Category: Etnografía, etnoveterinaria y etnopastoralismo

Quan as tradicions curan

Articlo publicau o 21 de chinero de 2016 en a sección La Braña d’Eldiario.es Cantabria.

A prencipios d’anyo, Marcos Pereda sucheriba en iste diario, como proposito ta iste 2016, que estasenos conservadors, y nos empentaba a conservar o nuestro patrimonio immaterial, a nuestra cultura, as parolas, os camins, os arbols… Yo he decidiu acceptar a suya invitación y mirar d’estar un poquet mas conservadera, y de vez que foi os quefers, compartir-los ta que mas chent pueda sumar-se-ie. Asinas que hue feré servir istas linias ta charrar de plantas, de tradicions y de cómo os sabers ancestrals pueden estar a nuestra salvación en un futuro.

Mientras sieglos, as conoixencias sobre remedios naturals s’han iu transmitindo de cheneración en cheneración, tenendo una gran influencia en a medicina moderna, que a lo largo d’o tiempo ha iu asimilando os sabers d’o campesinau. Manimenos, d’un tiempo a ista parte istas conoixencias han iu cayendo en l’ixuplido en beneficio d’as grans farmaceuticas, y tot y que a ciudadanía cada vez ye mas conscienciada sobre l’uso responsable d’os farmacos de sintesis, i hai muit pocos estudeos relacionaus con a materia.

Ye curiosa, a ignorancia que tenemos sobre os tresoros que tenemos arredol, y achugo a que a gran mayoría d’a población de Cantabria desconoixe que una planta tant conoixida por totz como a felguera, s’ha feito servir tradicionalment en ista tierra como alimentación t’o bestiar; que os ninos y ninas d’antes utilizaban o raquis d’as frondes u l’eixe d’a fuella ta chugar a toros y vacas; que s’emplegaba como aislant ta rellenar chergons, ta embolicar trunfas y  que no se chelasen, u en os tellaus; u que con as frondes d’as felgueras se fabricaban escobas…

Unatra planta que nos resulta familiar y que manimenos desconoixemos ye a yedra, que s’emplegaba no solament como planta trepadera ta dar mas consistencia a las fronteras, sino que tamién se feban coronas con as suyas fuellas ta levar a os difuntos; con o suyo cocimiento se feba un enxuague que aliviaba o dolor de ruellos; y con olio, sabuco, cera y yedra se feba una pomada que s’aplicaba ta aliviar cremaduras, crepas d’a piel, sabanyons u hemorroides. Amás, a las vacas que albortaban se les daba de minchar ista planta, a os caballos capaus se les lavaba con o cocimiento d’as fuellas y a saliva producida de mascar as suyas fuellas s’aplicaba sobre os uellos d’as vacas con boira u cataratas; y, por si estase poco, a ropa negra se lavaba en o cocimiento de yedra ta sacar-le a color parda.

Si dos plantas albergan totz istos usos, qué pasaría si inventariasenos toda a sabiduría popular arredol d’as plantas que nos rodean? Por ixo, resulta intresant consultar libros como ‘Estudios etnobotánicos en Campoo‘, de Manuel Pardo de Santayana, u ‘Etnobotánica en Miera: El lexico, los usos de las plantas y la vida tradicional en las montañas de Cantabria‘, de Javier Herrera Rovira, y investigar sobre os usos que tradicionalment s’han dau a las plantas que i hai a o nuestro arredol.

Y una vez aplegaus con l’entusiasmo conservador, ir mas enta allá, y enzurizar a familiars, amigos, u a chent que trobemos en qualsiquier puesto a que nos charren d’os usos que conoixen d’as plantas, minerals, etc… Y no limitar-nos a replegar solo que os usos medicinals, porque sería una pena que se nos eslampasen atros, como os destinaus a l’alimentación y a curación d’o bestiar, que a día de hue, con l’empente d’a ganadería ecolochica, cobran mas importancia que no nunca en suposar una alternativa a os alimentos transchenicos y a os farmacos de sintesi. Igual que sería una pena deixar que se perdesen en l’ixuplido aquellas especies y variedatz locals destinadas a o consumo, verdaderas delicias que no podemos quedar-nos sin descubrir. D’atra man, replegando istos usos, contribuimos a conservar a tradición y a biodiversidat locals.

Asinas que capucemo-nos en ista sabiduría, transmitamos-la, y aduyemos a conservar iste tresoro que no ye solament parte d’a nuestra historia y d’a nuestra cultura, sino que tamién puede estar a clau que nos ubra as puertas d’o futuro. Porque quan haigamos abusau tanto d’os antibioticos que ya no tiengan efectos, u quan todas as simients sían propiedat de multinacionals, as tradicions pueden estar as que nos libren d’as malotías y d’a fambre. Y no, no me clamen hippie, clamen-me conservadera.

Read More

Cuando las tradiciones curan

Artículo publicado el 21 de enero de 2016 en la sección La Braña de Eldiario.es Cantabria.

