Category: Etnografía, etnoveterinaria y etnopastoralismo

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Los pueblos indígenas son aquellos que preservan culturas tradicionales de un territorio. Habitualmente, los pueblos indígenas constituyen una minoría dentro de los estados en los que se encuentran. Tradicionalmente, los pueblos indígenas o pueblos originarios, han hecho un uso sostenible de los recursos naturales de su entorno, conociendo bien los ciclos de la naturaleza y de todos los actores que forman parte del ecosistema, respetándolos y teniendo siempre en cuenta a las generaciones futuras. Sin embargo, debido a las influencias del sistema de consumo actual, muchos de estos pueblos están cambiando su forma de vida y perdiendo una relación ancestral con la tierra y sus formas tradicionales de cultivar alimentos, criar animales, recolectar frutos y plantas, cazar y pescar.

Read More

Un pastor de Sobremont

Articlo d’Enrique Satué publicau en marzo de 1984 en a Revista Serrablo, volumen 14, nº51.

Fa uns días que quereba charrar con Antonio, iste montanyés ya dentrau en anyos, que por apellius tien dos toponimos a qual mas serrablés -OLIVÁN y ORÚS- iste anyo no pansa, como siempre, o tiempo en a suyo mallata de Aso. Agora a suya zamarra se retuerce baixo l’aire d’as boiras que dentran por o Portalet, ya en a buega de Francia.

He plegau antes que no soltase o bestiar, o suyo companyero -mas choven- sirve como pastor en Betés encara que ye de Villarreyal d’a Canal; entre ells as hierarquías pastorils ya s’han perdiu -encara que teoricament un habría d’estar mayoral y unatro rebadán-; manimenos a experiencia d’os anyos ye patent. A suya cambra se pierde en a nueit d’o tiempo: una paret mal feita zarra por 1a metat l’abertura que deixa l’extraplomo d’una espelunga, allí en un cantón penchan o caldero y guisan, hue s’almuerza garbanzos con trunfas d’o día d’antes; a o costau una sencillisma construcción de rechola se fica en a penya ta servir de leito, y ye que istes “zaguers” pastors, d’o nuestro Pireneu viven en muitos aspectos mas amán d’a Prehistoria que d’o sieglo XX -realment no se si ye una desventalla…-U como diz o Sinyor Antonio, en bell aspecto tamién les ocurre que “U farto no s’alcuerda d’o laso”.

Minchamos arredol d’a caldereta y a silueta d’un “gabacho” nos inunda a cueva, ye un tipico “euskaldun”, con una boina que rivaliza en proporcions con o suyo naso. “Bon jour, est-ce que vous avez un mouton qui est á moi?” -u bella cosa asinas-. Aquí os corderos cambean de nacionalidat con facilidat, y os pastors de totz dos costaus mantienen forzosament relacions; brenca nuevo, quan totz sabemos que as buegas administrativas son recients y que dende a Edat d’o Bronce, a unidat etnolochica d’o nuestro Pirineo ye manifiesta. O galo ofreix “Caporal” sin embolicar, Antonio lo refusa -“ixo ye pior que o redallo”-; me comenta entre dients que o francés ye patrón y que a un pastor de 13 anyos le paga a o mes 1.500 francos. Aquell desepara a suya res y crucea librement o paso fronterizo, ya ye hora de soltar y yo con l’aquiescencia d’o galo sigo ta veyer fer quesos.

[cml_meya_alt itz='1240']Midi d'Ossau (Imachen: Lucía López Marco)[/cml_meya_alt]

Midi d’Osal (Imachen: Lucía López Marco)

A mallata francesa -“cuyala” en patois- se veye presidida por a firme imachen d’o Midi d’Ossau, ye moderna y tiene tres compartimientos; allí os pastors s’afanan en a elaboración d’o queso antes de soltar o bestiar. Cada día un pastor fa un queso d’uns tres kilos, l’amo carga en o suyo citröen y marcha ta comercializar-los a Arrudy. Dos pastors son muit chovens -en o Pireneu francés i hai una escuela de “chovens pastors”-, con gran maestría dan tornadas a la masa cuallada, clavando dimpués en ella largas agullas de bambú, rematan a operación d’una hora marcando as inicials de l’amo en o queso.

En poco rato he visto pastors y bestiars de todas dos vertients y comparar a suya situación me fa tristeza. Agora Antonio ya será con o suyo rabanyo por as puntas y he quedau unatro día ta charrar con ell.

Hue tiene mas tiempo, se queda tot o día en a mallata ta secar a sal, que dea tardes darán a o bestiar. D’ista forma nos adentramos en un relato ameno, encara que bella cosa eslabazau; primero me comenta que un iraní adicto a o Sha ha veniu a instalar una explotación ganadera a Sallent -no le faltarán pastors, comentamos…-

TIERRA BAIXA.- Os de Sobremonte no teneban un puesto fixo ta l’hibierno, dependeban de los “achustes”, encara que bella casa como a de “Botero” de Betés baixó 30 anyos seguius a Torralva d’Aragón; ista asiduidat tenió frutos derivaus, a “choven” d’a casa, puyó d’ista localidat.

