Category: Etnografía, etnoveterinaria y etnopastoralismo

Mallata en d’estrela a estrela VI

Mallata ha participado en la sexta edición de la emisión especial de Radio Topo D’estrela a estrela con un programa lleno de voces, historias y esquilas.

D’estrela a estrela es una iniciativa que surgió en el año 2011 como conmemoración de la firma de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y busca visibilizar las lenguas de Aragón. En esta última edición, se ha podido disfrutar de 18 horas seguidas de radio en aragonés y catalán.

En el programa especial Mallata, hemos ido de cabanyera fendo mallata d’estrela a estrela. Ir de cabanyera significa en aragonés trashumar, fer mallata es pasar la noche fuera, y procede de la palabra mallata, que es un lugar en mitad del campo o de la montaña que sirve como refugio al ganado y los pastores en las noches que se dedican al pastoreo o la trashumancia, en zonas al aire libre; y la traducción aproximada de d’estrela a estrela, sería algo así como la expresión castellana de sol a sol.  Así que, trashumemos con los sonidos que nos trae este programa especial, que no son otros que los de los recuerdos de gente que ha vivido de cerca esta actividad, y de las esquilas de cientos de ovejas. Las grabaciones que salen de esta Mallata nos las ha prestado el etnógrafo Enrique Satué. Y las canciones que suenan son “Arribada qu’ei la sason” de Chicotén VII, como sintonía del programa; “Lo día, María” del grupo gascón Nadau; “Cambio” de La Tarrancha y Gaire; y cerrando “Una huella en la nieve” de La Ronda de Boltaña.

Que los recuerdos pastoriles trashumen hasta vuestros refugios en forma de ondas 😉

Se puede descargar el podcast o escuchar online a través de este enlace: https://archive.org/details/FENDOMALLATA

Read More

Feria del ganado de Biescas: un encuentro con historia

Este fin de semana se celebra en Biescas la tradicional Feria de Otoño, una de las principales ferias de ganado de Aragón, que atrae, además de a muchas personas del sector, a un buen número de turistas.

Churras tensinas en la Feria de Otoño de Biescas.

Aunque hoy es el sector servicios la principal actividad en esta villa oscense, aún quedan ecos de aquella Biescas que se dedicaba al cultivo de la patata, a la ganadería y a la artesanía. Una muestra de ello es el apodo de pelaires con el que aún se conoce a los biesquenses, y que en castellano significa “cardador de lana”, es decir, hace referencia al oficio artesanal que consistía en preparar la lana que después se había de tejer y al que se dedicaban muchas personas del lugar. (más…)

Read More

Mensajes de las piedras

Artículo publicado en la Revista Ronda Somontano el 14 de octubre de 2016.

Dicen que hace miles de años que las gentes que vivían a orillas del Río Vero comenzaron a cultivar semillas y a criar animales. Abandonaron su nomadismo, dependiente de los ciclos de la fauna salvaje y la estacionalidad de las plantas, para quedarse aquí. Lo dicen las piedras que conforman las paredes de las cuevas que, sobreviviendo al tiempo, nos cuentan historias de mujeres y hombres que domesticaban rumiantes y que quedaron immortalizados para siempre con unos pigmentos minerales en las profundidades del Somontano.

He de confesar que, aunque siempre he sabido de la existencia de las pinturas rupestres del Parque Cultural del Río Vero, fue cuando descubrí que uno de esos abrigos llenos de dibujos se llamaba “El tozal de Mallata” y que en esa Mallata se había inmortalizado a gente llevando con cuerdas a rumiantes, como imagen de las primeras domesticaciones, cuando estas comenzaron a llamarme la atención y cuando se afincaron en mi cabeza.

Dice Wikipedia, que “una mallata es una cabaña o una estancia apartada de las zonas pobladas, que sirve para recoger al ganado y a los pastores contra el mal tiempo y en las noches que haga falta que pasen los segundos cuidando a los primeros”. El hecho de que en un lugar llamado así se encuentren refugiadas las imágenes de las primeras personas que se dedicaron a la ganadería en la comarca, dice que, aunque hayan pasado milenios, las costumbres de la zona no han cambiado hasta hace poco.

