Category: Ganadería

Caminando por Loporzano sin ganadería intensiva

La Plataforma Loporzano SIN ganadería intensiva organiza el domingo 10 de abril, una caminata por el territorio colindante a la localidad de Loporzano para darlo a conocer y explicar porque se oponen a la instalación de dos granjas de porcino en este lugar.

La actividad dará comienzo en la Ermita del Viñedo a las 11 de la mañana, y posteriormente se cruzará la carretera para recorrer el Camino Natural de la Hoya, que nos llevará a San Fertús. La excursión continuará hasta el núcleo de Ayera, desde donde se dirigirá al conjunto arqueológico de Piedra Mora.

Más información en la página de Facebook de la Plataforma Loporzano SIN ganadería intensiva.

Read More

Charrazo en Zaragoza: A sostenibilidat d’a ganadería

A ganadería ha moldeau mientras sieglos l’ecosistema en o qual vivimos, dica convertir-se en pieza clave d’o mesmo. Manimenos, l’auche en o zaguer sieglo d’a ganadería intensiva ha meso en periglo a integridat d’o paisache d’o nuestro arredol. L’aumento d’a ganadería industrial, dependient de farmacos y piensos transchenicos y kilometricos, y a desaparición d’a ganadería extensiva, que aduya a conservar a biodiversidat y a aprevenir incendios, han accelerau a degradación d’o medio que habitamos.

Ta charrar d’istes dos modelos de ganadería y analisar o suyo impacto en o nuestro día a día, Amigos d’a Tierra Aragón organiza la charrada “A sostenibilidad d’a ganadería” con Lucía López Marco, autora d’o blog Mallata.com. L’evento tendrá puesto o viernes 1 d’abril en La Pantera Rossa (c/ Santo Vicente de Paúl, 28. Zaragoza).

Read More

Charla en Zaragoza: La sostenibilidad de la ganadería

La ganadería ha moldeado durante siglos el ecosistema en el que vivimos, hasta convertirse en pieza clave del mismo. Sin embargo, el auge durante el último siglo de la ganadería intensiva ha ido poniendo en peligro la integridad del paisaje que nos rodea. El aumento de la ganadería industrial, dependiente de fármacos y piensos transgénicos y kilométricos,  y la desaparición de la ganadería extensiva, que ayuda a conservar la biodiversidad y a prevenir incendios, han acelerado la degradación del medio que habitamos.

Para hablar de estos dos modelos de ganadería y analizar su impacto en nuestro día a día, Amigos de la Tierra Aragón organiza la charla “La sostenibilidad de la ganadería” con Lucía López Marco, autora del blog Mallata.com. El evento tendrá lugar el viernes 1 de abril en La Pantera Rossa (c/ San Vicente de Paúl, 28. Zaragoza).

Read More

Mongolia, nomadas y conservacion

I hai puestos perdius en o mapa que una siempre ha soniau visitar. En o mío caso, dende que tiengo memoria he quiesto viachar a Mongolia. Habió d’estar por bell reportache d’a 2, d’ixes que veyemos solo que quatro frikis. Siga por lo que siga, Mongolia m’ha pareixiu siempre un paraiso, un mundo paralelo an que os humans continan desplazando-se-ne a o ritmo d’o bestiar en busca de pastos y an que a chent vive en harmonía con l’entorno, aprofitando lo que a tierra les da, y tornando-le a ista solament o que ameneste.

[cml_meya_alt itz='1199']Pastor nómada en Mongolia dirichindo a un grupo de caballos. (Fuent: Pixabay)[/cml_meya_alt]

Pastor nomada en Mongolia dirichindo a un grupo de caballos. (Fuent: Pixabay)

A muita chent le resulta extranyo que sonee con puyar-me a un caballo y cabalgar a o paso d’o rabanyo en un puesto perdiu, con chent que fa servir un idioma que desconoixco, que amontan y desmontan casa suya en busca d’alimento t’os suyos animals, que beben leit de reno y que charran con as alicas. Con lo facil que ha d’estar ir-se-ne ta Nueva York, emplir os livianos con l’aire griso que vierten os tubos d’escape, caminar entre os empentons d’a chent, sentir-se una fornigueta entre tanto rascaciels, minchar una hamburguesa de dubdosa procedencia acompanyada d’una coca-coda light (tamién de dubdosa procedencia) y tirar l’envase a o sulero como si estase un elemento mas d’o mobiliario urbán…

O caso ye que debo estar un bicho raro, y por ixo me fascinan Mongolia y a relación d’as suyas chents con o suyo ecosistema. Un día descubrié a os ninos rata d’Ulan-Bator y empecipié a veyer que aquell país d’ensuenyo, yera de vez un mundo de contrastes an que no tot ye perfecto.