[cml_meya_alt itz='1238']Vista de Rusto de Sobremonte dende los amontes de Betés (Imachen: Biquipedia)[/cml_meya_alt]

Vista de Aso de Sobremont dende os monts de Betés (Imachen: Biquipedia)

A primers d’a Sanmiguelada heba estau a contrata de pastors: feria vacuna d’o 12 de Setiembre de Biescas, y en a d’o l8 de noviembre ta bell rezagau. Qualques ganaders iban a “afirmar” a os pastors por as casas, yera o caso d’os tensinos, que de Sobremont y a Galleguera -a qualos habitants apodaban “guirrios”- quitaban os suyos pastors. En l’anyo 43 Antonio cobraba como rebadán 315 duros por temporada, a o siguient ya como mayoral en cobró 420.

“Si no t’espachaba la nieu -exposa sinyor Antonio- se saliba d’o 10 a o 20 de Noviembre, en a “tasca” s’enduraba dica Totz Santos, si nevaba antes, caleba baixar a os pinars y encara podeban tornar de nuevo a os altos. Una semana antes de partir se correban os praus d’o lugar, reservando un t’a vispra. Recuerda as nueitz en Aurín, Escusaguá, Monrepós, Mesón Nuevo, a Foz, Nueno, Hospitalé… Si istas aturadas reponedoras duraban un u dos días, se yera “estremando”, qualques mesones -confiesa Antonio- se guiaban por a filosofía que “a au de paso…”.

Istas alegres nueitz en os mesons, l’evocan l’anyo 1945, que o Mesón de Monrepós reuniba arredol d’o “fogaril” arredol de 30 personas entre pastors de cabanas y tratants que baixaban t’a feria de Santo Andrés de Uesca; en aquella fría nueit conoixió por primer vez a os “maquis”, pediban asilo, cena calient y orientación: por Belsué s’endrezoron t’o Plano. Aquell hibierno en Torralva d’Aragón tornó a coincidir con ells d’una forma curiosa: ell compartiba a mallata con un pastor de Murillo de Galligo, l’amo -que no se’n fidaba- marchaba todas as nueitz a adormir a o lugar; os guerrillers entabloron conversación con o suyo companyer, seducindo-lo t’a suya causa; con ells marchó sin dicir brenca a Antonio. O grupo ofrió enrestidas en Farlete y Alfacharín tenendo un triste final.

TRADICIONS PASTORILS.- O mundo rural siempre s’ha amostrau como un reservorio de tradicions ancestrals y dentro d’ell, o pastoril por a fuerte hierarquización que ha sufierto, ha guardau tradicions que se pierden en a nueit d’os tiempos.

Antonio no creye que as piedras foradadas por a Naturaleza y penchadas en a estrabilla, libren a las ovellas d’estar “modorras”. Iste costumbre que nusotros hemos visto por gran parte d’a montanya oscense, ell la vidó en Abizanda -allí estioron os de Aso evaqüaus t’a Guerra civil-.

En Sobremont, quan una ovella pariba y no chitaba a “esparria” -placenta-, le meteban atau a o lomo un buxo u un troz d’esparto; asinas d’ista traza a expulsaba.

Quan a una ovella le “fizaba” une gripia, se le practicaba con a navalla una cruz en o “braguero”.

De primavera quan o bestiar puyaba primo, l’abundant virolla d’a montanya “feba puyar a sangre”, as ovellas se meteban malas por o que caleba practicar-les un tallo en una vena debaixo d’o uello -“y a la meya hora yeran listas”-.

Antonio en os suyos refrans y sentencias sentidas a os suyos mayors tien a o millor “hombre d’o tiempo”:

“Si pa Candelera yes a o sol, pa la Virchen a o tizón”.
“Si truena por Betés, no t’estes. Si truena por Aso, no faigas caso”.
“Si puetz penchar o caldero en a punta d’a luna, ventolera segura”.
“Si a luna ye de memoria, augua segura”.
“Si veyes a boira apegada ta Utoría, augua a l’atro’l día”.

AVENTURAS EN OS PUERTOS.- Os puertos de Sobremont, Antonio les ne conoixe palmo a palmo, y en un inte m’arropa con os suyos toponimos: “Mallata Laguarre, Burrambalo, A Plana, Os Yerros, Plana Raya, Foyas Lacuna, Sarrataclau, A Facera, Trasapena, Valposata, A Punta as Canales, Icun, Punta A Cruz, Estacho Plano, Fuendefreda, Mallata Cubilella, Lera, A Selva, O Forondón, Mallata Lupons”.

[cml_meya_alt itz='1236']Un pastor d'o Pirineo (Imachen: Enrique Satué)[/cml_meya_alt]

Un pastor d’o Sobrepuerto (Imachen: Enrique Satué)

Hue l’alpinismo ye sofisticau, pero quántos pastors han feito azanyas sin garra material, remanindo dimpués en l’anonimato? Antonio un bueno maitín se trobó sin lenya y decidió de trepar t’a Penya d’o Gabacho “gogant” entre os puertos de Biescas y Acumuer, a picar un pin que i heba en a suya punta, y encara que o pino rodó t’a vertient oposada, a hombrada ya yera feita -“lo malo estió baixar-ie…”-.

En Sobremont encara quedan toponimos que evocan a viella fauna: “Pinar d’o lupo” en Yosa, “fuent de l’Onso” en Aso; manimenos l’animal que millor conoixe Antonio ye o sarrio, de verano de cabo ta quan se le’n amanan descaradament a o bestiar. Sabe d’o caso de cruces entre crabas perdidas y aquell, o resultau: “un cabrito que te las veyebas loco pa cullir-lo y metele a esquilla…”.

Muitas cosetas podría escuitar d’o sinyor Antonio, pero iste anyo si torna a “afirmar-se” t’Aso, charraremos d’a vida en istes puertos con mas tiempo, a o cubillar d’una viella cadiera.