Y es que, ha sido en las últimas décadas cuando el censo de ovejas y cabras ha comenzado a disminuir en el Somontano de Barbastro. No es un hecho aislado, el descenso de la ganadería es común a toda la Península Ibérica, que está viendo como sus ecosistemas, moldeados por la actividad ganadera desde que nuestros antepasados neolíticos decidieron asentarse aquí, se van degradando. Cada vez son mas frecuentes los incendios, porque hay menos animales controlando la vegetación, y también hay menos gente viviendo en los pueblos. Sin embargo, vemos a menudo latas, plásticos y demás basura que no forma parte del medio, que lo contamina, que lo degrada y que destruye la maravilla natural que son el Río Vero y su entorno.

Lo cierto es que una se para a pensarlo, y es, como poco, mágico, que ni los desastres naturales, ni, mas que nada, los humanos, hayan hecho desaparecer la historia pintada de estas tierras. Dicen que hay que conservarlas y estudiarlas porque, además de historia, son obras de arte, pero… ¿Y si fuesen algo más? Quizás sean un mensaje que las gentes de antes nos envían para que no olvidemos que hay que respetar y admirar el medio en el que vivimos, que es del que sale nuestra comida, que es nuestro refugio, y que hay que dejar a las generaciones que vienen detrás un Río Vero lleno de vida y de belleza. Que lo único que puede quedar, son pigmentos naturales que emanan de la tierra.

Read More

Mensaches d’as piedras

Articlo publicau en a Revista Ronda Somontano o 14 d’octubre de 2016.

Diz que fa milars d’anyos que as chents que viviban en as marguins d’o Río Vero prencipioron a cautivar simients y a criar animals. Abandonoron o suyo nomadismo, dependient d’os ciclos d’a fauna salvachina y a estacionalidat d’as plantas, pa quedar-se aquí. Lo dicen as piedras que conforman as paretz d’as espelungas que, sobrevivindo a o tiempo, nos recontan historias de mullers y hombres que domesticaban remugants y que quedoron immortalizaus pa cutio con uns pigmentos minerals en as profundidatz d’o Somontano.

He de confesar que, encara que siempre he sabiu d’a existencia d’as pinturas rupestres d’o Parque Cultural d’o Río Vero, estió quan descubrié que un d’ixos abrigos plenos de dibuixos se deciba “O tozal de Mallata” y que en ixa Mallata s’heba immortalizau a chent levando con cuerdas a remugants, como imachen d’as primeras domesticacions, quan istas prencipioron a trucar-me l’atención y quan s’afincoron en a mía cabeza.

Diz Wikipedia que “una mallata ye una cabana u un estallo desalpartau d’as zonas pobladas, que sirve pa acubillar a o ganau y a os pastors contra l’orache y en as nueitz que calga que i pasen istes segundos, tot cosirando a os primers”. O feito de que en un puesto clamau asinas se troben refuchiadas as imachens d’as primeras personas que s’adedicoron a la cría de bestiar en a comarca, diz que, encara que haiga pasau milenios, os costumbres d’a zona no han cambiau dica fa poco.

Y ye que, ha estau en as zaguers decadas quan o censo d’ovellas y crabas ha prencipiau a baixar en o Somontano de Balbastro. No ye un feito isolau, o descenso d’a ganadería ye común a toda la Peninsula Iberica, que ye veyendo como los suyos ecosistemas, moldiaus por l’actividat ganadera dende que os nuestros antepasaus neoliticos decidioron d’asentar-se aquí, se van degradando. Cada vez son mas freqüents os incendios, porque bi ha menos animals controlando a vechetación, y tamién bi ha menos chent vivindo en os lugars. Manimenos, veyemos a ormino latas, plasticos, y mas vasuera que no fa parte d’o medio, que lo contamina, que lo degrada y que estricalla a maravilla natural que son o Río Vero y o suyo arredol.

Lo cierto ye que una atura a pensar-ie, y ye, como poco, machico, que ni os desastres naturals, ni, mas que mas, os humans, haigan feito desapareixer a historia pintada d’istas tierras. Diz que cal conservar-las y estudiar-las porque, amás d’historia, son obras d’arte, pero… Y si estasen bella cosa mas? Talment sigan un mensache que as chents d’antesmás nos ninvian pa que no oblidemos que cal respectar y admirar o medio en que vivimos, que ye do sale a nuestra virolla, que ye o nuestro refuchio, y que cal deixar a las cheneracions que vienen dezaga un Río Vero plen de vida y de belleza. Que lo solo que puede quedar-ie, son pigmentos minerals que emanan d’a tierra.

Read More

Dia Internacional d’os Pueblos Indichenas

Os pueblos indichenas son aquells que preservan culturas tradicionals d’un territorio. A ormino, os pueblos indichenas constituyen una minoría dentro d’os estaus en os quals se troban. Tradicionalment, os pueblos indichenas u pueblos orichinarios, han feito un uso sostenible d’os recursos naturals d’o suyo arredol, conoixendo bien os ciclos d’a naturaleza y de totz os actors que fan parte de l’ecosistema, respectando-los y tenendo siempre en cuenta a las cheneracions futuras. Manimenos, a causa d’as influencias d’o sistema de consumo actual, muitos d’istes lugars son cambiando a suya forma de vida y perdendo una relación ancestral con a tierra y as suyas formas tradicionals de cautivar alimentos, criar animals, recolectar frutos y plantas, cazar y pescar.

O 23 d’aviento de 1994, l’Asambleya Cheneral d’as Nacions Unidas decidió que o Día Internacional d’as Poblacions Indichenas se celebre cada anyo o 9 d’agosto. En ixa calendata se conmemora o día en que o Grupo de Treballo sobre Poblacions Indichenas d’a Subcomisión de Prevención de Discriminacions y Protección a las Minorías celebró a suya primera trobada en 1992. Iste anyo, o Día Internacional d’os Pueblos Indichenas ye dedicau a o dreito a la educación.

Read More

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Los pueblos indígenas son aquellos que preservan culturas tradicionales de un territorio. Habitualmente, los pueblos indígenas constituyen una minoría dentro de los estados en los que se encuentran. Tradicionalmente, los pueblos indígenas o pueblos originarios, han hecho un uso sostenible de los recursos naturales de su entorno, conociendo bien los ciclos de la naturaleza y de todos los actores que forman parte del ecosistema, respetándolos y teniendo siempre en cuenta a las generaciones futuras. Sin embargo, debido a las influencias del sistema de consumo actual, muchos de estos pueblos están cambiando su forma de vida y perdiendo una relación ancestral con la tierra y sus formas tradicionales de cultivar alimentos, criar animales, recolectar frutos y plantas, cazar y pescar.

Read More

Un pastor de Sobremont

Articlo d’Enrique Satué publicau en marzo de 1984 en a Revista Serrablo, volumen 14, nº51.

Fa uns días que quereba charrar con Antonio, iste montanyés ya dentrau en anyos, que por apellius tien dos toponimos a qual mas serrablés -OLIVÁN y ORÚS- iste anyo no pansa, como siempre, o tiempo en a suyo mallata de Aso. Agora a suya zamarra se retuerce baixo l’aire d’as boiras que dentran por o Portalet, ya en a buega de Francia.

He plegau antes que no soltase o bestiar, o suyo companyero -mas choven- sirve como pastor en Betés encara que ye de Villarreyal d’a Canal; entre ells as hierarquías pastorils ya s’han perdiu -encara que teoricament un habría d’estar mayoral y unatro rebadán-; manimenos a experiencia d’os anyos ye patent. A suya cambra se pierde en a nueit d’o tiempo: una paret mal feita zarra por 1a metat l’abertura que deixa l’extraplomo d’una espelunga, allí en un cantón penchan o caldero y guisan, hue s’almuerza garbanzos con trunfas d’o día d’antes; a o costau una sencillisma construcción de rechola se fica en a penya ta servir de leito, y ye que istes “zaguers” pastors, d’o nuestro Pireneu viven en muitos aspectos mas amán d’a Prehistoria que d’o sieglo XX -realment no se si ye una desventalla…-U como diz o Sinyor Antonio, en bell aspecto tamién les ocurre que “U farto no s’alcuerda d’o laso”.

