Sigamos construyendo sueños colectivos

La semana pasada llegó a mi correo un grito de auxilio de un amigo al que conocí hace unos años…