Dica alavez sinyor Antonio!

Read More

Un pastor de Sobremonte

Artículo de Enrique Satué publicado en marzo de 1984 en la Revista Serrablo, volumen 14, nº51.

Hace unos días que quería hablar con Antonio, este montañés ya entrado en años, que por apellidos tiene dos topónimos a cual más serrablés -OLIVÁN y ORÚS- este año no pasa, como siempre, el tiempo en su mallata de Aso. Ahora su zamarra se retuerce bajo el aire de las “boiras que entran por el Portalet, ya en la “güega” de Francia.

He llegado antes de que soltase el ganado, su compañero -más joven- sirve como pastor en Betés aunque es de Villarreal de la Canal; entre ellos las jerarquías pastoriles ya se han perdido -aunque teóricamente uno debería ser mayoral y otro rebadán-; sin embargo la experiencia de los años es patente. Su habitáculo se pierde en la noche del tiempo: una pared mal hecha cierra por 1a mitad la abertura que deja el extraplomo de una cueva, allí en un rincón cuelgan el caldero y guisan, hoy se almuerza garbanzos con patatas del día anterior; al lado una sencillísima construcción de ladrillo se inserta en la roca para servir de lecho, y es que estos “últimos” pastores, de nuestro Pirineo viven en muchos aspectos más cerca de la Prehistoria que del siglo XX -realmente no se si es una desventaja…-O como dice el Señor Antonio, en algún aspecto también les ocurre que “O farto no se acuerda d’o laso”.

Comemos alrededor de la caldereta y la silueta de un “gabacho” nos inunda la cueva, es un típico “euskaldun”, con una boina que rivaliza en proporciones con su nariz. “Bon jour, est-ce que vous avez un mouton qui est á moi?” -o algo así-. Aquí los corderos cambian de nacionalidad con facilidad, y lo pastores de ambos lados mantienen forzosamente relaciones; nada nuevo, cuando todos sabemos que las fronteras administrativas son recientes y que desde la Edad del Bronce, la unidad etnológica de nuestro Pirineo es manifiesta. El galo ofrece “Caporal” sin liar, Antonio lo rehusa -“ixo ye pior que o redallo”-; me comenta entre dientes que el francés es patrón y que a un pastor de 13 años le paga al mes 1.500 francos. Aquél separa su res y cruza libremente el paso fronterizo, ya es hora de soltar y yo con la aquiescencia del galo sigo para ver hacer quesos.

[cml_media_alt id='1240']Midi d'Ossau (Imagen: Lucía López Marco)[/cml_media_alt]

Midi d’Ossau (Imagen: Lucía López Marco)

La mallata francesa -“cuyala” en patois- se ve presidida por la firme imagen del Midi d’Ossau, es moderna y tiene tres compartimientos; allí los pastores se afanan en la elaboración del queso antes de soltar el ganado. Cada día un pastor hace un queso de unos tres kilos, el amo carga en su citröen y marcha a comercializarlos a Arrudy. Dos pastores son muy jóvenes -en el Pirineo francés hay una escuela de “jóvenes pastores”-, con gran maestría dan vueltas a la masa cuajada, clavando luego en ella largas agujas de bambú, rematan la operación de una hora marcando las iniciales del amo en el queso.

En poco rato he visto pastores y ganados de ambas vertientes y comparar su situación me da tristeza. Ahora Antonio ya estará con su rebaño por las puntas y he quedado otro día para hablar con él.

Hoy tiene más tiempo, se queda todo el día en la mallata para secar la sal, que por la tarde darán al ganado. De esta forma nos adentramos en un relato ameno, aunque algo deslabazado; primero me comenta que un iraní adicto al Sha ha venido a instalar una explotación ganadera a Sallent -no le faltarán pastores, comentamos…-

TIERRA BAJA.- Los de Sobremonte no tenían un sitio fijo para el invierno, dependían de los “ajustes”, aunque alguna casa como la de “Botero” de Betés bajó 30 años seguidos a Torralva de Aragón; esta asiduidad tuvo frutos derivados, la “choven” de la casa, subió de esta localidad.

[cml_media_alt id='1238']Vista de Aso de Sobremonte desde los montes de Betés (Imagen: Biquipedia)[/cml_media_alt]

Vista de Aso de Sobremonte desde los montes de Betés (Imagen: Biquipedia)

A comienzos de la Sanmiguelada había sido la contrata de pastores: feria vacuna del 12 de Septiembre de Biescas, y en la del l8 de noviembre para algún rezagado. Algunos ganaderos iban a “afirmar” a los pastores por las casas, era el caso de los tensinos, que de Sobremonte y la Galleguera -a cuyos habitantes apodaban “guirrios”- sacaban sus pastores. En el año 43 Antonio cobraba como rebadán 315 duros por temporada, al siguiente ya como mayoral cobró 420.

“Si no t’espachaba la nieve -expone señor Antonio- se salía del 10 al 20 de Noviembre, en la “tasca” se aguantaba hasta Todos Santos, si nevaba antes, había que bajar a los pinares y aún podían regresar de nuevo a los altos. Una semana antes de partir se corrían los prados del pueblo, reservando uno para el víspera. Recuerda las noches en Aurín, Escusaguá, Monrepós, Mesón Nuevo, La Foz, Nueno, Hospitalé… Si estas paradas reponedoras duraban uno o dos días, se estaba “estremando”, algunos mesones -confiesa Antonio- se guiaban por la filosofía de que “a ave de paso…”.

Estas alegres noches en los mesones, le evocan el año 1945, en que el Mesón de Monrepós reunía en torno al “fogaril” alrededor de 30 personas entre pastores de cabañas y tratantes que bajaban a la feria de San Andrés de Huesca; en aquella fría noche conoció por primera vez a los “maquis”, pedían asilo, cena caliente y orientación: por Belsué se dirigieron al Llano. Aquel invierno en Torralva de Aragón volvió a coincidir con ellos de una forma curiosa: él compartía la majada con un pastor de Murillo de Gállego, el amo -que no se fiaba- marchaba todas las noches a dormir al pueblo; los guerrilleros entablaron conversación con su compañero, seduciéndolo para su causa; con ellos marchó sin decir nada a Antonio. El grupo ofreció ataques en Farlete y Alfajarín teniendo un triste final.

TRADICIONES PASTORILES.- El mundo rural siempre se ha mostrado como un reservorio de tradiciones ancestrales y dentro de él, el pastoril por la fuerte jerarquización que ha sufrido, ha guardado tradiciones que se pierden en la noche de los tiempos.

Antonio no cree que las piedras agujereadas por la Naturaleza y colgadas en el establo, libren a las ovejas de estar “modorras”. Esta costumbre que nosotros hemos visto por gran parte de la montaña oscense, él la vio en Abizanda -allí estuvieron los de Aso evacuados para la Guerra civil-.

En Sobremonte, cuando una oveja paría y no echaba la “esparria” -placenta-, le ponían atado al lomo un boj o un trozo de esparto; así de esta manera la expulsaba.

Cuando a una oveja le “fizaba” une víbora, se le practicaba con la navaja una cruz en el “braguero”.

En primavera cuando el ganado subía flaco, la abundante comida de la montaña “hacía subir la sangre”, las ovejas enfermaban por lo que habla que practicarles un corte en una vena debajo del ojo -“y a la media hora estaban listas”-.

Antonio en sus refranes y sentencias oídas a sus mayores tiene al mejor “hombre del tiempo”:

“Si pa Candelera estás al sol, pa la Virgen al tizón”.
“Si truena por Betés, no t’estes.Si truena por Aso, no hagas caso”.
“Si pues colgar el caldero en a punta dá luna, ventolera segura”.
“Si a luna está tripa arriba, agua segura”.
“Si ves a boira pegada ta Utoría, agua al otro día”.

AVENTURAS EN LOS PUERTOS.- Los puertos de Sobremonte, Antonio se los conoce palmo a palmo, y en un instante me arropa con sus topónimos: “Mallata Laguarre, Burrambalo, La Plana, Os Yerros, Plana Raya, Foyas Lacuna, Sarrataclau, A Facera, Trasapena, Valposata, A Punta as Canales, Icun, Punta a Cruz, Estacho Plano, Fuendefreda, Mallata Cubilella, Lera, A Selva, O Forondón, Mallata Lupons”.

[cml_media_alt id='1236']Un pastor del Pirineo (Imagen: Enrique Satué)[/cml_media_alt]

Un pastor del Pirineo (Imagen: Enrique Satué)

Hoy el alpinismo es sofisticado, pero ¿cuántos pastores han hecho azañas sin ningún material, permaneciendo después en el anonimato? Antonio una buena mañana se encontró sin leña y decidió trepar a la Peña del Gabacho “gogante” entre los puertos de Biescas y Acumuer, a talar un pino que había en su punta, y aunque el pino rodó a la vertiente opuesta, la hombrada ya estaba hecha -“lo malo fue bajar…”-.

En Sobremonte aún quedan topónimos que evocan la vieja fauna: “Pinar dó lobo” en Yosa, “fuente del Onso” en Aso; sin embargo el animal, que mejor conoce Antonio es el sarrio, en verano a veces se le acercan descaradamente al ganado. Sabe del caso de cruces entre cabras perdidas y aquél, el resultado: “un cabrito que te las veías loco pa cogelo y metele la esquilla…”.

Muchas cosas podría escuchar del señor Antonio, pero este año si vuelve a “afirmarse” para Aso, hablaremos de la vida en estos puertos con más tiempo, al cobijo de una vieja cadiera.

¡Hasta entonces señor Antonio!

Read More

Hijo de las estrellas

Traducción de la copla ganadora en el año 2014 del XVII concurso de coplas en aragonés que organiza el Ayuntamiento de Zaragoza. La versión original puede encontrarse aquí.

Cuántas coplas cabrán
en el morral del pastor
que en los días de verano
camina bajo el sol.

Cuántos sueños apedecaus
bajo las piedras del otoño
cuántas recuerdos tristes
congela la nieve del invierno.

Hijo de las estrellas es
el pastor cuando pastorea
a él le vigilan los astros
él cuida a las ovejas.

La única patria que encuentra
es el humo de las chimeneas
que viejas historias cuenta
en las noches calientes o frías.

Por las sendas y por montes
él va defendiendo esta tierra
y con cada paso suyo
la biodiversidat conserva.

Sus palabras son
las semillas de un mundo nuevo
semillas de las que ha de brotar
nuestro futuro.

Si desaparece el pastor
morirán estas montañas
y en silencio con los árboles
morirá nuestro habla.

No quiero que desaparezcan
flora y fauna en estos bosques
por eso digo que viva
la causa agroganadera.

Lucía López Marco

Read More

Fillo d’as estrelas

Copla ganadera en l’anyo 2014 d’o XVII concurso de coplas en aragonés que organiza o Concello de Zaragoza.

Cuántas coplas cullirán
en o morral d’o pastor
que en os diyas de verano
camina baixo lo sol.

Cuántos suenios apedecaus
baixo as piedras de l’agüerro
cuántas remeranzas tristas
conchela a nieu de l’hibierno.

Fillo d’as estrelas ye
o pastor cuan pastorea
a él se lo miran os astros
él cosira a las ovellas.

L’unica patria que troba
ye o fumo d’as chamineras
que viellas falordias conta
en as nueis calients u fredas.

Por as sendas y por monts
él va esfendendo ista tierra
y con cada trango suyo
a biodiversidat empenta.

As suyas parolas son
as simients d’un mundo nuevo
simients d’as que ha de brotar
o nuestro esdevenidero.

Si disparixe o pastor
morirán istas montanyas
y en silencio con os arbres
morirá la nuestra fabla.

No quiero que disparixcan
flora y fauna en istas selvas
por ixo digo que entalto
a causa agroganadera.

Lucía López Marco

Read More

Quan as tradicions curan

Articlo publicau o 21 de chinero de 2016 en a sección La Braña d’Eldiario.es Cantabria.

A prencipios d’anyo, Marcos Pereda sucheriba en iste diario, como proposito ta iste 2016, que estasenos conservadors, y nos empentaba a conservar o nuestro patrimonio immaterial, a nuestra cultura, as parolas, os camins, os arbols… Yo he decidiu acceptar a suya invitación y mirar d’estar un poquet mas conservadera, y de vez que foi os quefers, compartir-los ta que mas chent pueda sumar-se-ie. Asinas que hue feré servir istas linias ta charrar de plantas, de tradicions y de cómo os sabers ancestrals pueden estar a nuestra salvación en un futuro.

Mientras sieglos, as conoixencias sobre remedios naturals s’han iu transmitindo de cheneración en cheneración, tenendo una gran influencia en a medicina moderna, que a lo largo d’o tiempo ha iu asimilando os sabers d’o campesinau. Manimenos, d’un tiempo a ista parte istas conoixencias han iu cayendo en l’ixuplido en beneficio d’as grans farmaceuticas, y tot y que a ciudadanía cada vez ye mas conscienciada sobre l’uso responsable d’os farmacos de sintesis, i hai muit pocos estudeos relacionaus con a materia.

Ye curiosa, a ignorancia que tenemos sobre os tresoros que tenemos arredol, y achugo a que a gran mayoría d’a población de Cantabria desconoixe que una planta tant conoixida por totz como a felguera, s’ha feito servir tradicionalment en ista tierra como alimentación t’o bestiar; que os ninos y ninas d’antes utilizaban o raquis d’as frondes u l’eixe d’a fuella ta chugar a toros y vacas; que s’emplegaba como aislant ta rellenar chergons, ta embolicar trunfas y  que no se chelasen, u en os tellaus; u que con as frondes d’as felgueras se fabricaban escobas…

Unatra planta que nos resulta familiar y que manimenos desconoixemos ye a yedra, que s’emplegaba no solament como planta trepadera ta dar mas consistencia a las fronteras, sino que tamién se feban coronas con as suyas fuellas ta levar a os difuntos; con o suyo cocimiento se feba un enxuague que aliviaba o dolor de ruellos; y con olio, sabuco, cera y yedra se feba una pomada que s’aplicaba ta aliviar cremaduras, crepas d’a piel, sabanyons u hemorroides. Amás, a las vacas que albortaban se les daba de minchar ista planta, a os caballos capaus se les lavaba con o cocimiento d’as fuellas y a saliva producida de mascar as suyas fuellas s’aplicaba sobre os uellos d’as vacas con boira u cataratas; y, por si estase poco, a ropa negra se lavaba en o cocimiento de yedra ta sacar-le a color parda.

Si dos plantas albergan totz istos usos, qué pasaría si inventariasenos toda a sabiduría popular arredol d’as plantas que nos rodean? Por ixo, resulta intresant consultar libros como ‘Estudios etnobotánicos en Campoo‘, de Manuel Pardo de Santayana, u ‘Etnobotánica en Miera: El lexico, los usos de las plantas y la vida tradicional en las montañas de Cantabria‘, de Javier Herrera Rovira, y investigar sobre os usos que tradicionalment s’han dau a las plantas que i hai a o nuestro arredol.

Y una vez aplegaus con l’entusiasmo conservador, ir mas enta allá, y enzurizar a familiars, amigos, u a chent que trobemos en qualsiquier puesto a que nos charren d’os usos que conoixen d’as plantas, minerals, etc… Y no limitar-nos a replegar solo que os usos medicinals, porque sería una pena que se nos eslampasen atros, como os destinaus a l’alimentación y a curación d’o bestiar, que a día de hue, con l’empente d’a ganadería ecolochica, cobran mas importancia que no nunca en suposar una alternativa a os alimentos transchenicos y a os farmacos de sintesi. Igual que sería una pena deixar que se perdesen en l’ixuplido aquellas especies y variedatz locals destinadas a o consumo, verdaderas delicias que no podemos quedar-nos sin descubrir. D’atra man, replegando istos usos, contribuimos a conservar a tradición y a biodiversidat locals.

Asinas que capucemo-nos en ista sabiduría, transmitamos-la, y aduyemos a conservar iste tresoro que no ye solament parte d’a nuestra historia y d’a nuestra cultura, sino que tamién puede estar a clau que nos ubra as puertas d’o futuro. Porque quan haigamos abusau tanto d’os antibioticos que ya no tiengan efectos, u quan todas as simients sían propiedat de multinacionals, as tradicions pueden estar as que nos libren d’as malotías y d’a fambre. Y no, no me clamen hippie, clamen-me conservadera.

Read More

Cuando las tradiciones curan

Artículo publicado el 21 de enero de 2016 en la sección La Braña de Eldiario.es Cantabria.

A principios de año, Marcos Pereda sugería en este diario, como propósito para este 2016, que fuésemos conservadores, y nos animaba a conservar nuestro patrimonio inmaterial, nuestra cultura, las palabras, los caminos, los árboles… Yo he decidido aceptar su invitación e intentar ser un poco más conservadora, y a la vez que hago los deberes, compartirlos para que más gente pueda sumarse. Así que hoy utilizaré estas líneas para hablar de plantas, de tradiciones y de cómo los saberes ancestrales pueden ser nuestra salvación en un futuro.

Durante siglos, los conocimientos sobre remedios naturales se han ido transmitiendo de generación en generación, teniendo una gran influencia en la medicina moderna, que a lo largo del tiempo ha ido asimilando los saberes del campesinado. Sin embargo, de un tiempo a esta parte estos conocimientos han ido cayendo en el olvido en beneficio de las grandes farmacéuticas, y a pesar de que la ciudadanía cada vez está más concienciada sobre el uso responsable de los fármacos de síntesis, hay muy pocos estudios relacionados con la materia.

Es curiosa, la ignorancia que tenemos sobre los tesoros que nos rodean, y apuesto a que la gran mayoría de la población de Cantabria desconoce que una planta tan conocida por todo el mundo como el helecho, se ha utilizado tradicionalmente en esta tierra como alimentación para el ganado; que los niños y niñas de antes utilizaban el raquis de las frondes o el eje de la hoja para jugar a toros y vacas; que se empleaba como aislante para rellenar jergones, para envolver patatas y evitar que se helaran, o en las techumbres; o que con las frondes de los helechos se fabricaban escobas…

Otra planta que nos resulta familiar y que sin embargo desconocemos es la hiedra, que se empleaba no sólo como planta trepadora para dar más consistencia a los muros, sino que también se hacían coronas con sus hojas para llevar a los difuntos; con su cocimiento se hacía un enjuague que aliviaba el dolor de muelas; y con aceite, saúco, cera y hiedra se hacía una pomada que se aplicaba para aliviar quemaduras, grietas de la piel, sabañones o hemorroides. Además, a las vacas que abortaban se les daba de comer esta planta, a los caballos capados se les lavaba con el cocimiento de las hojas y la saliva producida al masticar sus hojas se aplicaba sobre los ojos de las vacas con nube o cataratas; y, por si fuera poco, la ropa negra se lavaba en el cocimiento de hiedra para quitarle el color pardo.

[cml_media_alt id='1154']opinión[/cml_media_alt]

Si dos plantas albergan todos estos usos, ¿qué pasaría si inventariásemos toda la sabiduría popular en torno a las plantas que nos rodean? Por eso, resulta interesante consultar libros como ‘Estudios etnobotánicos en Campoo’, de Manuel Pardo de Santayana, o ‘Etnobotánica en Miera: El léxico, los usos de las plantas y la vida tradicional en las montañas de Cantabria’, de Javier Herrera Rovira, e investigar sobre los usos que tradicionalmente se han dado a las plantas que hay a nuestro alrededor.

Y una vez contagiados con el entusiasmo conservador, ir más allá, e incitar a familiares, amigos, o a gente que encontremos en cualquier lugar a que nos hablen de los usos que conocen de las plantas, minerales, etc… Y no limitarnos a recoger únicamente los usos medicinales, porque sería una pena que se nos escapasen otros, como los destinados a la alimentación y la curación del ganado, que hoy en día, con el auge de la ganadería ecológica, cobran más importancia que nunca al suponer una alternativa a los alimentos transgénicos y a los fármacos de síntesis. Igual que sería una pena dejar que se perdieran en el olvido aquellas especies y variedades locales destinadas al consumo, verdaderas delicias que no podemos quedarnos sin descubrir. Por otro lado, recogiendo estos usos, contribuimos a conservar la tradición y la biodiversidad locales.

Así que sumerjámonos en esta sabiduría, transmitámosla, y ayudemos a conservar este tesoro que no es sólo parte de nuestra historia y de nuestra cultura, sino que también puede ser la llave que nos abra las puertas del futuro. Porque cuando hayamos abusado tanto de los antibióticos que ya no tengan efectos, o cuando todas las semillas sean propiedad de multinacionales, las tradiciones pueden ser las que nos libren de las enfermedades y del hambre. Y no, no me llamen hippie, llámenme conservadora.

Read More

Una d’onsos

[cml_meya_alt itz='1105']Portiada d'o libro

Portiada d’o libro “El Pirineo contado” d’Enrique Satué

Iste texto perteneixe a o libro “El Pirineo contau”, d’Enrique Satué y publicau por Prames.

Amás de dicir que de l’onso s’ha feito un mito y una leyenda, poco mas cal adhibir. Mientres parte d’os habitants yeran con o bestiar en Tierra Baixa, a l’amparo d’as chamineras ennegridas y resplandecients, ancianos, mullers y ninos agrandioron, terchiversoron y transmitioron en cerrau rolde pedagochico tradicions que, muitas veces, yeran d’un orichen muit remoto.

A historia oral de l’onso no eslampa a istas pautas y si belún me pedise un eixemplo, yo le contaría siempre “A caza de l’onso de Yesero”.

No ye extranyo que ista leyenda se chestase en ista localidat, que a os pietz d’a gran osera de Tendenyera, dio buenos cazadors de plantigraus.

A fiera desapareixió d’os suyos monts a zaguers d’o sieglo XIX, y procedent d’a siguient centuria he replegau prou información sobre trobadas con aquella. A nuestra leyenda la he replegada tamién amán de Yesero, en Biescas (pareixidas se rechistran en tot l’ambito troncal indoeuropeo). En ista zaguera localidat se charra d’un grupo de cazadors d’a villa que levaban a un magnifico tirador d’o primer lugar que, cómo no, encaixando etnocentrismo, quedaría ridiculizau por l’onso. Allí precisament ya i heba “charrau a o escuchete” l’onso a un de Casa Usla, pues le’n rancó; y ye que as leyendas, quan se creyan, colean por tot arreu…

De qualsiquier traza, a tradición asocia con mayor insistencia a historia a Antón Samper y Ramón de Chacón, viellos amigos unius por as artes d’un rudo oficio (Saturnino Salvador Pardo, naixiu de Yésero en 1902).

[cml_meya_alt itz='1106']Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)[/cml_meya_alt]

Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)

O Yesero d’o sieglo XIX yera una polida aldeya rodiada de tuquetas, en l’interfluvio Galligo-Ara. Dende o lugar, a Sierra de Tendenyera, con as suyas selvas y cheleras, pareixeba que en qualsiquier momento podese desplomar-se y cayer sobre ell. A verdat ye que causaba respecto, maxime tenendo en cuenta que dende aquells chelos baixaba o Barranco de l’Infierno. Teneba trenta y seis casas, con una beroya escuela porticada, an no faltaba o detalle d’o reloch solar. A suya ilesia yera dedicada a Santo Saturnino y amás teneba dos ermitas: a d’a Virchen d’as Nieus que, cómo no, se miraba a Tendenyera, y a de Santo Chulián. Contaba con muit buenas chents, como encara succede hue. Parcas, prudents, reservadas; con “corazón de tieda”, como diz un amigo mayestro que exerció y s’enamoró en a suya choventut por ixes paraches. D’ixa cofradía yeran os nuestros Antón y Ramón, encara que masiau optimistas y confiaus; en ixo sí que no yeran autenticos montanyeses. Una nueit de sanmiguelada os nuestros amigos se chuntoron en a tabierna a chitar plans. Corrió o buen vin, tamién a cecina y más que más, se i charró muito, masiau… Mas que no planiar estratechias de caza, lo que se fació estió espelellar a l’onso antes de cazar-lo. Tot lo consumiu quedaría a cuenta d’o pelello que a l’atro’l día iban a cazar. Salioron de nueitz y en dos horas plegoron a las cercanías d’o Paso de l’Onso. Manimenos, pareixe que l’animal s’abanzó. L’ixafiego, os tragos y o creyer que o treballo ya yera feito, impidió que blincase l’adrenalina y que se movilizasen os refleixos. Dimpués de dubdar, Ramón encertó en encaramar-se a un abet. No lo fació asinas Antonio, que luego estió debaixo d’a tripa de l’onso. Enduró, sin alentar, zarandeus y mil perrerías que fació con ell o bicho, dica que iste se quedó convenciu d’a suya muerte. Solament quan l’onso habió marchau s’atrevió a descender Ramón. Quan plegó chunto a o socio s’acochó y le dició: “Ascuita, Antonio, qué t’iciba l’onso al escuchete?”. Antonio encara en tierra, sacudindo-se a ropa y emparando os vuelcos d’o corazón, bien le podió dicir lo d’a falordia de l’onso de Samaniego: “Aparta a tuya amistat d’a persona/ que si te veye en risgo t’abandona”.

[cml_meya_alt itz='1108']onso3[/cml_meya_alt]Manimenos, mas pragmatico, alavez sí fendo gala a la suya condición de montanyés, cambeó ixo por: “Na mocé. Que a piel, antes de cazata en cal espellejata”. O que no veniba a dicir unatra cosa que “no faigas cuentas, montanyés, que te saldrán d’o revés”, u, dito d’unatro modo, que no vendas o pelello de l’onso antes de cazar-lo.

Afortunadament o Pireneu no solament tiene toponimos, historias, leyendas y mitos de l’onso ya que encara i sobreviven ueito plantigraus. Chusto ye, pues, que se compensen os procesos aniquiladors d’o pasau. O Pirineu deixará de clamar-se asinas si desapareixe l’onso. Quan plegue ixe día -Dios no lo quiera- a chisla habrá encaramullau o veire y prencipiará a inflexión definitiva d’istas montanyas: ni i habrá leyendas, ni chents que las saban, ni animals, como l’onso, que las orichinen. Ta par d’alavez, recordar o mensache decimononico de l’indio Sealth a os escolars será exercicio de puro cinismo:

“(…) Isto sabemos: a tierra no perteneixe a l’hombre; l’hombre perteneixe a la tierra. Isto sabemos. Tot va enlazau, como a sangre que une a una familia. Tot va enlazau. Tot o que ocurra a la tierra le ocurrirá a os fillos d’a tierra. L’hombre no teixió a trama d’a vida; ell ye solament un filo. O que fa a trama le’n fa a ell mesmo. (…)”

Read More

Una de osos

Portada del libro “El Pirineo Contado” de Enrique Satué

Este texto pertenece al libro “El Pirineo contado”, de Enrique Satué y publicado por Prames.

Además de decir que del oso se ha hecho un mito y una leyenda, poco más cabe añadir. Mientras parte de los habitantes estaban con el ganado en Tierra Baja, al amparo de las chimeneas ennegrecidas y resplandecientes, ancianos, mujeres y niños engrandecieron, tergiversaron y transmitieron en cerrado círculo pedagógico tradiciones que, muchas veces, eran de un origen muy remoto.

La historia oral del oso no escapa a estas pautas y si alguien me pidiese un ejemplo, yo le contaría siempre “La caza del oso de Yésero”.

No es extraño que esta leyenda se gestase en esta localidad, que a los pies de la gran osera de Tendeñera, dio buenos cazadores de plantígrados.

La fiera desapareció de sus montes a finales del siglo XIX, y procedente de la siguiente centuria he recogido bastante información sobre encuentros con aquella. Nuestra leyenda la he recogido también cerca de Yésero, en Biescas (parecidas se registran en todo el ámbito troncal indoeuropeo). En esta última localidad se habla de un grupo de cazadores de la villa que llevaban a un magnífico tirador del primer pueblo que, cómo no, encajando etnocentrismo, quedaría ridiculizado por el oso. Allí precisamente ya había “hablado al escuchete” el oso a uno de Casa Usla, pues se la arrancó; y es que las leyendas, cuando se crean, colean por todas partes…

De cualquier manera, la tradición asocia con mayor insistencia la historia a Antón Samper y Ramón de Chacón, viejos amigos unidos por las artes de un rudo oficio (Saturnino Salvador Pardo, nacido en Yésero en 1902).

Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)

El Yésero del siglo XIX era una bonita aldea rodeada de picachos, en el interfluvio Gállego-Ara. Desde el pueblo, la Sierra de Tendeñera, con sus bosques y neveros, parecía que en cualquier momento pudiera desplomarse y caer sobre él. La verdad es que causaba respeto, máxime habida cuenta de que desde aquellos hielos bajaba el Barranco del Infierno. Tenía treinta y seis casas, con una preciosa escuela porticada, donde no faltaba el detalle del reloj solar. Su iglesia estaba dedicada a San Saturnino y además tenía dos ermitas: la de la Virgen de las Nieves que, cómo no, miraba a Tendeñera, y la de San Julián. Contaba con muy buenas gentes, como aún sucede hoy. Parcas, prudentes, reservadas; con “corazón de tieda”, como dice un amigo maestro que ejerció y se enamoró en su juventud por esos parajes. De esa cofradía eran nuestros Antón y Ramón, aunque demasiado optimistas y confiados; en eso sí que no eran auténticos montañeses. Una noche de sanmiguelada nuestros amigos se juntaron en la taberna a echar planes. Corrió el buen vino, también la cecina y sobre todo, se habló mucho, demasiado… Más que planear estrategias de caza, lo que se hizo fue despellejar al oso antes de cazarlo. Todo lo consumido quedaría a cuenta de la piel que al día siguiente iban a cazar. Salieron de noche y en dos horas llegaron a las cercanías del Paso de l’Onso. Sin embargo, parece que el animal se anticipó. El resuello, los tragos y el creer que el trabajo ya estaba hecho, impidió que saltase la adrenalina y que se movilizasen los reflejos. Tras dudar, Ramón acertó en encaramarse a un abeto. No lo hizo así Antonio, que pronto estuvo debajo de la tripa del oso. Aguantó, sin respirar, zarandeos y mil perrerías que hizo con él el bicho, hasta que este se quedó convencido de su muerte. Sólo cuando el oso se hubo marchado se atrevió a descender Ramón. Cuando llegó junto al socio se agachó y le dijo: “Ascuita, Antonio, ¿qué t’iciba l’onso al escuchete?”. Antonio aún en el suelo, sacudiéndose la ropa y sujetando los vuelcos del corazón, bien le pudo decir lo de la fábula del oso de Samaniego: “Aparta tu amistad de la persona/ que si te ve en riesgo te abandona”.

Sin embargo, más pragmático, entonces sí haciendo gala a su condición de montañés, cambió aquello por: “Na mocé. Que a piel, antes de cazata en hay que espellejata”. Lo que no venía a decir otra cosa que “no eches cuentas, montañés, que te saldrán al revés”, o, dicho de otro modo, que no vendas la piel del oso antes de cazarla.

Afortunadamente el Pirineo no sólo tiene topónimos, historias, leyendas y mitos del oso ya que todavía sobreviven ocho plantígrados. Justo es, pues, que se compensen los procesos aniquiladores del pasado. El Pirineo dejará de llamarse así si desaparece el oso. Cuando llegue ese día –Dios no lo quiera- la gota habrá colmado el vaso y comenzará la inflexión definitiva de estas montañas: ni habrá leyendas, ni gentes que las sepan, ni animales, como el oso, que las originen. Para entonces, recordar el mensaje decimonónico del indio Sealth a los escolares será ejercicio de puro cinismo:

“(…) Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado. Todo lo que ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace la trama se lo hace a sí mismo. (…)”

Read More

Programa radiofónico especial de Mallata

Mallata participó el pasado sábado 8 de noviembre en la V edición de la emisión especial de Radio Topo en lenguas minoritarias de Aragón, D’estrela a estrela, con este programa realizado a propósito para la ocasión.

El programa, que dura 40 minutos, fue posible gracias a la colaboración del etnógrafo Félix A. Rivas, y trata sobre la influencia del pastoralismo en la cultura popular aragonesa.

¡Esperamos que os guste!

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad