Por un feminismu d’ermanas de tierra Manifiestu 2020 polas mugeris roalis

Esti marçu no mos á traíu la primavera; ya está a raceal dendi iviernu demás de tiempu. La faltina de lluvias i la urgencia climática cona que mos topamus hazin más que precisu el mental la crisi ecológica i climática. Atual, sel coscientis dela tierra que hollamus, d’essus arvus que se secan por primel ves pola seca peru assín i to siguin arrecucandu ñíus i cudiandu con el su propiu cuerpu alas crías nuevas. Cosirando, comu essa palabra tan polía del aragonés que emprica el estal pendienti, miral, dal un galneu pa preval cómu están el uertu, los animalis, los demás. Cosirar, cudial, querel.

Ermana,

nusotras

tamién semus assina. I venimus d’estu. Semus nietas, ijas, sobrinas, ermanas, madres… de tantas i tantas mugeris que no tuvun oción de decidil i quearun ala sombra. Ena umbría, ahuera dela atención i dela lus, cargandu con una morrala enormi i pessá de cudiaus, tareas de casa, campu, uerta, animalis, ijus, ermanus… sin recebil na a trocu, conas manus abiertas i agrietás de trebajal endispués de dal toa una vía palos demás que no essisti pa muchus ni se tieni por cuenta, porque no se valorea ni se remunera como devía. Semus las ramas d’essas mugeris-arvu que mantuvun las casas delos nuestrus campus i los nuestrus puebrus conos sus propius cuerpus, i que ogañu las dizin pa mal mugeris toterrenu i eurinas del roal pa afonchal una sitación gravíssima de machismu y desigualdá.

Mugeris envisiblis, orillás, alas que una tupa de vezis no tenemus por cuenta enos nuestrus luchis sin empatizal conos sus tiempus i los sus andilis… Mugeris alas que creyemus ermanas de tolos feminismus, divessas… i que precisamus de vindical i no liquiamenti enos nuestrus puebrus sino que tamién enas ciais, ya que el machismu i la desigualdá es un infetu que ancança tolos estratus dela nuestra sociedá. Oi queremus vindicá-las. Pensal en ellas. Mentá-las. Por toas aquellas que tuvun de dexal la su casa ala huerça por un pantanu o una repuebración forestal. Por aquellas que tuvun d’aballal pa huera del su puebru i trebajal ena ciá comu sirvientas, cozineras, limpiaoras, camareras, rollas, obreras de fábrica… Por tolas mugeris que an siguíu cudiandu alos suyus dendi largu, alevantandu un territoriu que enjamás las á mentau ni recordau comu se merecin. Por aquellas que ya no están i ni siquiá púun volvel. Por tolas que acontinan a emigral pa precural las oportuniais o los servicius que no encuentran enos sus puebrus.

Por toas.

Por tolas que mantienin viva esta España vaziá que tantu resona enos medius i que siguin a cargal cona mesma carga de cudiaus enos nuestrus meyus roalis sinos mesmus derechus ni servicius básicus que en otrus puntus del país. Son ellas; semus nusotras, envertías en ciadanas de segunda, las que cudiamus delo que el Estau se descaleci, lo que el Estau mos quita. I queremus que la Amenistración no piensi namás en acomolgal las demandas delas ciais, porque nusotras tamién precisamus servicius básicus. Queremus poel decidil si dil-mus o queal-mus. Queremus soberanía alimentaria, ganaería destensiva i agroecología. Queremus creal comuniais, condurá-las, ayual-mus sempri las unas alas otras. Sentil-mus reconocías i sostribás.

Ermana,

esti suol que amus ereau i cargamus es envisibli,

peru está presenteru a ca uerta,

a ca casa,

a ca escuela,

ena mesma tierra.

Estas manus, que naidi vé i naidi acaluga. Estas manus que trebajan la tierra, cudian alos chiquinus i alos mayoris, mecean la cuna, dan de comel, cudian delos animalis i delas uertas. Estas manus enllenas d’estorias, tradicionis, oficius i palabras ereás por mé dela vos. Una vos viva que si no cudiamus morirá conas nuestras antiguas.

Estas manus que no tuvun oción i delas que nunca se precuparun, i acontinarun, en pesal de to, teciendu territoriu, familias, comuniais i puebrus. Estas manus que s’eschangan en silenciu i sin relatal tras dela barra del bar, que ascondin las duras condicionis delas mariscaoras, que sabin dela descriminación tripli delas nuestras ermanas migrantis jornaleras, que conocin la probitú d’aquellas a quien las sus familias arrumbarun en angún sitiu, i que quierin compañal i dal agasaju tamién oi alas nuestras ermanas trans. Estas manus que están abiertas pa recebil i integral a tolas pessonas nuevas que vienin a vivil alos nuestrus puebrus.

Oi, muchas mugeris del nuestru mediu roal no podrán partecipal enos actus que ain apreparaus porque no tienin oción ni ayúa possibri: namás la de queal-si en casa o nel campu i cudial. Por ellas, pola su assencia, por tolas injusticias que an traíu sempri alas costillas i enas sus manus, por tolo que an hechu por nusotras; oi queremus grital, adenuncial la su sitación, hazé-lis omenagi, dizí-lis que estamus velaquí conas manus i la vos dispuestas. Estamus velaquí. No estáis solas. Queremus dizil-vus que semus tamién hulera, un reselvu, una redi: comu las ovejas quandu la calol, que s’ajuntan i tapan las sus cabeças las unas por baxu las otras. Velaquí estamus, ermanas.

Velaquí estamus pa sel rebañu. Un rebañu infinitu i divessu.

Pa cosirar las unas delas otras.

Porque ya estamus assás de que digan que la nuestra tierra está vazía, ain muchas manus envisiblis de mugeris que lo mantuvun i lo mantienin vivu.

Por un feminismu de toas,

por un feminismu d’ermanas que cudian.

Por un feminismu d’ermanas de tierra.

***