A principios de año, Marcos Pereda sugería en este diario, como propósito para este 2016, que fuésemos conservadores, y nos animaba a conservar nuestro patrimonio inmaterial, nuestra cultura, las palabras, los caminos, los árboles… Yo he decidido aceptar su invitación e intentar ser un poco más conservadora, y a la vez que hago los deberes, compartirlos para que más gente pueda sumarse. Así que hoy utilizaré estas líneas para hablar de plantas, de tradiciones y de cómo los saberes ancestrales pueden ser nuestra salvación en un futuro.

Durante siglos, los conocimientos sobre remedios naturales se han ido transmitiendo de generación en generación, teniendo una gran influencia en la medicina moderna, que a lo largo del tiempo ha ido asimilando los saberes del campesinado. Sin embargo, de un tiempo a esta parte estos conocimientos han ido cayendo en el olvido en beneficio de las grandes farmacéuticas, y a pesar de que la ciudadanía cada vez está más concienciada sobre el uso responsable de los fármacos de síntesis, hay muy pocos estudios relacionados con la materia.

Es curiosa, la ignorancia que tenemos sobre los tesoros que nos rodean, y apuesto a que la gran mayoría de la población de Cantabria desconoce que una planta tan conocida por todo el mundo como el helecho, se ha utilizado tradicionalmente en esta tierra como alimentación para el ganado; que los niños y niñas de antes utilizaban el raquis de las frondes o el eje de la hoja para jugar a toros y vacas; que se empleaba como aislante para rellenar jergones, para envolver patatas y evitar que se helaran, o en las techumbres; o que con las frondes de los helechos se fabricaban escobas…

Otra planta que nos resulta familiar y que sin embargo desconocemos es la hiedra, que se empleaba no sólo como planta trepadora para dar más consistencia a los muros, sino que también se hacían coronas con sus hojas para llevar a los difuntos; con su cocimiento se hacía un enjuague que aliviaba el dolor de muelas; y con aceite, saúco, cera y hiedra se hacía una pomada que se aplicaba para aliviar quemaduras, grietas de la piel, sabañones o hemorroides. Además, a las vacas que abortaban se les daba de comer esta planta, a los caballos capados se les lavaba con el cocimiento de las hojas y la saliva producida al masticar sus hojas se aplicaba sobre los ojos de las vacas con nube o cataratas; y, por si fuera poco, la ropa negra se lavaba en el cocimiento de hiedra para quitarle el color pardo.

[cml_media_alt id='1154']opinión[/cml_media_alt]

Si dos plantas albergan todos estos usos, ¿qué pasaría si inventariásemos toda la sabiduría popular en torno a las plantas que nos rodean? Por eso, resulta interesante consultar libros como ‘Estudios etnobotánicos en Campoo’, de Manuel Pardo de Santayana, o ‘Etnobotánica en Miera: El léxico, los usos de las plantas y la vida tradicional en las montañas de Cantabria’, de Javier Herrera Rovira, e investigar sobre los usos que tradicionalmente se han dado a las plantas que hay a nuestro alrededor.

Y una vez contagiados con el entusiasmo conservador, ir más allá, e incitar a familiares, amigos, o a gente que encontremos en cualquier lugar a que nos hablen de los usos que conocen de las plantas, minerales, etc… Y no limitarnos a recoger únicamente los usos medicinales, porque sería una pena que se nos escapasen otros, como los destinados a la alimentación y la curación del ganado, que hoy en día, con el auge de la ganadería ecológica, cobran más importancia que nunca al suponer una alternativa a los alimentos transgénicos y a los fármacos de síntesis. Igual que sería una pena dejar que se perdieran en el olvido aquellas especies y variedades locales destinadas al consumo, verdaderas delicias que no podemos quedarnos sin descubrir. Por otro lado, recogiendo estos usos, contribuimos a conservar la tradición y la biodiversidad locales.

Así que sumerjámonos en esta sabiduría, transmitámosla, y ayudemos a conservar este tesoro que no es sólo parte de nuestra historia y de nuestra cultura, sino que también puede ser la llave que nos abra las puertas del futuro. Porque cuando hayamos abusado tanto de los antibióticos que ya no tengan efectos, o cuando todas las semillas sean propiedad de multinacionales, las tradiciones pueden ser las que nos libren de las enfermedades y del hambre. Y no, no me llamen hippie, llámenme conservadora.

Read More

Una d’onsos

[cml_meya_alt itz='1105']Portiada d'o libro

Portiada d’o libro “El Pirineo contado” d’Enrique Satué

Iste texto perteneixe a o libro “El Pirineo contau”, d’Enrique Satué y publicau por Prames.

Amás de dicir que de l’onso s’ha feito un mito y una leyenda, poco mas cal adhibir. Mientres parte d’os habitants yeran con o bestiar en Tierra Baixa, a l’amparo d’as chamineras ennegridas y resplandecients, ancianos, mullers y ninos agrandioron, terchiversoron y transmitioron en cerrau rolde pedagochico tradicions que, muitas veces, yeran d’un orichen muit remoto.

A historia oral de l’onso no eslampa a istas pautas y si belún me pedise un eixemplo, yo le contaría siempre “A caza de l’onso de Yesero”.

No ye extranyo que ista leyenda se chestase en ista localidat, que a os pietz d’a gran osera de Tendenyera, dio buenos cazadors de plantigraus.