Fa poco un amigo me pasó una noticia publicada por a ONG Survival en a quala se denunciaba a privación de cazar en a zona an que habitan os dukhas, un pueblo indichena de pastors nomadas d’a taiga de Mongolia, en declarar-se en 2013 aria protechida.

[cml_meya_alt itz='1198']Chamán dukha preparándo un ritual en o norte de Mongolia. (Fuent: Wikipedia)[/cml_meya_alt]

Chamán dukha preparando un ritual en o norte de Mongolia. (Fuent: Wikipedia)

S’estima que en l’actualidat i hai bells 500 dukhas, d’os quals, arredol de 200 continan estando cazadors – recolectors nomadas. Os dukhas viven en a taiga, en botigas de lona denominadas alaci y migran con os suyos renos, que les aduyan a tresladar-se y les proporcionan leit, pero que no sacrifican que en caso de necesidat extrema, u quan os animals son ta desvielle. Tamién recolectan trunfas y fruitos silvestres, y levan cheneracions cazando animals silvestres, seguindo, seguntes indica l’articlo de Survival “os suyos propios y estrictos regles que estableixen a cantidat d’animals que pueden cazar, asinas como quán y os puestos an pueden fer-lo. Istas normas guarencian que no se caza en exceso, sino solament acorde a las suyas necesidatz. A caza no ye ta ells solament una forma d’obtener virolla: ye una parte integral d’o suyo modo de vida”. Quan cazan, agradeixen y demandan sincusas a o esprito de l’animal por medio de rituals chamanicos, de vez que ofrendan parte d’a carne a o fuego, a la naturaleza y a os espritos antes de minchar-la.

[cml_meya_alt itz='1201']Nina dukha chugando chunto a un reno. (Fuent: Imgur)[/cml_meya_alt]

Nina dukha chugando chunto a un reno. (Fuent: Imgur)

Mientras sieglos, os dukhas han viviu en harmonía con o medio, vivindo d’a tierra y mirando-se de no sobreexplotar os recursos naturals, asegurando a suya existencia t’as cheneracions venideras. Por ixo, iste pueblo nativo de Mongolia no entiende porqué o gobierno les vieda la caza, restricción ista que altera de raso a suya forma de vida nomada y que les obliga a abandonar os suyos costumbres y tradicions; amás, a privación ye “en nombre d’a conservación”. Resulta paradoxal, quan si s’ha conservau ixe paisache ye en gran parte gracias a os dukhas.

Fa malagana, no puedo definir-lo de garra atra traza, como historias similars se repiten por totz os costaus por a incapacidat de dos partes a posar-se y dialogar ta aconseguir entender-se y desembolicar politicas chustas que embrequen a os achents locals y aconseguir conservar patrimonios unicos. Pareixe que l’administración contina sin entender que as cosas no se solucionan imposando, sino charrando, y que si no explican a os dukhas os motivos d’a privación de caza, y si no escuitan d’istes as conseqüencias que tiene ta ells ista decisión, nunca no trobarán una solución viable que satisfaiga a todas dos partes.

[cml_meya_alt itz='1200']Yurta d'una familia nómada en Mongolia (Fuent: Pixabay)[/cml_meya_alt]

Yurta d’una familia nomada en Mongolia (Fuent: Pixabay)

Me pregunto quan aconseguiré viachar ta Mongolia, y, mas que mas, qué habrá estau d’os dukhas quan i vaiga, continarán estando nomadas u los habrán convertiu ya en alcoolicos sedentarios?

