¿Greferéndum o Agriferéndum?

Durante toda la semana, los medios de comunicación se han hecho eco del referéndum que va a tener lugar hoy en Grecia, en el cual, los ciudadanos helenos deciden o no aceptar las demandas de los acreedores internacionales a cambio de dinero fresco para evitar que Grecia no pague sus deudas. Mucho se ha debatido sobre los posibles efectos del “sí” y aún más sobre los del “no”, de cómo afectaría al turismo, a la sanidad, al día a día de los griegos…

Sin embargo, a la hora de informarse sobre las consecuencias que una y otra respuesta tendrían sobre la agricultura, la ganadería, la pesca y, en definitiva, sobre la alimentación, la información que se encuentra en la red en castellano y en inglés es nula. Es curioso que nadie hable de un sector que, según datos de la Embajada griega, emplea a una cuarta parte del país, y que juega un papel más que importante dentro de la Unión Europea.

visser-417549_1280Durante los últimos años, el crecimiento de la productividad en Grecia ha estado muy por debajo de la media de la Eurozona, el paro ha permanecido alto y la competitividad de la economía se ha debilitado. En cuanto al sector de la agricultura, la crisis económica desencadenó una caída en los ingresos de los agricultores del 13,5%, una subida en los costes de producción, especialmente en ganadería, y una fuerte disminución del empleo en la agricultura. Aunque el crecimiento del paro en la industria y en el sector servicios parece haber tenido efectos secundarios positivos en el sector agrícola, puesto que ha obligado a mucha gente a volver a zonas rurales y agrarias. Resulta interesante, que hasta finales de enero de 2012, de las 3,092 solicitudes de terrenos que se tramitaron, un 35 % provenían de personas desempleadas que querían cultivar la tierra, mientras que sólo un 8 % concernían a agricultores en activo. Además, ha aumentado la venta de productos en circuitos cortos de comercialización, iniciándose un camino para el autoabastecimiento.

olives-357851_1280A pesar de los efectos de la crisis en el sector agrario, la agricultura y la ganadería siguen desempeñando un papel fundamental en el comercio exterior griego. Muchos países de la UE satisfacen sus necesidades con productos de origen griego (aceite de oliva, frutas y hortalizas, cereales…). Por otro lado, aunque Grecia cubre en gran parte sus necesidades agrícolas, importa productos cárnicos, lácteos y piensos de otros países. Por lo que el ‘No’, podría romper esta estabilidad, pudiendo salir afectados otros países miembros que se quedarían sin cubrir sus necesidades de ciertos productos y sin encontrar salida a la exportación de otros bienes.

Lo que tampoco cuentan los medios extranjeros, pero sí los griegos, son las condiciones de los prestamistas que afectan al sector de la agricultura, y que incluyen un aumento de la tasa de impuestos del 13% al 26%, aumentar el impuesto anticipado de 27.5% a 100%, retirar la regulación recientemente aprobada por el Parlamento griego para la exención de impuestos de la ayuda por valor de 12.000 € y los impuestos y los daños agrícolas del ELGA, retirar el reembolso por el impuesto especial sobre el gasóleo para los agricultores, aumento en el precio de la energía agrícola, grandes aumentos en contribuciones a OGA, aumento del IVA a insumos agrícolas hasta el 23% (estaba en el 13%), aumento del IVA al envasado de productos agrícolas al 23%. Según aseguró Dimitris Kodela, ministro de Agricultura griego, “la aceptación de estas propuestas va a generar una crisis alimentaria y va a destruir a agricultores y ganaderos”.

Hace pocos días, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España, Isabel García Tejerina, hizo un comentario en Antena 3 sobre el referéndum griego que ha suscitado mucha polémica. «Ojo, que las urnas son peligrosas», decía la ministra, y, en este caso, pueden serlo, y mucho, pero sobre todo para su ministerio, ya que los principales cultivos producidos en Grecia son el tabaco, el trigo, los tomates, los cítricos, la remolacha azucarera, los viñedos, los olivos, las patatas, y el algodón. Es curioso, porque si buscamos cuáles son los principales cultivos en España nos encontramos con que son el olivo, la cebada, el trigo, la remolacha azucarera, el maíz, las patatas, el centeno, la avena, el arroz, los tomates, la cebolla, los viñedos, los cítricos… cobrando especial importancia el tabaco en algunas regiones como Extremadura. Además, tanto en Grecia como en España, es especialmente significativa la cabaña ovina… ¡Vaya, qué casualidad! ¿Qué pasaría si gana hoy el ‘No’? ¿Se teme una caída de los precios que ponga en peligro la producción intensiva española y sus exportaciones?

goats-497910_1280Lo cierto es que nadie sabe qué pasará mañana, y probablemente nadie haya acertado con sus especulaciones. Lo que sí se conoce, es que el autoabastecimiento perjudica a los importadores, pero no afecta ni a los consumidores de a pie, ni a los productores que tienen asegurada la venta de su producto. Hoy hay muchas más cosas en juego que las que nos cuentan, y el sector de la Agricultura es una de ellas.

Quizás deberíamos aprender a producir de forma sostenible, sólo las cantidades necesarias, con insumos propios, para que el batir de las alas de una mariposa en otro punto del planeta, no ponga en peligro a nuestra economía.