A fiera desapareixió d’os suyos monts a zaguers d’o sieglo XIX, y procedent d’a siguient centuria he replegau prou información sobre trobadas con aquella. A nuestra leyenda la he replegada tamién amán de Yesero, en Biescas (pareixidas se rechistran en tot l’ambito troncal indoeuropeo). En ista zaguera localidat se charra d’un grupo de cazadors d’a villa que levaban a un magnifico tirador d’o primer lugar que, cómo no, encaixando etnocentrismo, quedaría ridiculizau por l’onso. Allí precisament ya i heba “charrau a o escuchete” l’onso a un de Casa Usla, pues le’n rancó; y ye que as leyendas, quan se creyan, colean por tot arreu…

De qualsiquier traza, a tradición asocia con mayor insistencia a historia a Antón Samper y Ramón de Chacón, viellos amigos unius por as artes d’un rudo oficio (Saturnino Salvador Pardo, naixiu de Yésero en 1902).

[cml_meya_alt itz='1106']Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)[/cml_meya_alt]

Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)

O Yesero d’o sieglo XIX yera una polida aldeya rodiada de tuquetas, en l’interfluvio Galligo-Ara. Dende o lugar, a Sierra de Tendenyera, con as suyas selvas y cheleras, pareixeba que en qualsiquier momento podese desplomar-se y cayer sobre ell. A verdat ye que causaba respecto, maxime tenendo en cuenta que dende aquells chelos baixaba o Barranco de l’Infierno. Teneba trenta y seis casas, con una beroya escuela porticada, an no faltaba o detalle d’o reloch solar. A suya ilesia yera dedicada a Santo Saturnino y amás teneba dos ermitas: a d’a Virchen d’as Nieus que, cómo no, se miraba a Tendenyera, y a de Santo Chulián. Contaba con muit buenas chents, como encara succede hue. Parcas, prudents, reservadas; con “corazón de tieda”, como diz un amigo mayestro que exerció y s’enamoró en a suya choventut por ixes paraches. D’ixa cofradía yeran os nuestros Antón y Ramón, encara que masiau optimistas y confiaus; en ixo sí que no yeran autenticos montanyeses. Una nueit de sanmiguelada os nuestros amigos se chuntoron en a tabierna a chitar plans. Corrió o buen vin, tamién a cecina y más que más, se i charró muito, masiau… Mas que no planiar estratechias de caza, lo que se fació estió espelellar a l’onso antes de cazar-lo. Tot lo consumiu quedaría a cuenta d’o pelello que a l’atro’l día iban a cazar. Salioron de nueitz y en dos horas plegoron a las cercanías d’o Paso de l’Onso. Manimenos, pareixe que l’animal s’abanzó. L’ixafiego, os tragos y o creyer que o treballo ya yera feito, impidió que blincase l’adrenalina y que se movilizasen os refleixos. Dimpués de dubdar, Ramón encertó en encaramar-se a un abet. No lo fació asinas Antonio, que luego estió debaixo d’a tripa de l’onso. Enduró, sin alentar, zarandeus y mil perrerías que fació con ell o bicho, dica que iste se quedó convenciu d’a suya muerte. Solament quan l’onso habió marchau s’atrevió a descender Ramón. Quan plegó chunto a o socio s’acochó y le dició: “Ascuita, Antonio, qué t’iciba l’onso al escuchete?”. Antonio encara en tierra, sacudindo-se a ropa y emparando os vuelcos d’o corazón, bien le podió dicir lo d’a falordia de l’onso de Samaniego: “Aparta a tuya amistat d’a persona/ que si te veye en risgo t’abandona”.

[cml_meya_alt itz='1108']onso3[/cml_meya_alt]Manimenos, mas pragmatico, alavez sí fendo gala a la suya condición de montanyés, cambeó ixo por: “Na mocé. Que a piel, antes de cazata en cal espellejata”. O que no veniba a dicir unatra cosa que “no faigas cuentas, montanyés, que te saldrán d’o revés”, u, dito d’unatro modo, que no vendas o pelello de l’onso antes de cazar-lo.

Afortunadament o Pireneu no solament tiene toponimos, historias, leyendas y mitos de l’onso ya que encara i sobreviven ueito plantigraus. Chusto ye, pues, que se compensen os procesos aniquiladors d’o pasau. O Pirineu deixará de clamar-se asinas si desapareixe l’onso. Quan plegue ixe día -Dios no lo quiera- a chisla habrá encaramullau o veire y prencipiará a inflexión definitiva d’istas montanyas: ni i habrá leyendas, ni chents que las saban, ni animals, como l’onso, que las orichinen. Ta par d’alavez, recordar o mensache decimononico de l’indio Sealth a os escolars será exercicio de puro cinismo:

“(…) Isto sabemos: a tierra no perteneixe a l’hombre; l’hombre perteneixe a la tierra. Isto sabemos. Tot va enlazau, como a sangre que une a una familia. Tot va enlazau. Tot o que ocurra a la tierra le ocurrirá a os fillos d’a tierra. L’hombre no teixió a trama d’a vida; ell ye solament un filo. O que fa a trama le’n fa a ell mesmo. (…)”

Read More

Una de osos

Portada del libro “El Pirineo Contado” de Enrique Satué

Este texto pertenece al libro “El Pirineo contado”, de Enrique Satué y publicado por Prames.

Además de decir que del oso se ha hecho un mito y una leyenda, poco más cabe añadir. Mientras parte de los habitantes estaban con el ganado en Tierra Baja, al amparo de las chimeneas ennegrecidas y resplandecientes, ancianos, mujeres y niños engrandecieron, tergiversaron y transmitieron en cerrado círculo pedagógico tradiciones que, muchas veces, eran de un origen muy remoto.

La historia oral del oso no escapa a estas pautas y si alguien me pidiese un ejemplo, yo le contaría siempre “La caza del oso de Yésero”.

No es extraño que esta leyenda se gestase en esta localidad, que a los pies de la gran osera de Tendeñera, dio buenos cazadores de plantígrados.

La fiera desapareció de sus montes a finales del siglo XIX, y procedente de la siguiente centuria he recogido bastante información sobre encuentros con aquella. Nuestra leyenda la he recogido también cerca de Yésero, en Biescas (parecidas se registran en todo el ámbito troncal indoeuropeo). En esta última localidad se habla de un grupo de cazadores de la villa que llevaban a un magnífico tirador del primer pueblo que, cómo no, encajando etnocentrismo, quedaría ridiculizado por el oso. Allí precisamente ya había “hablado al escuchete” el oso a uno de Casa Usla, pues se la arrancó; y es que las leyendas, cuando se crean, colean por todas partes…

De cualquier manera, la tradición asocia con mayor insistencia la historia a Antón Samper y Ramón de Chacón, viejos amigos unidos por las artes de un rudo oficio (Saturnino Salvador Pardo, nacido en Yésero en 1902).

Vista de Yésero (Foto: Wikipedia)

El Yésero del siglo XIX era una bonita aldea rodeada de picachos, en el interfluvio Gállego-Ara. Desde el pueblo, la Sierra de Tendeñera, con sus bosques y neveros, parecía que en cualquier momento pudiera desplomarse y caer sobre él. La verdad es que causaba respeto, máxime habida cuenta de que desde aquellos hielos bajaba el Barranco del Infierno. Tenía treinta y seis casas, con una preciosa escuela porticada, donde no faltaba el detalle del reloj solar. Su iglesia estaba dedicada a San Saturnino y además tenía dos ermitas: la de la Virgen de las Nieves que, cómo no, miraba a Tendeñera, y la de San Julián. Contaba con muy buenas gentes, como aún sucede hoy. Parcas, prudentes, reservadas; con “corazón de tieda”, como dice un amigo maestro que ejerció y se enamoró en su juventud por esos parajes. De esa cofradía eran nuestros Antón y Ramón, aunque demasiado optimistas y confiados; en eso sí que no eran auténticos montañeses. Una noche de sanmiguelada nuestros amigos se juntaron en la taberna a echar planes. Corrió el buen vino, también la cecina y sobre todo, se habló mucho, demasiado… Más que planear estrategias de caza, lo que se hizo fue despellejar al oso antes de cazarlo. Todo lo consumido quedaría a cuenta de la piel que al día siguiente iban a cazar. Salieron de noche y en dos horas llegaron a las cercanías del Paso de l’Onso. Sin embargo, parece que el animal se anticipó. El resuello, los tragos y el creer que el trabajo ya estaba hecho, impidió que saltase la adrenalina y que se movilizasen los reflejos. Tras dudar, Ramón acertó en encaramarse a un abeto. No lo hizo así Antonio, que pronto estuvo debajo de la tripa del oso. Aguantó, sin respirar, zarandeos y mil perrerías que hizo con él el bicho, hasta que este se quedó convencido de su muerte. Sólo cuando el oso se hubo marchado se atrevió a descender Ramón. Cuando llegó junto al socio se agachó y le dijo: “Ascuita, Antonio, ¿qué t’iciba l’onso al escuchete?”. Antonio aún en el suelo, sacudiéndose la ropa y sujetando los vuelcos del corazón, bien le pudo decir lo de la fábula del oso de Samaniego: “Aparta tu amistad de la persona/ que si te ve en riesgo te abandona”.

Sin embargo, más pragmático, entonces sí haciendo gala a su condición de montañés, cambió aquello por: “Na mocé. Que a piel, antes de cazata en hay que espellejata”. Lo que no venía a decir otra cosa que “no eches cuentas, montañés, que te saldrán al revés”, o, dicho de otro modo, que no vendas la piel del oso antes de cazarla.

Afortunadamente el Pirineo no sólo tiene topónimos, historias, leyendas y mitos del oso ya que todavía sobreviven ocho plantígrados. Justo es, pues, que se compensen los procesos aniquiladores del pasado. El Pirineo dejará de llamarse así si desaparece el oso. Cuando llegue ese día –Dios no lo quiera- la gota habrá colmado el vaso y comenzará la inflexión definitiva de estas montañas: ni habrá leyendas, ni gentes que las sepan, ni animales, como el oso, que las originen. Para entonces, recordar el mensaje decimonónico del indio Sealth a los escolares será ejercicio de puro cinismo:

“(…) Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado. Todo lo que ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace la trama se lo hace a sí mismo. (…)”

Read More

Programa radiofónico especial de Mallata

Mallata participó el pasado sábado 8 de noviembre en la V edición de la emisión especial de Radio Topo en lenguas minoritarias de Aragón, D’estrela a estrela, con este programa realizado a propósito para la ocasión.

El programa, que dura 40 minutos, fue posible gracias a la colaboración del etnógrafo Félix A. Rivas, y trata sobre la influencia del pastoralismo en la cultura popular aragonesa.

¡Esperamos que os guste!

Read More

Lupos y pastors

Iste texto de Félix Rivas estió publicau o 27 d’aviento de 1998 en “El Diario del AltoAragón”.

Encara que fa decenios que estió abatiu o zaguer d’os lupos de l’Alto Aragón, qualsiquier pastor que sienta charrar d’iste mitico animal remerará os espantos y temors que dispertaba dica fa pocos anyos entre os habitants d’o meyo rural.

Ye bien sabiu de totz que, antes mas, os grans rabanyos d’ovellas d’o Pireneu iban siempre acompanyaus de quantos mastines, protechius por gruesos collars de claus, y quala unica función yera plantar cara a os lupos.

[cml_meya_alt itz='885']timber-wolves-907680_1280[/cml_meya_alt]En a Sierra de Guara me contoron que a primers de sieglo yeran freqüents as enrestidas a o bestiar. Por o que pareix, aprofitoron l’atardecer ta salir por os camins y, con os suyos aullius, se chuntaban ta fer un chicot grupo. Si o suyo obchectivo yera un rabanyo d’ovellas podeba ocurrir como en un corral d’o lugar, agora deshabitau de Santo Pelegrín, en o qual dentró a lupada y acabó con tot o bestiar. Pero a temor yera muita mayor si o menazau yera bell caminant solitario, como aquell que se dirichiba enta Eripol y en os pinars d’Asque habió de puyar a un arbol y asperar con paciencia. Ista temor yera segurament l’orichen d’a creyencia seguntes a quala, si en ir caminando se te desligaban as alpargatas de minyón, quereba dicir que os lupos te yeran acazando y lo millor yera buscar un arbol bien alto ta refuchiar-se entre as suyas ramas.

Hue, manimenos, encara que os lupos d’o norte d’a meseta castellana no pleguen, por agora, dica as nuestras tierras, a suya leyenda sigue viva entre os pastors altoaragoneses. Ya no se i veyen lupos, pero atras fieras similars continan recorrendo os nuestros monts como aquella que, fa uns pocos anyos causaba estragos entre os rabanyos d’as sierras que se troban a caballo entre o Viello Aragón y as Altas Cinco Villas. Tal como me lo describioron, teneba a cabeza mas prolargada que a d’un lupo, pero pareixeba una “mezcla rara, ni can ni lupo, como si l’hesen traito de difuera”.

[cml_meya_alt itz='887']pyrenees-617620_1280[/cml_meya_alt]Pero deixando a un costau as fieras no identificables, o periglo t’os ganaders de hue no son ya os lupos sino os suyos parients lexans os cans asilvestraus que forman bandadas dimpués d’estar abandonaus por os suyos duenyos. En qualsiquier parte se pueden sentir historias d’ataques a o bestiar. Un pastor me contaba o caso d’una paridera en Santalecina en a quala dentró una manada d’istes cans y acaboron con mas de docientas ovellas. Mesmo muit amán d’a Pardina d’Ayés, chunto a Rapún, podié acompanyar a dos pastors d’o lugar d’Ara mientres acazaban a tres cans que ixa mesma nueit heban matau y feriu a quantas ovellas d’o suyo rabanyo.

En a construcción de muitos d’os antigos corrales se teneba en cuenta a presencia d’os lupos y, en a parte superior d’as suyas fronteras, se colocaban ramas y grans piedras u zaborras, ta impedir a dentrada d’alimanyas a o suyo interior. Hue en día, manimenos, o problema d’os cans asilvestraus puede tornar-se especialment grieu con a difusión d’un moderno tipo d’aprisco denominau pastor electrico (encara que en Ribagorza le claman chulet, igual que a aquell zagal que serviba d’aprendiz en os antigos grupos pastorils y que en a resta de l’Alto Aragón yera conoixiu como repatán u rabadán) y que consiste en un encletau de meya altura formau por un ret entre o qual discurren uns finos cables connectaus a una simpla batería d’auto.

Read More

Lobos y pastores

Este texto de Félix Rivas fue publicado el 27 de diciembre de 1998 en “El Diario del AltoAragón”.

Aunque hace décadas que fue abatido el último de los lobos del Alto Aragón, cualquier pastor que oiga hablar de este mítico animal recordará los miedos y temores que despertaba hasta hace pocos años entre los habitantes del medio rural.

Es bien sabido de todos que, antaño, los grandes rebaños de ovejas del Pirineo iban siempre acompañados de varios mastines, protegidos por gruesos collares de clavos, y cuya única función era plantar cara a los lobos.

