a través de sus sabores y olores, así como la amabilidad de sus gentes.

¿Por qué Partcharán?

Os he contado muchas cosas sobre Partcharán, pero aún no os he contado el origen del nombre, fruto de la combinación de Partacua, pacharán, y artesano.

Este producto no solo promueve la elaboración de un producto tradicional, sostenible con el medio, social e innovador; sino que también ayuda a fijar población joven durante todo el año en el medio rural.

Si os morís de ganas por probar alguno de sus pacharanes, podéis encontrarlo en la página web de Partcharán (que hace envíos a toda España), además de en algunos comercios locales como el Hotel El Privilegio en Tramacastilla de Tena, La Tienda de Pyrene en Biescas o Semonia en Huesca, entre otros establecimientos.

Ya sabéis, si vais de viaje al Valle de Tena, no podéis iros sin hacer una cata de pacharanes artesanos y sin una botella de Partcharán bajo el brazo.

Para más información podéis visitar la web partcharan.com, su facebook y su instagram o enviarles un email a info@partcharan.com