Read More

Mongolia, nómadas y conservación

Hay lugares perdidos en el mapa que una siempre ha soñado visitar. En mi caso, desde que tengo recuerdo he querido viajar a Mongolia. Debió de ser por algún reportaje de la 2, de esos que vemos sólo cuatro frikis. Fuera por lo que fuere, Mongolia me ha parecido siempre un paraiso, un mundo paralelo donde los humanos se siguen desplazando al ritmo del ganado en busca de pastos y donde la gente vive en armonía con el entorno, aprovechando lo que la tierra les da, y devolviéndole a ésta sólo lo que necesita.

Pastor nómada en Mongolia dirigiendo a un grupo de caballos. (Fuente: Pixabay)

Pastor nómada en Mongolia dirigiendo a un grupo de caballos. (Fuente: Pixabay)

A mucha gente le resulta extraño el que sueñe con subirme a un caballo y cabalgar al paso del rebaño en mitad de la nada, con gente que utiliza un idioma que desconozco, que montan y desmontan su casa en busca de alimento para sus animales, que beben leche de reno y que hablan con las águilas. Con lo fácil que debe ser irse a Nueva York, llenar los pulmones con el aire gris que vierten los tubos de escape, andar entre los empujones de la gente, sentirse una hormiguita entre tanto rascacielos, comer una hamburguesa de dudosa procedencia acompañada de una coca-cola light (también de dudosa procedencia) y tirar el envase al suelo como si fuera un elemento más del mobiliario urbano…

El caso es que debo de ser un bicho raro, y por eso me fascinan Mongolia y la relación de sus gentes con su ecosistema. Un día descubrí a los niños rata de Ulan-Bator y empecé a ver que aquel país de ensueño, era a la vez un mundo de contrastes donde no todo es perfecto.

Hace poco un amigo me pasó una noticia publicada por la ONG Survival en la que se denunciaba la prohibición de cazar en la zona donde habitan los dukhas, un pueblo indígena de pastores nómadas de la taiga de Mongolia, al declararse en 2013 área protegida.

Chamán dukha preparando un ritual en el norte de Mongolia. (Fuente: Wikipedia)

Se estima que en la actualidad hay unos 500 dukhas, de los cuales, alrededor de 200 siguen siendo cazadores – recolectores nómadas. Los dukhas viven en la taiga, en tiendas de lona denominadas alaci y migran con sus renos, que les ayudan a trasladarse y les proporcionan leche, pero que sólo sacrifican en caso de necesidad extrema, o cuando los animales están para desvieje. También recolectan patatas y frutos silvestres, y llevan generaciones cazando animales silvestres, siguiendo, según indica el artículo de Survival “sus propias y estrictas reglas que establecen la cantidad de animales que pueden cazar, así como cuándo y los lugares donde pueden hacerlo. Estas normas garantizan que no se caza en exceso, sino únicamente acorde a sus necesidades. La caza no es para ellos sólo una forma de obtener comida: es una parte integral de su modo de vida”. Cuando cazan, agradecen y piden disculpas al espíritu del animal mediante rituales chamánicos, a la par que ofrendan parte de la carne al fuego, a la naturaleza y a los espíritus antes de comerla.

[cml_media_alt id='1201']Niña dukha jugando junto a un reno. (Fuente: Imgur)[/cml_media_alt]

Niña dukha jugando junto a un reno. (Fuente: Imgur)

Durante siglos, los dukhas han vivido en armonía con el medio, viviendo de la tierra y cuidándose de no sobreexplotar los recursos naturales, asegurando su existencia para las generaciones venideras. Por eso, este pueblo nativo de Mongolia no entiende porqué el gobierno les prohibe la caza, restricción esta que altera por completo su forma de vida nómada y que les obliga a abandonar sus costumbres y tradiciones; además, la prohibición es “en nombre de la conservación”. Resulta paradójico, cuando si se ha conservado ese paisaje es en gran parte gracias a los dukhas.

Da rabia, no puedo definirlo de otra manera, como historias similares se repiten por todo el mundo por la incapacidad de dos partes a sentarse y dialogar para conseguir entenderse y desarrollar políticas justas que impliquen a los agentes locales y conseguir conservar patrimonios únicos. Parece que la administración sigue sin entender que las cosas no se solucionan imponiendo, sino dialogando, y que si no explican a los dukhas los motivos de la prohibición de caza, y si no escuchan de estos las consecuencias que tiene para ellos esta privación, jamás encontrarán una solución viable que satisfaga a ambas partes.

[cml_media_alt id='1200']Yurta de una familia nómada en Mongolia (Fuente: Pixabay)[/cml_media_alt]

Yurta de una familia nómada en Mongolia (Fuente: Pixabay)

Me pregunto cuando conseguiré viajar a Mongolia, y, sobretodo, qué habrá sido de los dukhas cuando vaya, ¿seguirán siendo nómadas o los habrán convertido ya en alcohólicos sedentarios?

Read More

Que i plega o lupo!

Articlo publicau o 10 d’aviento de 2015 en El diario.es Cantabria.

Una vez un ganadero d’a Vall de Boí (Lérida) me contó que l’heban convidau a un debat d’a televisión catalana sobre a reintroducción de l’onso. En un momento dau ell dició: “Queretz onso en os Pireneus? Pus yo tiburón blanco en a Barceloneta”.

Reconoixco que siempre he esfendiu a biodiversidat, porque no entiendo a cadena si falta un d’os eslabons, y, por tanto, esfiendo a reintroducción (bien feita) de l’onso y a presencia d’atras especies de fauna salvache como lo lupo. Pero tamién he de confesar que aquell charrazo, fa ya quantos anyos, m’ubrió os uellos y me fació veyer que i hai atros factors que afectan a ixa parella en eterna crisi que forman a ganadería y a fauna salvachina.

Advierto ya, dende o prencipio, que no tiengo una formula machica que solucione o problema. No la tiengo yo, ni creigo que la tienga dengún, pero sí considero que hemos d’estar conscients que as cosas no son blancas ni negras, y que cal saber quitar-le partiu a o griso.

A verdat ye que ta una parte d’a sociedat, que a ormino no vive en o meyo rural, a fauna salvache resulta un atractivo, mientres que gran parte d’a chent que se dedica a la ganadería veye a l’onso, a o lupo, y mesmo agora tamién a os buitres, como un periglo. Ye verdat, que a presencia d’istas especies causa baixas a o bestiar y que as indemnizacions no compensan, porque una cantidat economica nunca no compensa quan se tracta de substituir a animals que ya yeran criaus y acostumbraus.

Manimenos, tamién ye verdat que os pastors siempre han conviviu con a fauna silvestre y han buscau ferramientas ta protecher-se d’ella. Me lo diciba, poco tiempo dimpués d’aquella charrada con o mesache d’os onsos y os tiburons blancos, unatro ganadero, prou mayor, ista vez d’o Pireneu Aragonés, que aseguraba que o problema no yera l’onso, sino l’haber perdiu o costumbre d’estar con os animals en puerto, en cuenta de deixar-los solencos, de tener mostins que esfendesen a o rabanyo…

Os lupos enristen a o bestiar, sí. Pero tamién aduyan a regular as poblacions d’atras especies de l’ecosistema, y, en regular a istas, reducen a incidencia de bellas malotías d’as qualas ditas especies son reservorios y que afectan a la ganadería como, por eixemplo, a tuberculosis. A fauna salvachina ye astí, a cosa ye, ya que i ye, por qué no quitar beneficio d’ella?

Ye o caso d’o queso Pé Descaous (Piet descalzo, nombre con o qual s’apoda a l’onso en a zona de Béarn), d’o Pirineo Francés, caracteristico porque leva sellau un macelo d’onso. A iniciativa de comercializar iste queso naixió d’a union d’un grupo de ganaders (Les Bergers du Haut Béarn), una asociación d’esfensa de l’onso pardo (FIEP Groupe Ours Pyrénées) y a ONG conservacionista WWF Francia, con l’obchectivo de lanzar o mensache de que “si desapareixen os pastors, desapareixerá l’onso”.[cml_meya_alt itz='1061']PE_DESCAOUS_1[/cml_meya_alt]

Y o mensache cala entre turistas y locals, que compran o queso porque comprenden que protecher a l’onso ye protecher a biodiversidat d’a zona, ya que l’onso ye una “especie batiauguas”, isto ye, en protecher-la, se proteche de forma indirecta a muitas atras especies que forman parte d’o suyo habitat, y por tanto, se conserva ixe paisache; y que ta conservar a l’onso y a o paisache, amenesten debant de tot mantener a ganadería.

