Category: ¡Queremos vivir aquí!

Aragón, tierra de pastores

Artículo escrito originalmente en aragonés y publicado el 23 de abril de 2020, con motivo del Día de Aragón, en Eldiario.es Aragón

Se oye un grito a lo lejos. ¿Será San Jorge? ¿Será el dragón? ¿Será la princesa escapando de los dos? O, tal vez, sea el oso que, despierto de su largo letargo, y sin ruidos humanos que lo asusten, baja y baja tratando de encontrar algo que comer.

Tal vez hayamos perdido ya todos nuestros dioses y nuestras leyendas, y no nos queden ya San Jorges que nos vengan a salvar.

Tal vez nos hayamos convertido en otra especie. Puede ser que hayamos desevolucionado y nos hayamos convertido en un ser individualista que no tiene pasado, ni futuro. Que no siente, que no vive.

Nos hemos convertido en unos cuerpos desgarrados,
en unos pies desterrados que caminan sin rumbo hacia ese horizonte donde muere la tierra.

Dejamos que la maleza ocultase la cruz que había en el saso, y nos encerramos en un ecosistema de edificios desmembrados donde olvidamos la sombra de la sabina, el olor del rebaño, el baile de los alimoches.

Dime, ¿dónde quedan ahora todas las historias que antes se escapaban con el humo de las chimeneas?

Quizás estén enterradas bajo las losas de una casa caída… ¿Cuántas leyendas se habrán perdido? ¿Cuántas se habrán quedado sin contar? ¿Qué habrá sido de esa raza de mujeres y hombres que un día marcaron su ley allá donde la distancia es el monte y al cielo se le trata de tú a tú?

Ese país de nobleza pastoril y cielo azulado continúa vivo, pero nos hemos olvidado de él. Nuestros pastores y pastoras se han convertido en una especie en peligro de extinción. En un edelweiss cada vez más difícil de encontrar y que parece que ya solo intentan proteger las ONGs conservacionistas, pero sin escucharles mucho. Como si existiera su figura pero no tuvieran voz.

Nosotros también nos hemos olvidado de ellos. Comprando productos sin mirar de donde proceden, y sin importarnos mucho. ¿En cuántas casas harán hoy ternasco para comer? ¿Cuánta gente se parará a pensar que ese ternasco ha sido criado por unos pastores que dan vida a nuestros ecosistemas y que a cambio reciben un precio injusto? Que esos pastores y pastoras han conservado durante siglos nuestros paisajes, nuestras leyendas, nuestras palabras…

Hoy celebramos San Jorge,
Sin libro, ni flor,
Sin amigos, ni lanzón
Y en vez de bandera,
Un crespón oscuro en el balcón.

Y mientras soñamos con volvernos hiedra y trepar por las ventanas. Saltar a la calle y sentir el río, nuestros pastores y pastoras surcan libres los campos que dan vida a nuestros paisajes.

Imagen: Pilar Serrano

Read More

La Delegación del Gobierno en Aragón autoriza salidas al huerto en casos concretos

Tras varias semanas de incertidumbre sobre la permisión o no de atender los huertos de autoconsumo tras la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020 de estado de alarma, y tras el manifiesto de Aragón Hacia la Soberanía Alimentaria, secundado por 30 Ayuntamientos y 189 entidades y colectivos,  solicitando el permiso para la ciudadanía para poder acceder a los huertos de autoconsumo, la Delegación del Gobierno en Aragón ha informado en un comunicado de que “el desplazamiento para el cuidado o la recolección de huertos particulares o de
autoconsumo no tiene la consideración de actividad incursa en ninguno de los casos contemplados” en el artículo 7.1 en el que se autoriza la circulación por las vías de uso público en casos determinados.

La Delegación del Gobierno ha concretado que en Aragón solo está permitido acudir al huerto en los siguientes supuestos:
• Cuidado y alimentación de animales al considerarse causa de fuerza mayor a los efectos de su inclusión en los supuestos autorizados,  previstos en el artículo 7.1 g) del Real Decreto
• El cuidado o recolección de huertos de autoconsumo sólo se puede considerar autorizado de manera excepcional en aquellos casos en los que, en atención a la situación socioeconómica del interesado, el consumo del producto de los mismos resulte imprescindible para atender a su subsistencia

Por otro lado, el comunicado señala que “la realización de estas actividades cuando sea posible dentro de las salvedades, se realizarán dentro del mismo término municipal, de manera individual, sin interactuar con otros usuarios que puedan estar realizando tareas de la misma naturaleza en fincas o parcelas colindantes. Además, la duración de la permanencia en estas explotaciones será la mínima indispensable y únicamente para realizar tareas exclusivamente agrícolas, teniendo que cumplir con las normas establecidas para la protección de la salud y la seguridad de los ciudadanos. En cualquier caso no está permitido el acceso a huertas ubicadas en segundas residencias”.

La decisión no ha gustado a los usuarios que no han tardado en compartir memes en las redes sociales.

Read More

Feliz Día d’a Luita labradora

Totz os 17 d’abril se celebra o día d’a luita labradora en homenache a todas aquellas personas que treballan y esfienden a tierra, a sobiranía alimentaria y cudian d’a naturaleza, as simients y razas locals y l’augua. O motivo d’ista calendata ye en homenache a 19 labradors d’o Movimiento Sin Tierra que estioron asasinaus o 17 d’abril en o Dorado dos Carajas, Brasil, por a policía militar d’o estau de Pará, y qualos asesinos a día de hue siguen impunes. Aquell asesinato conmocionó a lo mundo y, pa que a suya muerte no se xublidase y para visibilizar a suya luita y a de tantas personas por a sobiranía alimentaria, se declaró o 17 d’abril como o Día d’a Luita Labradora.

Por qui han dau a suya vida en esfensa d’a sobiranía alimentaria, y por todas as personas que dan vida a la tierra, celebremos o Día de la Luita labradora.

Read More

Feliz Día de la Lucha Campesina, Feliz Día de la Lucha Labradora

Cada 17 de abril se celebra el día de lucha campesina en homenaje a todas aquellas personas que trabajan y defienden la tierra, la soberanía alimentaria y cuidan de la naturaleza, las semillas y razas locales y el agua. El motivo de esta fecha es en homenaje a 19 campesinos del Movimiento Sin Tierra que fueron asesinados el 17 de abril en el Dorado dos Carajas, Brasil por la policía militar del estado de Pará, y cuyos asesinos a día de hoy siguen impunes. Aquel asesinato conmocionó al planeta y, para que su muerte no fuera en vano y para visibilizar su lucha y la de tantas personas por la soberanía alimentaria, se declaró el 17 de abril como el Día de la Lucha Campesina.

Sin embargo, la palabra “campesino/a”, no resulta familiar en la mitad norte de la Península Ibérica, donde la palabra empleada sería labrador/a o sus variantes en otras lenguas ibéricas (labrego/a, llaurador/a, etc…).

Por quienes han dado su vida en defensa de la soberanía alimentaria, y por todas las personas que dan vida a la tierra, celebremos el Día de la Lucha campesina, el Día de la Lucha labradora.

Read More

Por un feminismu d’hermanes de tierra: Manifiestu 2020 poles muyeres rurales

Esti marzu nun nos traxo la primavera; yá lleva asomando dende iviernu demasiao pronto. La falta d’agües y l’emerxencia climática na que mos atopamos faen más que necesario nomar la crisis ecolóxica y climática. Actuar, ser conscientes de la tierra que triamos, d’esos árboles que s’ensuguen per primer vegada pola seca pero entá asina siguen acoveciendo ñeros y curiando col so propiu cuerpu a les nueves críes. Cosirando, como esa pallabra tan guapa del aragonés qu’implica tar pindiu, mirar, dar una vuelta pa comprobar cómo tán el güertu, los animales, los demás. Cosirar, curiar, querer.

Hermana,

nós

tamién somos asina.

Y venimos d’esto. Somos ñetes, fíes, sobrines, hermanes, madres… de tantes y tantes muyeres que nun tuvieron opción de decidir y quedaron a la solombra. Nel aveséu, fuera de l’atención y de la lluz, cargando con una mochila enorme y pesada de cuidos, xeres doméstiques, campu, güerta, animales, fíos, hermanos… ensin recibir nada a cambéu, coles manes abiertes y sedaes de trabayar dempués de dar toa una vida pa los demás que nun esiste pa munchos nin se tien en cuenta, porque nun se valora nin se remunera como habría facese. Somos les cañes d’eses muyeres árbol que caltuvieron les cases de los nuesos campos y los nuesos pueblos colos sos mesmos cuerpos, y que güei malllamen muyeres touterrén y heroínes del rural pa despintar una situación pergrave de machismu y desigualdá.

Muyeres invisibles, nos márxenes, a les que munches vegaes nun tenemos en cuenta nes nueses lluches ensin empatizar colos sos tiempos y los sos ritmos… Muyeres a les que creemos hermanes de tolos feminismos, diverses… y que precisamos reivindicar non solo nos nuesos pueblos, sinón tamién nes ciudaes, una y bones el machismu y la desigualdá ye una infección qu’algama tolos estratos de la nuesa sociedá. Güei queremos reivindicales. Pensar n’elles. Nomales. Por toes aquelles que tuvieron que dexar la so casa a encomalo por un banzáu o una repoblación forestal. Por aquelles que tuvieron que colar fuera del so pueblu y trabayar na ciudá como sirvientes, cocineres, llimpiadores, camareres, ñeñeres, operadores de fábrica… Por toles muyeres que siguieron curiando dende la distancia a los suyos, llevantando un territoriu qu’enxamás les nomó nin recordáu como merecen. Por aquelles que yá nun tán y nin siquier pudieron volver. Por toles que siguen emigrando pa buscar les oportunidaes o los servicios que nun atopen nos sos pueblos.

Por toes.

Por toles que caltienen viva a esta España balerada que tantu resona nos medios y que siguen cargando cola mesma carga de cuidos nos nuesos medios rurales ensin los mesmos drechos nin servicios básicos que n’otros puntos del país. Son elles; somos nós, convertíes en ciudadanes de segunda, les que curiamos lo que l’Estáu escaez, lo que l’Estáu mos quita. Y queremos que l’Alministración nun piense namás en satisfaer les demandes de les ciudaes, porque nós tamién precisamos servicios básicos. Queremos poder decidir si colar o quedar. Queremos soberanía alimentaria, ganadería estensiva y agroecología. Queremos crear comunidaes, calteneles, ayudar siempres les unes a les otres. Sentinos reconocíes y sofitaes.

Hermana,

esti sudu qu’heredemos y cargamos ye invisible,

pero ta presente en cada güerta,

en cada casa,

en cada escuela,

na mesma tierra.

Estes manes, que naide ve y naide asela. Estes manes que trabayen la tierra, curien a los pequeños y a los vieyos, mecen el trubiecu, dan de comer, curien de los animales y de les güertes Estes manes enllenes d’hestories, tradiciones, oficios y pallabres heredaes al traviés de la voz. Una voz viva que si nun curiamos va morrer coles nueses antepasaes.

Estes manes que nun tuvieron opción y de les que nunca s’esmolecieron, y siguieron con too y con eso texendo territoriu, families, comunidaes y pueblos.

Estes manes que se ruempen en silenciu y ensin protestar detrás de la barra del chigre, qu’escuenden les dures condiciones de el mariscadores, que saben de la triple discriminación de les nueses hermanes migrantes xornaleres, que conocen la precariedá d’aquelles a quien les sos families escaecieron en dalgún llugar, y que quieren acompañar y dar abellu tamién güei a les nueses hermanes trans. Estes manes que tán abiertes pa recibir ya integrar a toles persones nueves que vienen vivir a los nuesos pueblos.

Güei, munches muyeres del nuesu mediu rural nun van poder participar nos actos qu’hai preparaos porque nun tienen opción nin ayuda posible: solo la de quedase en casa o nel campu y curiar. Por elles, pola so ausencia, por toles inxusticies que traxeron siempres arrecostines nes sos manos, por tolo que fixeron por nós; güei queremos glayar, denunciar la so situación, homenaxales, dici-yos que tamos equí coles manes y la voz dispuestes. Tamos equí. Nun tais soles. Queremos dicivos que somos tamién lluriga, un abelugu, una rede: como les oveyes cuando fai calor, que s’arrexunten y protexen les sos cabeces les unes debaxo de les otres. Equí tamos, hermanes.

Equí tamos pa ser fatáu. Un fatáu infinito y diverso.

Pa cosirar les unes de les otres.

Porque yá tamos fartes de que digan de que la nuesa tierra ta vacida, hai munches manos invisibles de muyeres que la caltuvieron y caltener vivu.

Por un feminismu de toes,

por un feminismu d’hermanes que curien.

Por un feminismu d’hermanes de tierra.

***

Puedes xuntate al nuesu manifiestu equí. Somos fatáu. Xuntes, meyor.

***

Traducíu por Iniciativa pol Asturianu.

La ilustración ye de Pilar Serrano. Podéis descargala pa imprimila equí.

Anguaño les amigues de Dote comparten con nós la Xota de la Fuelga por que la cantemos toes xuntes.

