Tirando del hilo de la sustentabilidad

(Foto: Laneras)
(Foto: Laneras)

Laneras es un proyecto que busca recuperar la raza merina negra y los saberes tradicionales de forma sostenible ecológica y economicamente a partir de la producción de lana ecológica. Para ello se han unido ganaderos, artistas y profesionales.

En la cooperativa ACTYVA manejan varios rebaños de merinas, raza conocida por la gran calidad de su lana, bajo condiciones sostenibles y/o ecológicas. Sin embargo, la producción de lana en la Península Ibérica ha pasado de ser la más importante del mundo, a ser algo residual. De hecho, hasta hace varios años, valía más el transportar y esquilar a las ovejas, que la lana en sí. Por eso, desde Laneras, han decidido darle valor añadido al producto, procesando la lana de estas ovejas con productos biodegradables para poner a disposición de los usuarios y talleres artesanales lana lavada, escarmenada, cardada e hilada con la que tejer o afieltrar para recuperar el “con-tacto” con las fibras naturales mientras se apoya a las ganaderías que están restaurando los pastos, dehesas y olivares de Extremadura.

(Foto: Laneras)
(Foto: Laneras)

Además de proveer de la lana virgen en distintos grados de procesado, también están preparando un programa formativo, guía y vídeos didácticos para entidades sociales sobre afieltrado e hilado con el fin de promover el uso de fibras naturales y la recuperación de saberes ancestrales en la producción de útiles domésticos, complementos y vestido que pudieran dar lugar a oportunidades de autoempleo.

Si queréis colaborar con el proyecto, Laneras busca mecenas para su campaña de crowdfunding, con la que podéis colaborar pinchando aquí. Colaborando, estaréis ayudando a revalorizar la lana como patrimonio histórico, cultural, social y económico; a fomentar la producción y consumo local textil; y a divulgar y acercar a la sociedad a los conocimientos en torno a la lana y su producción, transformación, confección, técnicas y posibilidades para trabajar con ella revitalizando lazos sociales y regenerando los ecosistemas. ¡Animaros a tirar del hilo de la sustentabilidad! 🙂