En la Sierra de Guara me contaron que a comienzos de siglo eran frecuentes los ataques al ganado. Al parecer, aprovecharon el atardecer para salir por los caminos y, con sus aullidos, se juntaban para formar un pequeño grupo. Si su objetivo era un rebaño de ovejas podía ocurrir como en un corral del pueblo, ahora deshabitado de San Pelegrín, en el que entró la lobada y acabó con todo el ganado. Pero el temor era mucho mayor si el amenazado era algún caminante solitario, como aquél que se dirigía hacia Eripol y en los pinares de Asque tuvo que subirse a un árbol y esperar con paciencia. Este temor era seguramente el origen de la creencia según la cual, si al ir andando se te desataban las alpargatas de miñón, quería decir que los lobos te estaban persiguiendo y lo mejor era buscar un árbol bien alto para refugiarse entre sus ramas.

Hoy, sin embargo, aunque los lobos del norte de la meseta castellana no lleguen, por ahora, hasta nuestras tierras, su leyenda sigue viva entre los pastores altoaragoneses. Ya no se ven lobos, pero otras fieras similares continúan recorriendo nuestros montes como aquélla que, hace unos pocos años causaba estragos entre los rebaños de las sierras que se encuentran a caballo entre el Viello Aragón y las Altas Cinco Villas. Tal como me lo describieron, tenía la cabeza más alargada que la de un lobo, pero parecía una “mezcla rara, ni perro ni lobo, como si lo hubieran traído de fuera”.

Pero dejando a un lado las fieras no identificables, el peligro para los ganaderos de hoy no son ya los lobos sino sus parientes lejandos los perros asilvestrados que forman bandadas después de ser abandonados por sus dueños. En cualquier parte se pueden oír historias de ataques al ganado. Un pastor me contaba el caso de una paridera en Santalecina en la que entró una manada de estos perros y acabaron con más de doscientas ovejas. Incluso muy cerca de la Pardina de Ayés, junto a Rapún, pude acompañar a dos pastores del pueblo de Ara mientras perseguían a tres perros que esa misma noche habían matado y herido a varias ovejas de su rebaño.

En la construcción de muchos de los antiguos corrales se tenía en cuenta la presencia de los lobos y, en la parte superior de sus muros, se colocaban ramas y grandes piedras o zaborras, para impedir la entrada de alimañas a su interior. Hoy en día, sin embargo, el problema de los perros asilvestrados puede volverse especialmente grave con la difusión de un moderno tipo de aprisco denominado pastor eléctrico (aunque en Ribagorza le llaman chulet, igual que a aquel zagal que servía de aprendiz en los antiguos grupos pastoriles y que en el resto del Alto Aragón era conocido como repatán o rabadán) y que consiste en un vallado de media altura formado por una red entre la que discurren unos finos cables conectados a una simple batería de coche.

Read More

Cuando el futuro depende de no perder el pasado

Hoy, miércoles 16 de septiembre, defiendo mi trabajo fin de máster. Ha sido un trabajo en el que he invertido mucho tiempo pero en el que, sobre todo, he aprendido muchas cosas. Lo más importante, es que he aprendido cosas que -aún- no están en los libros. Lo cual, también me hace preguntarme cuántas cosas habrán quedado sin documentar y descansarán para siempre en algún cajón de la historia.

[cml_media_alt id='722']Entrevistando a Pedro José Gericó, de Sallent de Gállego[/cml_media_alt]

Entrevistando a Pedro José Gericó, de Sallent de Gállego

El trabajo que hoy defiendo se titula Etnoveterinaria en el Valle de Tena y Tierra de Biescas. La etnoveterinaria es el conocimiento y/o la aplicación de remedios naturales, transmitidos de forma oral y dirigidos a la prevención y a la curación de las enfermedades de los animales. Es decir, la etnoveterinaria estudia cómo se curaba a los animales cuando no había industrias farmacéuticas. Este tipo de estudios cobran gran interés ahora que está aumentando el número de ganaderos que optan por sistemas de producción ecológicos, dado que el Reglamento vigente de Ganadería Ecológica (CE) Nº 834/2007 (CE, 2007) señala que “se utilizará preferentemente la fitoterapia, que utiliza plantas medicinales en forma de esencias y extractos y la homeopatía, que permite tratar al animal sin dejar residuos en sus productos; los sistemas de cría se basarán en la utilización máxima de los pastos, según estén disponibles a lo largo del año, teniendo que estar constituida la ración diaria, al menos un 60% de la materia seca por forrajes”. Motivos por los que resultan imprescindibles este tipo de trabajos que ponen al alcance de ganaderos y técnicos recursos muy accesibles pero cada vez más desconocidos.

[cml_media_alt id='717']El agua de la decocción del barrabón se utiliza para cicatrizar las heridas[/cml_media_alt]

El agua de la decocción del barrabón se utiliza para cicatrizar las heridas

Para la elaboración del estudio, se han realizado 31 entrevistas a 30 informantes, se han registrado un total de 92 elementos empleados con fines medicinales, reproductivos o de producción animal en el Valle de Tena y Tierra de Biescas (79 taxones vegetales diferentes pertenecientes a 47 familias botánicas, 16 remedios de origen vegetal, 1 hongo, 13 remedios de origen animal, 9 minerales, 2 químicos y 8 manipulaciones u otros remedios).

Sin embargo, un 43% de las personas entrevistadas tiene más de 80 años, mientras que menos de un 17% tiene menos de 60 años. La media de edad de los informantes es de 74 años, lo que pone de manifiesto la avanzada edad de las personas con conocimientos en esta materia, y por tanto, la situación de peligro de extinción en la que se encuentran estos saberes, que son, ahora, más necesarios que nunca debido a la necesidad de alternativas a los productos farmacéuticos.

[cml_media_alt id='721']La piedra de Ordovés es utilizada para curar múltiples males, tanto de personas como de animales.[/cml_media_alt]

La piedra de Ordovés es utilizada para curar múltiples males, tanto de personas como de animales.

Ha sido, desde luego, un trabajo precioso, en el que 30 personas, que no me conocían de nada, decidieron compartir conmigo lo que sabían, lo que habían aprendido de sus ancestros. Un trabajo de formación profesional, sí, pero sobre todo un trabajo de encuentro con una cultura, una lengua, un paisaje y una forma de vida milenarias. Un trabajo que sólo ha hecho que empezar, porque cuento los días para reencontrarme con estas personas, y para conocer a muchas otras y seguir llenando el cuaderno de saberes mágicos y ancestrales. Porque quiero seguir escuchando historias de mujeres que cada noche de San Juan, antes de que amanezca, salen a recolectar flores de sabuco, tolonjina, menta, malvas… para confeccionar un ramo que luego dejarán secar y con el que harán saumerios para curar multitud de males. Porque quiero seguir escuchando historias de hombres que cuelgan en las cuadras piedras planas con agujeros naturales. Porque quiero seguir escuchando testimonios de gente que acude a curanderos y que bebe agua en el que han sumergido una piedra que salió del cuerpo de una culebra. Porque quiero que Luis, en su precioso aragonés panticuto, me siga contando los secretos que un día le contó su abuelo. Porque quiero seguir viendo ovejas negras en los rebaños, protegidos por mastines. Y porque quiero que las siguientes generaciones también puedan coleccionar remedios y palabras que se niegan a morir.

Read More

Remedios de origen animal usados en etnomedicina y en etnoveterinaria

Caldo de lechuza para sanar las paperas, caldo de perros recién nacidos para los tuberculosos, lengua de culebra para la dentición de los bebés, o sapos vivos hervidos en aceite para curar las heridas producidas por los yugos en las caballerías… parecen remedios sacados del libro de Harry Potter, pero no, se trata de animales usados tradicionalmente en la medicina y la veterinaria popular.

[cml_media_alt id='615']pilmadores[/cml_media_alt]Navegando entre la bibliografía para un trabajo sobre etnoveterinaria, fui a dar con un libro del etnólogo Rafael Andolz titulado De pilmadores, curanderos y sanadores en el AltoAragón, publicado en 1987, en el cual se recogen distintos remedios utilizados durante el pasado siglo XX. Algunos llamaron mucho mi atención, como el conocido baile de la tarántula, llevado a la práctica en la zona de Monegros, donde las picaduras de tarántulas se curaban a base de música y coplas. Cuando una persona resultaba afectada por la picadura de estos arácnidos, se les llevaba a su casa y se les obligaba a guardar cama bien abrigados (con varias mantas y varios braseros cargados con las brasas del hogar). A la vez, en la alcoba, comenzaba la fiesta: se tocaba, se cantaba y se bebía sin parar, haciendo caso omiso a los gritos de la persona enferma. Al cabo de varias horas de juerga, y sobre todo era efectivo si el enfermo bailoteaba dentro de la cama, la enfermedad desaparecía. Rafael Andolz en su libro se pregunta si la efectividad de tan curioso tratamiento radicará en el sudor que provoca y que ayudaría a eliminar las toxinas. La explicación de los locales era que “la tarántula tiene como una especie de guitarra en la espalda y mientras tocan los músicos en casa del enfermo, la tarántula también baila y se agota”. En el Programa de Fiestas de Pallaruelo de 1977 aparecía un poema de Juan Barrieras que en una de sus estrofas decía así “Y si pica tarantula/ u le fiza un escorpión/ ta curalo de camino/ buscaban un tañedor/ y allí venga a bailar jotas/ la gente por t’ol redol/ y si había algún jotero/ tirar valiente canción/ y con otras mercancías/ aunque les en digo yo/ a persona no paicía/ y se le’n iba el dolor”. Curiosamente, este mismo baile para curar los atarantamientos se ha registrado también en el sur de Italia.

Además de este, aparecen en el libro muchos llamativos remedios, algunos de ellos de origen animal, como tomar el jugo derivado de macerar hígado de caballo o de ternera en vino fuerte para curar las anemias, atar a la cabeza del enfermo un palomo vivo abierto a lo largo para curar la meningitis, o el que llevaban a la práctica en Binéfar para evitar el dolor que tenían los niños cuando les salían los dientes, que consistía en que el padre del afectado debía coger una culebra, arrancarle la lengua y soltar la culebra otra vez, la lengua se envolvía en un paño que, con un imperdible, se colocaba en alguna prenda del niño. Los tuberculosos se curaban bebiendo caldo de perros recién nacidos, sólo que no podían saber de qué era el caldo, sino el remedio no surtía efecto, mientras que en Ibieca tomaban caldo de lechuza para las paperas. Por otrolado, en Arén, trataban las hemorroides de la siguiente manera: se vertía un lagarto vivo en aceite hirviendo, se deshacía todo, se le añadía espliego y grasa de cerdo y la mezcla se untaba por la noche durante tres o cuatro días, tiempo tras el cual, se curaban.

[cml_media_alt id='616']isard-275435_1280[/cml_media_alt]Tras descubrir esta curiosa obra de Rafael Andolz, y sin esperanzas de encontrar vivos en la memoria de los montañeses más remedios de este tipo, me llevé una segunda sorpresa, cuando una señora de Barbenuta me narró cómo curaban en su juventud las heridas que las caballerías se hacían con los yugos, y que consistía en hervir sapos vivos en aceite y después aplicar ese aceite, una vez frío, sobre las heridas para que cerrasen. Un señor de Yosa me confirmó que en su casa también se hacía, aunque sólo hervían la piel del sapo. En el Valle de Tena era muy común usar cuerno de sarrio para afecciones diversas, como las paperas, infecciones bucales, pulmonías de diversas especies o la fiebre de las caballerás; y en muchos lugares, empleaban las telarañas como cicatrizantes.

Aunque el uso de animales en etnomedicina y etnoveterinaria no esté justificado, resulta curioso que nuestros antepasados, a base de la técnica de ensayo-error descubriesen formas curativas que, siglos después, la ciencia explicaría, como por ejemplo, que la secreción mucosa del sapo tiene efecto anestésico local y además detiene las hemorragias o que las telarañas son buenas cicatrizantes porque estimulan el crecimiento y la actividad natural de las células en contacto con ellas y además están recubiertas con hongos que tienen acción antibiótica.

Read More

El Saúco, una planta muy utilizada en la veterinaria popular altoaragonesa

La Sambucus nigra, conocida en castellano como saúco y en aragonés como sabuco o sabuquero, es un arbusto muy común en el Pirineo y en otras zonas de la Península Ibérica. Es de corteza suberosa, de color pardo en el tronco, de color ceniza en las ramas añejas y verde en los brotes del año. La flor es blanca y da unos frutos negros y carnosos.

El saúco florece a partir de abril, principalmente por San Juan, aunque sus frutos no maduran hasta finales de verano. Este arbusto se cría en sotos, setos, ribazos de huertos… entre los 500 y los 1.500 m.

El saúco es, probablemente, la planta más utilizada en la veterinaria popular altoaragonesa. Sus flores se recolectaban y se dejaban secar para disponer de ellas todo el año. Se usaban solas o formando parte del popular Ramo de San Juan. Este ramo se recolectaba la noche del 24 de junio justo antes de que amaneciese y se componía de flores de sabuco (Sambucus nigra), malva (Malva sylvestis), menta (Mentha spp.), tolongina (Melissa officinalis), rosas silvestres (Rosa canina), etc… Para que tuviera más poder se bendecía en la iglesia. Este ramo se dejaba secar, bien en los balcones de las casas, bien junto al hogar. Y se guardaba para hacer vapores o humos que se aplicaban en los animales enfermos.

[cml_media_alt id='571']sambucus nigra flor[/cml_media_alt]Los vapores o humos de sabuco o del Ramo de San Juan se podían obtener bien quemando la flor de sabuco en una sartén vieja para que se generase el humo, o bien hirviéndola en una perola de agua para producir los vapores. Se utilizaban para cualquier patología a nivel respiratorio, algunas enfermedades digestivas (empachos, diarreas, cólicos intestinales) y problemas a nivel de ubre (mastitis, mordeduras de víbora, secado…). También era eficaz en las inflamaciones de la glándula parótida (paperas).

Cuando se trataba de enfermedades respiratorias, digestivas o de la glándula parótida, se colocaba al animal enfermo una manta sobre la cabeza, y por debajo de los ollares se colocaba una sartén rusiente con la flor, o la olla con la decocción, para obligarlo de esta manera a inhalar los vapores. Para los cólicos, intestinales, hay quien hace incidir los vapores en el vientre del afectado. También era conocido el efecto de la mermelada de sabuco para patologías a nivel bronquial.

[cml_media_alt id='570']sambucus nigra fruto[/cml_media_alt]Si, por el contrario, se quería tratar una mastitis o una fizadura de víbora en la mama* , se colocaba la sartén o perola debajo de la ubre del animal. Para que la curación fuese más eficaz, después se cubría el cuarterón afectado con buro (barro arcilloso). Cuando lo que se quería era secar al animal, se hacían incidir los vapores sobre un trapo húmedo durante unos minutos y se aplicaban sobre las mamas.

Además, los humos del Ramo de San Juan también se utilizaban para desinfectar cubículos donde había muerto algún animal. También se hacía en las habitaciones de las casas en las que había fallecido alguna persona.

*Cabe aclarar que los informantes solían achacar cualquier inflamación de la glándula mamaria a la mordedura de víbora, cuando en la mayoría de ocasiones, la hinchazón sería de origen bacteriano.

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad