Por un feminismu d’ermanas de tierra

La primavera se barrunta, i ai una simienti que pula i que luchea por crecel. Sola, prencipia a abril-si passu, rompiendu la tierra, a pocu a pocu, al andil del sol, dirá enverneciendu. Peru pa nacel i crecel nessecita tamién el agua. I si no resulta, lucheará por encontrá-la.

Ermana,

nusotras,

tamién semus assina. Mos abrimus passu comu las simientis. A primel vista parecin invisiblis, pero que pulan cona huerça delas nuestras vozis en un territoriu enllenu de vida que no dexa de tecel comunidá gracias alas nuestras manus i alas nuestras palabras.

Tamién hazemus parti dela vida delos nuestrus puebrus: nana, raís, latíu. I lo mesmu que essas simientis que s’engarranchan ena lana delas trasumantis pa pulal a una tupa kilometrus del su naceru, resestimus i lucheamus. I miramus alas que vinun enantis i sabemus lu por qué no poemus de callal más.

Dizin que l’8 de marçu es de toas.

Peru lo que se refrexa enos medius i enas redis no es assina de corrienti. Porque muchas vezis mos queamus ena tes i no dimus más pallá delas ciais, i de mental i celebral a mugeris delos ambientis liquiamenti colturalis.

Pui óndi queamus las mugeris roalis? Lu cómu? Cómu sacal dela umbría lo que no se conoci? Cómu valoreal unas manus que trebajan peru que, al parecel de muchus, acontinan a sel invisiblis?

Las mugeris roalis, en esti sistema capitalista, tenocráticu i urbanucentrau, amus síu sempri duplimenti repuntás, duplimenti descalecías: por sel mugeris i por sel roalis.

Mugeris roalis,

ermanas dun iju solu, mugeris de, ijas de, ermanas de, nietas de, sobrinas de,…

Sempri ena sombra, peru llevandu tol pesu. Amas de ná, peru mandás de tó.

Ya va huendu ora de rendil omenagi al trebaju i al suol de mugeris comu las nuestras agüelas i las nuestras mairis, que tantu trebajarun la tierra i que cargarun cona mochila al tiempu delos cudiaus de casa ala sombra, nel silenciu más assolutu.

Ai de mentá-las una a una.

Hazel d’altavós paque las sus vozis retumbin.

Cuental que tamién huerun: que sonin i sedrán mugeris huertis de tierra que la huerça las vezis no púun escogel ni decidil. Que a basi de renuncias, creciendu en una casa costruía sobri assientus de desigualdá i machismu, mos hizun verea alas demás.

I no:

no mos descalecemus tapocu d’aquellas que oi, enque quixieran, no puein hazel huelga ni venil ala manifestación.

Porque acontinamus huendu nosotras las que cudiamus: delas pessonas, delos rebañus, delos regueríus, delos campus, los montis i delos puebrus. I—lu  cómu no — no poemus descalecel-mus de toas essas collaças migrantis que trebajan en condicionis precarias enllenas d’abusionis i machismu nel nuestru territoriu. Ellas, mugeris, roalis i migrantis, triplimenti repuntás.

Ensistimus.

Ya es ora de mual la horma de miral.

Sempri estuvimus paquí. Trebajandu la tierra, cudiandu, huendu la raís envisibli peru sencial que hazía que el hogal acontinara en pie.

A pesal delo difici que lo tuvun las que vinun enantis i delo difici que sigui huendu ogañu.

No, no nessecitamus que naidi mos salvi.

Queremus terrenus i altavozis: Estamus aquí, estuvimus: queremus siguil estandu.

Queremus que la Amenistración no piensi namás que en satisfazel las demandas delas ciais, porque nusotras tamién nessecitamus servicius básicus. Queremus poel decidil si dil-mus o queal-mus. Queremus dexal de sel ciadanas de segunda. Queremus sobiranía alimentaria, ganaería destensiva i agroecología. Queremus entangal comuniais, mantené-las, ayual-mus sempri las unas alas otras. Sentil-mus reconocías i sostribás.

I queremus sel un exempru palas mochachas del huturu, sean o no las nuestras ijas o nuestras nietas. Queremus dizí-lis que esta velaquí tamién es la su tierra. Que esta coltura enllena d’animalis, arvus, territorius i pessonas tamién es d’ellas. Que d’aquí venimus i es pandi dimus. Porque no mos queremus dil. Porque creemus que sotras hormas de vida, de relación i de produción son possiblis, más pallá d’esti sistema d’esplotiju, i que los nuestrus repuntamientus tienin abondu a aprendel i a nutril.

Auzolan en vascu,

a vecinal en aragonés,

facendera en leonés,

sestaferia en asturianu,

roga en gallegu,

a tornallom en valencianu,

a cumuña en cántabru,

treball a jova en catalán,

a vediau en aranés,

a conceju en estremeñu…

Trebajus comunalis, manus que cudian i ayúan. Una horma natural de trebaju pa hazel muchas lavoris del campu o del ambienti roal, en general, que alimentavan i davan vida alos nuestrus puebrus.

Ara, más que nunca, tenemus que arrecuperal estas palabras, i—porcima de tó— veramenti dal vida a tolo que estas palabras contienin del nuestru territoriu.

Tenemus que siguil teciendu redis al mediu roal, cuental, palral, alçal la vós, ayual-mus las unas alas otras. Hazel parti dela raís i delas ramas.

Porque el nuestru territoriu no está vazíu, por más que vos aigais empeñau en vaziá-lu. Porque siguimus paquí, porque estamus vivas velaquí. Por un feminismu de toas, por un feminismu d’ermanas de tierra.

***

Pueis apontal-ti al nuestru declaramientu aquí. Juntas, mejol.

Canteau d’OSCEC Estremaúra

La ilustración es de Cristina Jiménez. Podéis descarga para imprimirla aquí.

(Este Manifiesto fue escrito por María Sánchez y Lucía López Marco. Gracias a los consejos y anotaciones de Patricia Dopazo, Anna Gomar, Blanca Ruibal y Elena Medel. Y a tantas que habéis hecho llegar vuestras aportaciones.)