Minchamos arredol d’a caldereta y a silueta d’un “gabacho” nos inunda a cueva, ye un tipico “euskaldun”, con una boina que rivaliza en proporcions con o suyo naso. “Bon jour, est-ce que vous avez un mouton qui est á moi?” -u bella cosa asinas-. Aquí os corderos cambean de nacionalidat con facilidat, y os pastors de totz dos costaus mantienen forzosament relacions; brenca nuevo, quan totz sabemos que as buegas administrativas son recients y que dende a Edat d’o Bronce, a unidat etnolochica d’o nuestro Pirineo ye manifiesta. O galo ofreix “Caporal” sin embolicar, Antonio lo refusa -“ixo ye pior que o redallo”-; me comenta entre dients que o francés ye patrón y que a un pastor de 13 anyos le paga a o mes 1.500 francos. Aquell desepara a suya res y crucea librement o paso fronterizo, ya ye hora de soltar y yo con l’aquiescencia d’o galo sigo ta veyer fer quesos.

[cml_meya_alt itz='1240']Midi d'Ossau (Imachen: Lucía López Marco)[/cml_meya_alt]

Midi d’Osal (Imachen: Lucía López Marco)

A mallata francesa -“cuyala” en patois- se veye presidida por a firme imachen d’o Midi d’Ossau, ye moderna y tiene tres compartimientos; allí os pastors s’afanan en a elaboración d’o queso antes de soltar o bestiar. Cada día un pastor fa un queso d’uns tres kilos, l’amo carga en o suyo citröen y marcha ta comercializar-los a Arrudy. Dos pastors son muit chovens -en o Pireneu francés i hai una escuela de “chovens pastors”-, con gran maestría dan tornadas a la masa cuallada, clavando dimpués en ella largas agullas de bambú, rematan a operación d’una hora marcando as inicials de l’amo en o queso.

En poco rato he visto pastors y bestiars de todas dos vertients y comparar a suya situación me fa tristeza. Agora Antonio ya será con o suyo rabanyo por as puntas y he quedau unatro día ta charrar con ell.

Hue tiene mas tiempo, se queda tot o día en a mallata ta secar a sal, que dea tardes darán a o bestiar. D’ista forma nos adentramos en un relato ameno, encara que bella cosa eslabazau; primero me comenta que un iraní adicto a o Sha ha veniu a instalar una explotación ganadera a Sallent -no le faltarán pastors, comentamos…-

TIERRA BAIXA.- Os de Sobremonte no teneban un puesto fixo ta l’hibierno, dependeban de los “achustes”, encara que bella casa como a de “Botero” de Betés baixó 30 anyos seguius a Torralva d’Aragón; ista asiduidat tenió frutos derivaus, a “choven” d’a casa, puyó d’ista localidat.

[cml_meya_alt itz='1238']Vista de Rusto de Sobremonte dende los amontes de Betés (Imachen: Biquipedia)[/cml_meya_alt]

Vista de Aso de Sobremont dende os monts de Betés (Imachen: Biquipedia)

A primers d’a Sanmiguelada heba estau a contrata de pastors: feria vacuna d’o 12 de Setiembre de Biescas, y en a d’o l8 de noviembre ta bell rezagau. Qualques ganaders iban a “afirmar” a os pastors por as casas, yera o caso d’os tensinos, que de Sobremont y a Galleguera -a qualos habitants apodaban “guirrios”- quitaban os suyos pastors. En l’anyo 43 Antonio cobraba como rebadán 315 duros por temporada, a o siguient ya como mayoral en cobró 420.

“Si no t’espachaba la nieu -exposa sinyor Antonio- se saliba d’o 10 a o 20 de Noviembre, en a “tasca” s’enduraba dica Totz Santos, si nevaba antes, caleba baixar a os pinars y encara podeban tornar de nuevo a os altos. Una semana antes de partir se correban os praus d’o lugar, reservando un t’a vispra. Recuerda as nueitz en Aurín, Escusaguá, Monrepós, Mesón Nuevo, a Foz, Nueno, Hospitalé… Si istas aturadas reponedoras duraban un u dos días, se yera “estremando”, qualques mesones -confiesa Antonio- se guiaban por a filosofía que “a au de paso…”.

Istas alegres nueitz en os mesons, l’evocan l’anyo 1945, que o Mesón de Monrepós reuniba arredol d’o “fogaril” arredol de 30 personas entre pastors de cabanas y tratants que baixaban t’a feria de Santo Andrés de Uesca; en aquella fría nueit conoixió por primer vez a os “maquis”, pediban asilo, cena calient y orientación: por Belsué s’endrezoron t’o Plano. Aquell hibierno en Torralva d’Aragón tornó a coincidir con ells d’una forma curiosa: ell compartiba a mallata con un pastor de Murillo de Galligo, l’amo -que no se’n fidaba- marchaba todas as nueitz a adormir a o lugar; os guerrillers entabloron conversación con o suyo companyer, seducindo-lo t’a suya causa; con ells marchó sin dicir brenca a Antonio. O grupo ofrió enrestidas en Farlete y Alfacharín tenendo un triste final.

TRADICIONS PASTORILS.- O mundo rural siempre s’ha amostrau como un reservorio de tradicions ancestrals y dentro d’ell, o pastoril por a fuerte hierarquización que ha sufierto, ha guardau tradicions que se pierden en a nueit d’os tiempos.

Antonio no creye que as piedras foradadas por a Naturaleza y penchadas en a estrabilla, libren a las ovellas d’estar “modorras”. Iste costumbre que nusotros hemos visto por gran parte d’a montanya oscense, ell la vidó en Abizanda -allí estioron os de Aso evaqüaus t’a Guerra civil-.

En Sobremont, quan una ovella pariba y no chitaba a “esparria” -placenta-, le meteban atau a o lomo un buxo u un troz d’esparto; asinas d’ista traza a expulsaba.

Quan a una ovella le “fizaba” une gripia, se le practicaba con a navalla una cruz en o “braguero”.

De primavera quan o bestiar puyaba primo, l’abundant virolla d’a montanya “feba puyar a sangre”, as ovellas se meteban malas por o que caleba practicar-les un tallo en una vena debaixo d’o uello -“y a la meya hora yeran listas”-.

Antonio en os suyos refrans y sentencias sentidas a os suyos mayors tien a o millor “hombre d’o tiempo”:

“Si pa Candelera yes a o sol, pa la Virchen a o tizón”.
“Si truena por Betés, no t’estes. Si truena por Aso, no faigas caso”.
“Si puetz penchar o caldero en a punta d’a luna, ventolera segura”.
“Si a luna ye de memoria, augua segura”.
“Si veyes a boira apegada ta Utoría, augua a l’atro’l día”.

AVENTURAS EN OS PUERTOS.- Os puertos de Sobremont, Antonio les ne conoixe palmo a palmo, y en un inte m’arropa con os suyos toponimos: “Mallata Laguarre, Burrambalo, A Plana, Os Yerros, Plana Raya, Foyas Lacuna, Sarrataclau, A Facera, Trasapena, Valposata, A Punta as Canales, Icun, Punta A Cruz, Estacho Plano, Fuendefreda, Mallata Cubilella, Lera, A Selva, O Forondón, Mallata Lupons”.

[cml_meya_alt itz='1236']Un pastor d'o Pirineo (Imachen: Enrique Satué)[/cml_meya_alt]

Un pastor d’o Sobrepuerto (Imachen: Enrique Satué)

Hue l’alpinismo ye sofisticau, pero quántos pastors han feito azanyas sin garra material, remanindo dimpués en l’anonimato? Antonio un bueno maitín se trobó sin lenya y decidió de trepar t’a Penya d’o Gabacho “gogant” entre os puertos de Biescas y Acumuer, a picar un pin que i heba en a suya punta, y encara que o pino rodó t’a vertient oposada, a hombrada ya yera feita -“lo malo estió baixar-ie…”-.

En Sobremont encara quedan toponimos que evocan a viella fauna: “Pinar d’o lupo” en Yosa, “fuent de l’Onso” en Aso; manimenos l’animal que millor conoixe Antonio ye o sarrio, de verano de cabo ta quan se le’n amanan descaradament a o bestiar. Sabe d’o caso de cruces entre crabas perdidas y aquell, o resultau: “un cabrito que te las veyebas loco pa cullir-lo y metele a esquilla…”.