A presencia d’o lupo ye resultando polemica no solo que en Cantabria, sino tamién en Castiella y Leyón y Galicia. Manimenos, entre tanta batida amaneixen experiencias positivas como la d’a ganadería ecolochica gallega Casa Grande Xanceda, an que decidioron meter fin a las enrestidas d’o lupo con somers y mostins, dau que os somers detectan a presencia d’istes y meten en alerta a os mostins, que protechen a o bestiar.

En ista torre transforman ells mesmos a suya leit en queso y yogurs, y fan servir como reclamo publicitario a suya esfensa en a protección d’o meyo ambient por meyo d’iniciativas como conservar una especie en periglo d’extinción, como o somero, una raza tamién en periglo, como ye o mostín, y o saber convivir con o lupo, tres razons que convencen a os suyos clients, caracterizaus, mas que mas, por estar concienciaus con a ecolochía.

Por tanto, ye necesario que a sociedat urbana escuite a la rural y s’amane a os espantos d’ista ent’a fauna silvestre. Pero tamién ye necesario entender que esfender a figura d’o lupo ye esfender a o ganadero, a tantas atras especies y un paisache. En un sistema que esfiende cada vez mas a ganadería intensiva, ye crucial saber quitar-le o maximo partiu a o meyo y entender que a fauna ye o millor marketing.

Tamién ye necesario mantener as aduyas a la ganadería, pero a cambeo de protección y vichilancia d’os rabanyos, amás de empentar a ran oficial a valorización d’aquells productos elaboraus en zonas con presencia d’especies de fauna salvachina, trucando lo ficacio d’a población sobre a importancia d’emparar bellas actividatz socioeconomicas ta conservar o paisache local.

En resumen, fuigamos d’o negro, estando conscients de que mica no ye blanco, pero quitando o maximo partiu a o griso ta que quan i plegue o lupo, en cuentas de pretar a correr, tiengamos una sincusa ta continar.

Read More

¡Que viene el lobo!

Artículo publicado el 10 de diciembre de 2015 en El diario.es Cantabria.

U

Una vez un ganadero de La Vall de Boí (Lérida) me contó que lo habían invitado a un debate de la televisión catalana sobre la reintroducción del oso. En un momento dado él dijo: “¿Queréis oso en los Pirineos? Pues yo tiburón blanco en La Barceloneta”. (más…)

Read More

Desmontamos un McDonald’s?

Articlo publicau o 12 de noviembre de 2015 en O diario.es Cantabria.

L’atro día yera dando una clase a ganaders quan un d’ells esclató. De primeras no entendié a qué veniban as suyas declaracions, quan no yera ni o momento, ni o puesto, ni teneba brenca que veyer o que dició con o que yeranos tractando. Dimpués comprendié que tot ha de veyer. O mesache en qüestión empecipió a vomecar a suya rabia en clase, debant de l’asombro d’os suyos companyers y o mío, y a dicir verdatz plenas de mal, como fan mal as cosas que nos pareixen inchustas y debant d’as qualas, aparentment, no podemos fer cosa. Yera molesto con o nuevo sistema de saniamiento ganadero en Cantabria, con que le matasen a vacas baixo la sospeita de tener tuberculosis y que dimpués dasen negativo, habendo de contentar-se con una indemnización, como si tot podese pagar-se con diners. Le feba mal o suyo oficio, ya que pasa mas tiempo entre líos burocraticos que con as vacas, l’ixuplido, as dificultatz, a impotencia…

[cml_meya_alt itz='1001']Cartel-publicitario-Baviera-leit-fuerta_EDIIMA20151111_0581_5[/cml_meya_alt]O caso ye que yo lo sentiba charrar y no podeba privar alcordar-me d’a mía epoca d’estudiant Erasmus, quan iba por torres cercanas a Munich y veyeba uns cartels en as estrabillas an diciba “Unsre Milch macht Bayern stark” (A nuestra leit fa fuerte a Baviera). Remero que en Baviera, tot y que i heba un fuerte choque entre a sociedat urbana y a rural, os ganaders d’a rechión yeran motivo d’argüello, ya que se les consideraba os conservadors d’a cultura bavara. Ye mas, siempre m’asombró d’o cartel que no i metese “Unsere”, en alemán estandar, sino “Unsre”, como lo diría un autentico bavaro, y que as chents d’a ciudat s’enargüellesen que os suyos ganaders seguisen dicindo “Unsre” y luitasen porque ixas peculiaridatz d’a luenga bavara no se perdesen. Me pregunto de qué tacharían a la chent rural si manyana fesen publicidat d’os suyos productos con un cartel en cantabru que dicise “A muestra lechi jaz juerti a Cantabria”, as burlas que habrían d’endurar.

Talment ixe sía parte d’o problema, ixa superioridat infundada con a qual dende as ciudatz se mira a o meyo rural, ixa burla ent’a suya ancestral forma de charrar, descendient d’una luenga hue en periglo d’extinción, y a la suya forma de ganar-se a vida: prencipio a sospeitar que i hai chent que creye que a virolla la fabrica una maquina amagada en l’almacén d’o supermercau, y que i hai qui piensa que os praus son verdes por arte de machia, no porque i haiga vacas minchando a hierba, diseminando simients y abonando os campos.

O caso, tornando t’o mío ganadero indignau, ye que l’atra (gran) parte d’o problema son os propios productors, y asinas le’n facié saber, charrando-le d’os ganaders d’a localidat de Millau. He de reconoixer que admiro muito a José Bové, y que bella vez m’han advertiu que no habría de charrar tanto d’ell, a lo menos no a os ganaders, no vaiga a estar que belún m’escuite y actúe (que ye, precisament, lo que soi deseyando). Ta qui no lo saban, Bové yera un ganadero d’o Macizo Central francés que, quan en 1999 Estaus Unius decidió aumentar os arancels d’o queso Roquefort como respuesta a la prohibición d’a Unión Europea d’importar carne con hormonas d’o país americán, reunió a 300 ganaders en Millau (o municipio mas important d’a zona de producción d’iste tipo de queso) y desmontoron pieza por pieza o McDonald’s d’o lugar. Diez d’istes ganaders, entre ells Jose Bové, estioron condenaus a tres meses de garchola, gracias a o qual a noticia s’extendió por toda Francia, enterando-se asinas tot o país d’o que yera pasando con o queso Roquefort y decidindo emparar a os suyos paisanos. Por iste tipo de protestas, dengún no les tose a os ganaders franceses y aconsiguen que os politicos les escuiten y que no se sinyen acuerdos sin a suya presencia, amás de que son muit conscients d’o poder d’o voto rural en as urnias y saben utilizar-lo.

Os ganaders de vacuno de leit europeus han anunciau ta hue diversas movilizacions y actos de protesta baixo o lema “Your policy ruins dairy farmers” (A vuestra politica ruina a os ganaders de leit) ta denunciar a crisi d’o sector. Me pregunto si os ganaders espanyols s’en habrán fartau ya, si ferán bella cosa dillá d’o que han feito dica agora, bella cosa que, en cuenta de provocar a risa en Madrit, provoque respecto. Si sabrán estar conscients d’o que o suyo voto suposa de cara t’o 20 d’aviento y si sabrán transmitir a os politicos. No fa falta desmontar un McDonald’s, pero ye necesario levar a cabo accions que tiengan una mayor repercusión. Ye una vergüenya o que ye pasando con a ganadería, pero encara mas vergüenyoso ye que os ganaders no den un punyetazo sobre a mesa y digan “dica aquí”.

Read More

¿Desmontamos un McDonald’s?

Artículo publicado el 12 de noviembre de 2015 en El diario.es Cantabria.

El otro día estaba dando una clase a ganaderos cuando uno de ellos estalló. Al principio no entendí a qué venían sus declaraciones, cuando no era ni el momento, ni el lugar, ni tenía nada que ver lo que dijo con lo que estábamos tratando. Luego comprendí que todo tiene que ver. El chico en cuestión empezó a vomitar su rabia en clase, ante el asombro de sus compañeros y el mío, y a decir verdades llenas de dolor, como duelen las cosas que nos parecen injustas y ante las que, aparentemente, no podemos hacer nada. Estaba molesto con el nuevo sistema de saneamiento ganadero en Cantabria, con que le matasen a vacas bajo la sospecha de tener tuberculosis y que luego diesen negativo, teniendo que contentarse con una indemnización, como si todo pudiese pagarse con dinero. Le dolía su oficio, ya que pasa más tiempo entre líos burocráticos que con las vacas, el olvido, las dificultades, la impotencia…

[cml_media_alt id='1001']Cartel-publicitario-Baviera-leche-fuerta_EDIIMA20151111_0581_5[/cml_media_alt]El caso es que yo lo oía hablar y no podía evitar acordarme de mi época de estudiante Erasmus, cuando iba por granjas cercanas a Múnich y veía unos carteles en las cuadras donde decía “Unsre Milch macht Bayern stark” (Nuestra leche hace fuerte a Baviera). Recuerdo que en Baviera, a pesar de que había un fuerte choque entre la sociedad urbana y la rural, los ganaderos de la región eran motivo de orgullo, ya que se les consideraba los conservadores de la cultura bávara. Es más, siempre me asombró del cartel que no pusiese “Unsere”, en alemán estándar, sino “Unsre”, como lo diría un auténtico bávaro, y que las gentes de la ciudad se enorgulleciesen de que sus ganaderos siguieran diciendo “Unsre” y luchasen porque esas peculiaridades de la lengua bávara no se perdiesen. Me pregunto de qué tacharían a la gente rural si mañana hiciesen publicidad de sus productos con un cartel en cántabru que dijera “La muestra lechi jaz juerti a Cantabria”, las burlas que tendrían que aguantar.

Quizás ese sea parte del problema, esa superioridad infundada con la que desde las ciudades se mira al medio rural, esa burla hacia su ancestral forma de hablar, descendiente de una lengua hoy en peligro de extinción, y a su forma de ganarse la vida: empiezo a sospechar que hay gente que cree que la comida la fabrica una máquina escondida en el almacén del supermercado, y que hay quien piensa que los prados son verdes por arte de magia, no porque haya vacas comiendo la hierba, diseminando semillas y abonando los campos.

El caso, volviendo a mi ganadero indignado, es que la otra (gran) parte del problema son los propios productores, y así se lo hice saber, hablándole de los ganaderos de la localidad de Millau. He de reconocer que admiro mucho a José Bové, y que alguna vez me han advertido de que no debería hablar tanto de él, al menos no a los ganaderos, no vaya a ser que alguno me escuche y actúe (que es, precisamente, lo que estoy deseando). Para quienes no lo sepan, Bové era un ganadero del Macizo Central francés que, cuando en 1999 Estados Unidos decidió aumentar los aranceles del queso Roquefort como respuesta a la prohibición de la Unión Europea de importar carne con hormonas del país americano, reunió a 300 ganaderos en Millau (el municipio más importante de la zona de producción de este tipo de queso) y desmontaron pieza por pieza el McDonald’s del pueblo. Diez de estos ganaderos, entre ellos Jose Bové, fueron condenados a tres meses de cárcel, gracias a lo cual la noticia se extendió por toda Francia, enterándose así todo el país de lo que estaba pasando con el queso Roquefort y decidiendo apoyar a sus paisanos. Por este tipo de protestas, nadie les tose a los ganaderos franceses y consiguen que los políticos les escuchen y que no se firmen acuerdos sin su presencia, además de que son muy conscientes del poder del voto rural en las urnas y saben utilizarlo.

Los ganaderos de vacuno de leche europeos han anunciado para hoy diversas movilizaciones y actos de protesta bajo el lema “Your policy ruins dairy farmers” (Vuestra política arruina a los ganaderos de leche) para denunciar la crisis del sector. Me pregunto si los ganaderos españoles se habrán hartado ya, si harán algo más allá de lo que han hecho hasta ahora, algo que, en vez de provocar la risa en Madrid, provoque respeto. Si sabrán ser conscientes de lo que su voto supone de cara al 20 de diciembre y si sabrán transmitírselo a los políticos. No hace falta desmontar un McDonald’s, pero es necesario llevar a cabo acciones que tengan una mayor repercusión. Es una vergüenza lo que está pasando con la ganadería, pero aún más vergonzoso es que los ganaderos no den un puñetazo sobre la mesa y digan “hasta aquí”.

Read More

Oportunidades, ventajas y retos de la producción de leche ecológica

[cml_media_alt id='874']cows-73371_1280[/cml_media_alt]En los últimos años se está hablando mucho de la crisis que está atravesando el sector lácteo. La desaparición de las cuotas lácteas ha puesto en peligro la estabilidad de cientos de explotaciones familiares que se ven condenadas a abandonar su forma de vida. Sin embargo, no todo está perdido, un cambio en el modelo de producción puede ser una oportunidad para diferenciarse del resto y dar valor añadido al producto.

Además, cada vez más gente está concienciada sobre el origen de los alimentos que consume, especialmente con la presencia de transgénicos, el empleo de químicos de síntesis y el bienestar animal. Es por esto que en los últimos años ha aumentado la venta de productos ecológicos.

Oportunidades y ventajas de la ganadería de leche ecológica

  • La producción animal ecológica gira en torno a una alimentación en base a pastos y recursos forrajeros propios: al menos un 50% de los alimentos han de proceder de la propia explotación, y más del 60% de la materia seca de la ración diaria debe estar constituida por forrajes. Además, la estabulación está limitada a periodos climatológicos adversos, por lo que se hace una utilización máxima de los pastos. También cabe destacar que no está permitido el empleo de organismos modificados genéticamente y que la alimentación de los terneros ha de ser con leche materna al menos durante los tres primeros meses de vida.
  • Este tipo de producción constituye una alternativa para las zonas geográficas desfavorecidas, al aprovechar al máximo los recursos propios y no depender de insumos externos.
  • La ganadería ecológica se adapta a las crecientes exigencias medioambientales y, al estar limitada la carga ganadera, se reduce la problemática ligada a la gestión de residuos.
  • Tal y como se ha indicado anteriormente, la producción de leche ecológica supone una diferenciación en los mercados y da un valor añadido a la leche y a sus productos derivados.

Retos de la producción láctea ecológica

  • [cml_media_alt id='873']cow-201148_1280[/cml_media_alt]Se trata de un sistema de producción diferente del convencional, por lo que puede costar adaptarse al cambio en la forma de trabajar, principalmente en materia de sanidad, ya que está restringido el uso de tratamientos convencionales a un máximo de 3 tratamientos  por vaca y año (duplicándose, además, el tiempo de espera de los medicamentos) y se prioriza la aplicación de métodos alternativos como la fitoterapia o la homeopatía. Tampoco está permitido el tratamiento sistemático preventivo con productos convencionales. Estos cambios en el manejo sanitario, sumados a los cambios en la alimentación, exigen al productor aquirir nuevos conocimientos y un cambio de mentalidad y de rutinas.
  • Es un tipo de ganadería muy ligada a la tierra, por lo que, en algunos casos, la falta de terreno y la atomización de las parcelas puede dificultar al productor el aumento y/o la concentración de la base territorial de la explotación necesario para ajustarse a la baja densidad ganadera permitida.
  • Otro de los retos es desacostumbrar al consumidor a la homogeneidad del producto a la que está acostumbrado, puesto que al estar la alimentación muy ligada a la disponibilidad de pasto, la producción láctea es mayor en los meses de primavera-verano y cae en otoño-invierno. También varía la cantidad de grasa en la misma.

Para más información al respecto, resulta interesante la lectura del manual práctico Recomendaciones para la mejora de la calidad de la leche ecológica del Centro de Investigación y Formación Agrarias de Cantabria, disponible en este enlace.

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad