Por un fiminismu d’hermanas de tierra



La primovera se barrunta, y hai una grana que girmina y qu’alucha por medrar. Sola, escumienza a abrise pasu, tronzando la tierra, poca pocu, al ritmu del sol, dirá medrando. Peru pa nacer y medrar tamién nicisita l’augua. Y si no allega, aluchará por alcontralo.

Hermana,

nos,

tamién semos asina. Mos abrimos pasu cumu las granas. De manu, paecin envisiblis, peru medran cola juerza de las muestras vocis nun tarrentoriu llenu de vida que nu deja de tejer comunidá gracias a las muestras manos y a las muestras palabras.

Tamién semos parti de la vida de los muestros pueblos: nana, raiz, latíu. Y cumu esas granas que s’engarman ena lana de las trashumantes pa granar a milis y milis de kilómetros del su lugar d’urigin, arrisistimos y aluchamos. Y amiramos a las que mos precidierin y sabemos porque nu podemos callar más.

Dicin qu’el 8 de marzu es de toas.

Peru lo que se refleja enos medios y enas redis nu suel ser asina. Porque a muchas güeltas mos quedamos ena superficie y nu vamos acullá de las ciudáis, y de nombrar y celebrar a las mujeris de los círculos culturalis atal.

¿Öndi quedamos las mujeris ruralis? ¿Cúmu? ¿Cúmu sacar de lo lóndigu lo que nu se conoz? ¿Cúmu valorar unas manos que trebajan peru que, ena visual de muchos, siguin siendo envisiblis?

Las mujeris ruralis, nesti sistema capitalista, tenocráticu y urbanucéntricu, juimos siempri doblimenti marginaas, doblimenti ulvidaas: por ser mujeris y por ser ruralis.

Mujeris ruralis,

hermanas d’un hiju únicu, mujeris de, hijas de, hermanas de, nietas de, subrinas de…

siempri ena sombra, peru llevando tol pesu. Dueñas de naa, peru encargaas de tóo.

Ya va siendo hora de rindir homenaji al trebaju y al sudor de mujeris cumu las muestras güelas y las muestras madris, que tantu trebajarin la tierra y que cargarin cola muchila a un tiempu de los curiaos domésticos a la sombra, nel más asulutu silenciu.

Hay que nombralas una a una.


Sirvir d’altavoz pa que las sus vocis ritinglin.

Cuntas que tamién juerin: que son y serán mujeris juertis de tierra que la mayuría de las vecis nu pudierin iligir ni dicidir. Que a basi de rinuncias, medrando nunca casa custruía por cima de cimientos d’esigualdá y machismu, mos abrierin cambera a las demás.

Y no:

Nu mos ulvidamos tampocu d’aquellas qu’hui, anqui quisieran, nu puéin jacer güelga ni vinir a la manifestación.

Porque siguimos siendo mujotras las que curiamos: de las presonas, de las ricillas de los cultivos, de los campos, los montis y de los pueblos. Y -cúmu no- nu podemos ulvidar a toas esas ñeras migrantis que trebajan en situacionis precarias llenas d’abusos y machismu nel muestru tarrentoriu. Ellas, mujeris y migrantis, triplementi marginaas.

Insistimos.

Ya es hora de cambear la visual.

Siempri istuvimos aquí. Trebajando la tierra, curiando, siendo la raiz envisibli peru esencial que jacía qu’el llar siguiera en pie.

A pesar de lo difícil que lo tuvieron las que mos precidierin y de lo difícil que sigue siendo abora.

No, nu necesitamos que naidi mos salvi.

Queremos espacios y altavocis: Estamos aquí, istuvimos: queremos siguir estando.

Queremos que la Alministración no piensi namás en satisfacer las demandas de las ciudáis, porque nos tamién necesitamos sirvicios básicos. Queremos poder dicidir si tresponer u quedamos. Queremos dejar de ser ciudadanas de sigunda. Queremos soberanía alimentaria, ganairía estensivu y agroculugía. Queremos crear comunidaís, caltenelas, agudamos siempri las unas a las otras. Sintimos recunucías y apoyaas.

Y queremos ser un ejemplu pa las niñas del juturu, sean u no las muestras hijas o las muestras nietas. Queremos dicilis qu’esta tamién es la su tierra. Qu’esta cultura comblaa d’animalis, árbulis, tarrantorios y presonas tamién es d’ellas. Que d’aquí vinimos y es cara óndi vamos. Porque nu queremos marchar. Porque creemos que otras formas de vida, d’arrelación y de produción son pusiblis, acullá d’esti sistema desplotaor, y que los muestros márgenis tienen a trisca que deprender y que nutrir.

auzolan n’euskera,

a vecinal n’aragonés,

facendera en leonés,

sestaferia n’asturianu,

roga en gallegu,

a tornallom en valencianu,

a cumuña en cántabru,

treball a jova en catalán,

a vediau n’aranés

a conceju n’estremeñu…

Trebajos a cumuña, manos que curian y agudan. Una forma natural de trebaju pa realizar laboris asgaya del campu o del entornu rural, en general, que alimentaban y daban vida a los muestros pueblos.

Abora, más que nunca, tenemos qu’arrrecuperar estas palabras, y — sobri tóo — dar vida de verdá a tolo qu’estas palabras del muestru tarrentoriu cuntienin.

Tenemos que siguir tijiendo redis nel mediu rural, cuntar, parlar, ercér la voz, agudamos las unas a las otras. Formar parti de la raiz y de las quimas.

Porque el muestro tarrentoriu nu está desacupáu por más que vos empeñarais en desacupalu.

Porque siguimos aquí, porque estamos vivas aquí.

Por un fiminismu de toas,

por un fiminismu d’hermanas de tierra.

Puéis sumate al muestru manifiestu aquí. Enjuntas, mijor.

La ilustración es de Cristina Jiménez. Pudís escargala pa emprentala aquí.

(Esti manifiestu jue iscritu por María Sánchez y Lucía López Marco. Gracias a los consejos y anotacionis de Patricia Dopazo, Anna Gomar, Blanca Ruibal y Elena Medel. Y a tantas que jicistis allegar las vuestras aportacionis.)

Treducíu pola Asociación Alcuentru