Muitas cosetas podría escuitar d’o sinyor Antonio, pero iste anyo si torna a “afirmar-se” t’Aso, charraremos d’a vida en istes puertos con mas tiempo, a o cubillar d’una viella cadiera.

Dica alavez sinyor Antonio!

Read More

Un pastor de Sobremonte

Artículo de Enrique Satué publicado en marzo de 1984 en la Revista Serrablo, volumen 14, nº51.

Hace unos días que quería hablar con Antonio, este montañés ya entrado en años, que por apellidos tiene dos topónimos a cual más serrablés -OLIVÁN y ORÚS- este año no pasa, como siempre, el tiempo en su mallata de Aso. Ahora su zamarra se retuerce bajo el aire de las “boiras que entran por el Portalet, ya en la “güega” de Francia.

He llegado antes de que soltase el ganado, su compañero -más joven- sirve como pastor en Betés aunque es de Villarreal de la Canal; entre ellos las jerarquías pastoriles ya se han perdido -aunque teóricamente uno debería ser mayoral y otro rebadán-; sin embargo la experiencia de los años es patente. Su habitáculo se pierde en la noche del tiempo: una pared mal hecha cierra por 1a mitad la abertura que deja el extraplomo de una cueva, allí en un rincón cuelgan el caldero y guisan, hoy se almuerza garbanzos con patatas del día anterior; al lado una sencillísima construcción de ladrillo se inserta en la roca para servir de lecho, y es que estos “últimos” pastores, de nuestro Pirineo viven en muchos aspectos más cerca de la Prehistoria que del siglo XX -realmente no se si es una desventaja…-O como dice el Señor Antonio, en algún aspecto también les ocurre que “O farto no se acuerda d’o laso”.

Comemos alrededor de la caldereta y la silueta de un “gabacho” nos inunda la cueva, es un típico “euskaldun”, con una boina que rivaliza en proporciones con su nariz. “Bon jour, est-ce que vous avez un mouton qui est á moi?” -o algo así-. Aquí los corderos cambian de nacionalidad con facilidad, y lo pastores de ambos lados mantienen forzosamente relaciones; nada nuevo, cuando todos sabemos que las fronteras administrativas son recientes y que desde la Edad del Bronce, la unidad etnológica de nuestro Pirineo es manifiesta. El galo ofrece “Caporal” sin liar, Antonio lo rehusa -“ixo ye pior que o redallo”-; me comenta entre dientes que el francés es patrón y que a un pastor de 13 años le paga al mes 1.500 francos. Aquél separa su res y cruza libremente el paso fronterizo, ya es hora de soltar y yo con la aquiescencia del galo sigo para ver hacer quesos.

[cml_media_alt id='1240']Midi d'Ossau (Imagen: Lucía López Marco)[/cml_media_alt]

Midi d’Ossau (Imagen: Lucía López Marco)

La mallata francesa -“cuyala” en patois- se ve presidida por la firme imagen del Midi d’Ossau, es moderna y tiene tres compartimientos; allí los pastores se afanan en la elaboración del queso antes de soltar el ganado. Cada día un pastor hace un queso de unos tres kilos, el amo carga en su citröen y marcha a comercializarlos a Arrudy. Dos pastores son muy jóvenes -en el Pirineo francés hay una escuela de “jóvenes pastores”-, con gran maestría dan vueltas a la masa cuajada, clavando luego en ella largas agujas de bambú, rematan la operación de una hora marcando las iniciales del amo en el queso.

En poco rato he visto pastores y ganados de ambas vertientes y comparar su situación me da tristeza. Ahora Antonio ya estará con su rebaño por las puntas y he quedado otro día para hablar con él.

Hoy tiene más tiempo, se queda todo el día en la mallata para secar la sal, que por la tarde darán al ganado. De esta forma nos adentramos en un relato ameno, aunque algo deslabazado; primero me comenta que un iraní adicto al Sha ha venido a instalar una explotación ganadera a Sallent -no le faltarán pastores, comentamos…-

TIERRA BAJA.- Los de Sobremonte no tenían un sitio fijo para el invierno, dependían de los “ajustes”, aunque alguna casa como la de “Botero” de Betés bajó 30 años seguidos a Torralva de Aragón; esta asiduidad tuvo frutos derivados, la “choven” de la casa, subió de esta localidad.

[cml_media_alt id='1238']Vista de Aso de Sobremonte desde los montes de Betés (Imagen: Biquipedia)[/cml_media_alt]

Vista de Aso de Sobremonte desde los montes de Betés (Imagen: Biquipedia)

A comienzos de la Sanmiguelada había sido la contrata de pastores: feria vacuna del 12 de Septiembre de Biescas, y en la del l8 de noviembre para algún rezagado. Algunos ganaderos iban a “afirmar” a los pastores por las casas, era el caso de los tensinos, que de Sobremonte y la Galleguera -a cuyos habitantes apodaban “guirrios”- sacaban sus pastores. En el año 43 Antonio cobraba como rebadán 315 duros por temporada, al siguiente ya como mayoral cobró 420.

“Si no t’espachaba la nieve -expone señor Antonio- se salía del 10 al 20 de Noviembre, en la “tasca” se aguantaba hasta Todos Santos, si nevaba antes, había que bajar a los pinares y aún podían regresar de nuevo a los altos. Una semana antes de partir se corrían los prados del pueblo, reservando uno para el víspera. Recuerda las noches en Aurín, Escusaguá, Monrepós, Mesón Nuevo, La Foz, Nueno, Hospitalé… Si estas paradas reponedoras duraban uno o dos días, se estaba “estremando”, algunos mesones -confiesa Antonio- se guiaban por la filosofía de que “a ave de paso…”.

Estas alegres noches en los mesones, le evocan el año 1945, en que el Mesón de Monrepós reunía en torno al “fogaril” alrededor de 30 personas entre pastores de cabañas y tratantes que bajaban a la feria de San Andrés de Huesca; en aquella fría noche conoció por primera vez a los “maquis”, pedían asilo, cena caliente y orientación: por Belsué se dirigieron al Llano. Aquel invierno en Torralva de Aragón volvió a coincidir con ellos de una forma curiosa: él compartía la majada con un pastor de Murillo de Gállego, el amo -que no se fiaba- marchaba todas las noches a dormir al pueblo; los guerrilleros entablaron conversación con su compañero, seduciéndolo para su causa; con ellos marchó sin decir nada a Antonio. El grupo ofreció ataques en Farlete y Alfajarín teniendo un triste final.

TRADICIONES PASTORILES.- El mundo rural siempre se ha mostrado como un reservorio de tradiciones ancestrales y dentro de él, el pastoril por la fuerte jerarquización que ha sufrido, ha guardado tradiciones que se pierden en la noche de los tiempos.

Antonio no cree que las piedras agujereadas por la Naturaleza y colgadas en el establo, libren a las ovejas de estar “modorras”. Esta costumbre que nosotros hemos visto por gran parte de la montaña oscense, él la vio en Abizanda -allí estuvieron los de Aso evacuados para la Guerra civil-.

En Sobremonte, cuando una oveja paría y no echaba la “esparria” -placenta-, le ponían atado al lomo un boj o un trozo de esparto; así de esta manera la expulsaba.

Cuando a una oveja le “fizaba” une víbora, se le practicaba con la navaja una cruz en el “braguero”.

En primavera cuando el ganado subía flaco, la abundante comida de la montaña “hacía subir la sangre”, las ovejas enfermaban por lo que habla que practicarles un corte en una vena debajo del ojo -“y a la media hora estaban listas”-.

Antonio en sus refranes y sentencias oídas a sus mayores tiene al mejor “hombre del tiempo”:

“Si pa Candelera estás al sol, pa la Virgen al tizón”.
“Si truena por Betés, no t’estes.Si truena por Aso, no hagas caso”.
“Si pues colgar el caldero en a punta dá luna, ventolera segura”.
“Si a luna está tripa arriba, agua segura”.
“Si ves a boira pegada ta Utoría, agua al otro día”.

AVENTURAS EN LOS PUERTOS.- Los puertos de Sobremonte, Antonio se los conoce palmo a palmo, y en un instante me arropa con sus topónimos: “Mallata Laguarre, Burrambalo, La Plana, Os Yerros, Plana Raya, Foyas Lacuna, Sarrataclau, A Facera, Trasapena, Valposata, A Punta as Canales, Icun, Punta a Cruz, Estacho Plano, Fuendefreda, Mallata Cubilella, Lera, A Selva, O Forondón, Mallata Lupons”.

[cml_media_alt id='1236']Un pastor del Pirineo (Imagen: Enrique Satué)[/cml_media_alt]

Un pastor del Pirineo (Imagen: Enrique Satué)

Hoy el alpinismo es sofisticado, pero ¿cuántos pastores han hecho azañas sin ningún material, permaneciendo después en el anonimato? Antonio una buena mañana se encontró sin leña y decidió trepar a la Peña del Gabacho “gogante” entre los puertos de Biescas y Acumuer, a talar un pino que había en su punta, y aunque el pino rodó a la vertiente opuesta, la hombrada ya estaba hecha -“lo malo fue bajar…”-.

En Sobremonte aún quedan topónimos que evocan la vieja fauna: “Pinar dó lobo” en Yosa, “fuente del Onso” en Aso; sin embargo el animal, que mejor conoce Antonio es el sarrio, en verano a veces se le acercan descaradamente al ganado. Sabe del caso de cruces entre cabras perdidas y aquél, el resultado: “un cabrito que te las veías loco pa cogelo y metele la esquilla…”.

Muchas cosas podría escuchar del señor Antonio, pero este año si vuelve a “afirmarse” para Aso, hablaremos de la vida en estos puertos con más tiempo, al cobijo de una vieja cadiera.

¡Hasta entonces señor Antonio!

Read More

Hijo de las estrellas

Traducción de la copla ganadora en el año 2014 del XVII concurso de coplas en aragonés que organiza el Ayuntamiento de Zaragoza. La versión original puede encontrarse aquí.

Cuántas coplas cabrán
en el morral del pastor
que en los días de verano
camina bajo el sol.

Cuántos sueños apedecaus
bajo las piedras del otoño
cuántas recuerdos tristes
congela la nieve del invierno.

Hijo de las estrellas es
el pastor cuando pastorea
a él le vigilan los astros
él cuida a las ovejas.

La única patria que encuentra
es el humo de las chimeneas
que viejas historias cuenta
en las noches calientes o frías.

Por las sendas y por montes
él va defendiendo esta tierra
y con cada paso suyo
la biodiversidat conserva.

Sus palabras son
las semillas de un mundo nuevo
semillas de las que ha de brotar
nuestro futuro.

Si desaparece el pastor
morirán estas montañas
y en silencio con los árboles
morirá nuestro habla.

No quiero que desaparezcan
flora y fauna en estos bosques
por eso digo que viva
la causa agroganadera.

Lucía López Marco

Read More

Fillo d’as estrelas

Copla ganadera en l’anyo 2014 d’o XVII concurso de coplas en aragonés que organiza o Concello de Zaragoza.

Cuántas coplas cullirán
en o morral d’o pastor
que en os diyas de verano
camina baixo lo sol.

Cuántos suenios apedecaus
baixo as piedras de l’agüerro
cuántas remeranzas tristas
conchela a nieu de l’hibierno.

Fillo d’as estrelas ye
o pastor cuan pastorea
a él se lo miran os astros
él cosira a las ovellas.

L’unica patria que troba
ye o fumo d’as chamineras
que viellas falordias conta
en as nueis calients u fredas.

Por as sendas y por monts
él va esfendendo ista tierra
y con cada trango suyo
a biodiversidat empenta.

As suyas parolas son
as simients d’un mundo nuevo
simients d’as que ha de brotar
o nuestro esdevenidero.

Si disparixe o pastor
morirán istas montanyas
y en silencio con os arbres
morirá la nuestra fabla.

No quiero que disparixcan
flora y fauna en istas selvas
por ixo digo que entalto
a causa agroganadera.

Lucía López Marco

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad