La producción de alimentos y los combustibles fósiles

¿Tenemos idea de la cantidad de combustible fósil que contiene nuestra comida? Si tomamos como ejemplo un sándwich y vamos analizando ingrediente por ingrediente, descubrimos que para elaborar el pan, primero un agricultor tuvo que plantar el cereal, para lo que necesitó un tractor. Luego tuvo que arar el campo, desmenuzar el suelo y sembrar las semillas, y para que el cereal creciese, probablemente utilizó químicos para que protegiesen las cosechas, como fungicidas, herbicidas, insecticidas… Todos ellos elaborados a partir de petróleo. Y para los nutrientes, fertilizantes químicos, la mayoría de los cuales derivan del gas natural. Cuando el cereal ha madurado, hay que cosecharlo. A continuación el grano se seca con grandes calefactores y se transporta (usando más gasóleo) para su procesado. Además, quienes se dedican a la fabricación del pan de molde son gigantescas líneas industriales.

El siguiente ingrediente que aparece en el sándwich es el jamón, que, obviamente, proviene del cerdo. A estos animales se les alimenta a base de grano, por lo que se invierte más energía. Un cerdo puede comer casi una tonelada de pienso. Normalmente nacen en una granja, se engordan en otra, se llevan al matadero y de ahí a la industria transformadora, en la cual seguirán utilizando energía para su procesado y desde la cual saldrán camiones para transportar el producto final. En el sándwich también hay una triste muestra de vegetales, que fueron transportados o cultivados en invernaderos climatizados, de nuevo, una gran cantidad de energía.

Todos estos productos fueron cocinados y transportados muchos kilómetros en camiones refrigerados antes de llegar hasta este sándwich, así que, como la mayoría de los alimentos que consumimos, está absolutamente lleno de petróleo. Por desgracia, si no existiesen plantas petrolíferas, estaríamos muertos de hambre. De hecho, incluso en granjas pequeñas o en granjas ecológicas, sin la energía de los combustibles fósiles, el cultivo y la producción de alimentos serían inviables.

¿Qué pasará cuando acabemos con las reservas actuales de petróleo? ¿Existen alternativas? Este documental, titulado Una Granja para el Futuro, intenta buscar soluciones a un problema inevitable.