23 d’abril: Día d’Aragón

Se siente un chemeco en a nueit. Y un rayo en metat d’a tronada ilumina a un guerrero ubrindo-se camin a caballo enta la freda espelunga. En ella, una princesa escurre cómo eslampar d’o dragón, quan de momento, apareix un hombre clavando lo suyo lanzón en a corada d’o reptil.
D’a sangre d’o dragón,
surte una flor…
y un sinyal…

Ixa, ye a nuestra historia: la d’a vida que surte d’a muerte. La d’o trigo que naix d’a sudor que regó la nuestra tierra, y que nos da de minchar… La d’asperar a que belún nos salve, y la de que no nos dixen salvar-nos, quan nos miramos de fer-lo…

Por as nuestras venas, corre sangre de reinas y reis, y o nuestro DNA mitocondrial leva en os suyos nucleoides chenetica celta, ibera, celtibera, romana, visigoda, musulmana, chodiga, cristiana… D’a nuestra boca emanan fonemas romances, chapurquiaus de vocablos arabes. Muitas culturas y tres luengas, en dixando perder-ne una, chunto con a nuestra historia y lo nuestro pasau,
olvidando
que somos un mezclallo
de culturas
y parolas medievals
que se resisten a morir.

As nuestras mans, que tamién olvidan, se fan alcordanza de vidas pasadas en rozar a riscla d’hordio, en esbriznar o zafrán, en sentir o tacto d’a lana ansotana, en rozar o braguero d’a craba moncaína, u en esquirar una merina d’os Monts Universals. As nuestras mans, recordan, licherament, a aquellas que, sin aturar, devantoron cosos y puertos fluvials, ilesias romanicas y mudechars. Que, enreligadas con tantas atras, devantoron castiellos y murallas pa protecher-se d’enemigos. Que, con delicadeza, trigoron plantas y salvoron vidas. Aquellas que se desangran en a piel d’un bombo que transmite pasión por os sieglos d’os sieglos.

Os nuestros uellos, se reconoixen en aquel pastor que guia a lo suyo rabanyo d’ovellas rasas por un maldito paisache monegrino, an que, entre l’esparto y as avutardas, troba lo suyo fogaril. Ixos uellos nuestros, que ploran en silencio en a paridera caita, en o lugar olvidau, en as piedras que os nuestros debantpasaus moldeoron y que dioron forma a la casa nuestra. A la cultura nuestra.

Y os nuestros pietz, tamién olvidan o tacto d’o sulero buralenco, o cheso, a piedra granítica que baixa por o Galligo, as alfombras de piedras que tapizan o fundo d’os nuestros ríos… olvidan que son feitos pa aprestar-nos horizonts que se fan, cada vez, más luens…
Porque somos,
igual que nuestra tierra,
suaves como la arcilla,
duros del roquedal.[i]

Somos lo que queda d’os nuestros ecosistemas. Y somos a causa de que no i quede lo que i queda. As mesmas mans que sembroron o pipirigallo, son as que espardioron verenos en os nuestros monts. As mesmas que extinguioron o bucardo, y quasi extinguen a o cluxihuesos, las mesmas que lo conservoron. Ixas mans que pintoron historias en espelungas, y que devantoron mallatas. Ixos uellos que se guidaban por as estrelas. Y uns pietz, que continan transuando y sembrando chardíns en una península que debe lo suyo nombre a un río, en o que vierten as auguas a gran parte d’as nuestras arterias. Tú, también, tiens nombre de río.
Somos
os atomos de carbono que quedaron d’os restos d’os que nos precedioron.
Restos:
que dioron vida,
que facioron sulero
que estioron tierra… Ixa tierra que hue somos tú y yo, y que manyana, serán atros.
Somos
un ovulo por fecundar
en una tierra yerma.

Faciemos o más nuestro a San Chorche, encara que tenébanos a Sant Úrbez, Santa Engracia, Sant Caprasio, Santa Orosia, Santa Alodia y Santa Nunilo, Sant Martinicio… Encara que tiengamos muitos días y muita historia que celebrar… Talment, hemos de recordar, y recordar-nos, que somos a princesa,
Pero no nos calen caballers que viengan a salvar-nos.
Mai, mira-me a yo.
Me reconoxes, mai?[ii]

Talment calga que recordemos, que descendemos d’aquels almugabars que conquistoron Neopatria, que levoron o nombre d’Aragón enta los horizonts d’os horizonts d’os nuestros horizonts, y que o nuestro miocardio traquetia, porque o nuestro territorio lo nutre, os nuestros ríos lo riegan y o nuestro pasau le dio vida.
Talment
debamos recordar
que somos porque estiemos
y seremos
solo
si seguimos estando.

Como una tronada en o secano, que pleva! Que crebe la tierra, que se plenen os manantials y que la escorrentía nos traiga las historias que s’eslamporon por as chamineras, as parolas que voloron con o viento.
Que tremole l’horizont,
que astí imos.

¡Ya están aquí otra vez aquellos montañeses!
…¿O es esa tronada que grita: ¡Aragón!?[iii]

Aur, aur…Desperta Ferro![iv]

Feliz Día d’Aragón!

Ilustración de Pilar Serrano y texto de Lucía López Marco.

Texto disponible en castellano aquí.

[i] Parte d’a canción Somos de José Antonio Labordeta
[ii] D’o poema Mai, d’Ánchel Conte
[iii] D’a canción Tronada, de La Ronda de Boltaña
[iv] Chilo de baralla d’os almugabars

 

 

Category : Actualidat