(Esti Manifiestu foi escritu por María Sánchez y Lucía López Marco. Gracies a los conseyos y anotaciones d’Elena Medel. Y a tantes que fixistis llegar les vueses aportaciones.)

A lo llargo del día van xubir a esta entrada’l manifiestu en toles llingües del nuesu territoriu.

Read More

Per un feminisme de germanes de terra: Manifest 2020 per les dones rurals

Aquest març no ens ha portat la primavera; ja treu el cap des de l’hivern massa aviat. La manca de pluges i l’emergència climàtica en què ens trobem fan més que necessari anomenar la crisi ecològica i climàtica. Actuar, ser conscients de la terra que trepitgem, d’aquests arbres que s’assequen per primera vegada per la sequera però tot i així segueixen acollint nius i cuidant amb el propi cos les noves cries. Cosirando, com aquesta paraula tan bonica de l’aragonès que implica estar pendent, mirar, fer una volta per comprovar com estan l’hort, els animals, els altres. Cosirar, tenir cura, estimar.

Germana,

nosaltres

també som així. I venim d’això. Som nétes, filles, nebodes, germanes, mares… de tantes i tantes dones que no van tenir opció de decidir i van quedar a l’ombra. A l’obaga, fora de l’atenció i de la llum, carregant una motxilla enorme i pesada de cures, tasques domèstiques, camp, horta, animals, fills, germans… sense rebre res a canvi, amb les mans obertes i clivellades de treballar després de donar tota una vida per als altres que no existeix per a molts ni es té en compte, perquè no es valora ni es remunera com caldria. Som les branques d’aquestes dones arbre que van mantenir les cases dels nostres camps i els nostres pobles amb els seus mateixos cossos, i que avui malanomenen dones tot terreny i heroïnes rurals per amagar una situació gravíssima de masclisme i desigualtat.

Dones invisibles, als marges, a qui moltes vegades no tenim en compte en les nostres lluites sense empatitzar amb els seus temps i els seus ritmes… Dones que creiem germanes de tots els feminismes, diverses… i que necessitem reivindicar no només en els nostres pobles, sinó també a les ciutats, ja que el masclisme i la desigualtat són una infecció que arriba a tots els estrats de la nostra societat. Avui volem reivindicar. Pensar en elles. Anomenar-les. Per totes aquelles que van haver de deixar casa seva per força per un pantà o una repoblació forestal. Per aquelles que van haver de marxar fora del seu poble i treballar a la ciutat com a criades, cuineres, netejadores, cambreres, mainaderes, operadores de fàbrica… Per totes les dones que han seguit cuidant els seus des de la distància, aixecant un territori que no les ha anomenat ni recordat mai com es mereixen. Per aquelles que ja no hi són i ni tan sols van poder tornar. Per totes les que segueixen emigrant per buscar les oportunitats o els serveis que no troben en els seus pobles.

Per totes.

Per totes les que mantenen viva aquesta Espanya buidada que tant ressona als mitjans i que segueixen carregant la mateixa càrrega de cures en els nostres mitjans rurals sense els mateixos drets ni serveis bàsics que en altres punts de país. Són elles; som nosaltres, convertides en ciutadanes de segona, les que tenim cura d’allò que l’Estat oblida, d’allò que l’Estat ens pren. I volem que l’Administració no pensi només en satisfer les demandes de les ciutats, perquè nosaltres també necessitem serveis bàsics. Volem poder decidir si anar-nos-en o quedar-nos. Volem sobirania alimentària, ramaderia extensiva i agroecologia. Volem crear comunitats, mantenir-les, ajudar-nos sempre les unes a les altres. Sentir-nos reconegudes i recolzades.

Germana,

aquesta suor que hem heretat i carreguem és invisible,

però està present a cada hort,

a cada casa,

a cada escola,

en la mateixa terra.

Aquestes mans, que ningú veu i ningú calma. Aquestes mans que treballen la terra, cuiden els petits i els grans, bressolen el bressol, donen menjar, tenen cura dels animals i dels horts. Aquestes mans plenes d’històries, tradicions, oficis i paraules heretades a través de la veu. Una veu viva que si no tenim cura morirà amb les nostres avantpassades.

Aquestes mans que no van tenir opció i de les quals mai es van preocupar, i que van continuar malgrat tot teixint territori, famílies, comunitats i pobles.

Aquestes mans que es trenquen en silenci i sense protestar darrere de la barra del bar, que amaguen les dures condicions de les mariscadores, que saben de la triple discriminació de les nostres germanes migrants jornaleres, que coneixen la precarietat d’aquelles a qui les seves famílies van oblidar en algun lloc, i que volen acompanyar i donar aixopluc també avui a les nostres germanes trans. Aquestes mans que estan obertes per rebre i integrar totes les persones noves que vénen a viure als nostres pobles.

Avui, moltes dones del nostre medi rural no podran participar en els actes que hi ha preparats perquè no tenen opció ni ajuda possible: només la de quedar-se a casa o al camp i cuidar. Per elles, per la seva absència, per totes les injustícies que han portat sempre a sobre a les mans, per tot el que han fet per nosaltres; avui volem cridar, denunciar la seva situació, homenatjar-les, dir-los que som aquí amb les mans i la veu disposades. Som aquí. No esteu soles. Volem dir-vos que som també cau, un refugi, una xarxa: com les ovelles quan fa calor, que s’agrupen i es protegeixen els caps les unes sota les altres. Aquí estem, germanes.

Aquí estem per ser ramat. Un ramat infinit i divers.

Per cosirar les unes de les altres.

Perquè ja estem fartes que diguin que la nostra terra és buida, hi ha moltes mans invisibles de dones que la van mantenir i la mantenen viva.

Per un feminisme de totes,

per un feminisme de germanes que cuiden.

Per un feminisme de germanes de terra.

***

Pots adherir-te al nostre manifest aquí. Som ramat. Juntes, millor.

***
Text traduït per Elisenda Rovira.

La il·lustració és de Pilar Serrano. Podeu descarregar-vos-la per imprimir-la aquí.

Aquest any les amigues d’Ajuar comparteixen amb nosaltres la Jota de la Huelga perquè la cantem totes juntes.

(Aquest Manifest el van escriure Maria Sánchez i Lucía López Marco. Gràcies als consells i anotacions d’Elena Medel. I a tantes que heu fet arribar les vostres aportacions.)

 

Read More

Por un fiminismu d’hermanas de tierra: Manifiestu 2020 polas mujeris ruralis

Esti marzu nu mos trijo la primovera; ya vien asomando dendi hibiernu demasiáu luegu. La falta de lluvias y l’emergencia del climen ena que mos alcontramos jacin más que necesariu nombrá-la crisis culógica y del climen. Atuar, ser cuscientis de la tierra que pisamos, d’esos árbulis que secan por primer vez pola seca peru, encontóo, siguin asubiando ñialis y cudiando col su propiu cuerpu a las nuevas crías. “Cosirando”, cumu esa palabra tan guapa del aragonés que implica andar pindienti, amirar, dar una cambalúa pa comprobar cúmu están nel güertu, los animalis, los demás. “Cosirar”, cudiar, querer.

Hermana,

nos

tamién semos asina. Y vinimos d’esto. Semos nietas, hijas, subrinas, hermanas, madris… de tantas y tantas mujeris que nu tuvierin ución de dicidir y quedarin a la sombra. Ena umbría, juera la atinción y de la luz, cargando con una gran y pesáa muchila de curiaos, tareas domésticas, campu, güerta, animalis, hijos, hermanos… ensin ricibir náa a cambéu, colas manos abiertas y ajoracáas de trebajar dispués de dar toa una vida pa los demás que nu desisti pa muchos ni se tien en cuenta, porque no si valora ni se remunera cumu se dibiría. Semos las quimas d’esas mujeris árbul que caltuvierin las casas de los muestros campos y los mesmos pueblos colos sus mesmos cuerpos y qu’hui mal llaman mujeris tóoterrenu e hiruínas del rural pa ocultar una situación gravísima de machismu y esigualdá.

 

Mujeris envisiblis, enos márgenis, a las que a muchas güeltas nu tenemos en cuenta enas muestras aluchas ensin empatizar colos sus tiempos y los sus rimos… mujeris a las que creemos hermanas de tolos fiminismos, diversas… y que necesitamos rivindicar no solu enos muestros pueblos, sino tamién enas ciudáis, ya qu’el machismu y la esigualdá es una infeición qu’acanza tolos estratos de la muestra sociedá. Hui queremos rivindicalas. Pensar n’ellas. Nombralas. Por toas aquellas que tuvierin que dejá-la su casa a la juerza por un pántanu o una repoblación forestal. Por aquellas que tuvierin que marchar juera’l su pueblu y trebajar ena ciudá cumu sirvientas, cucineras, limpiaoras, camareras, niñeras, operaoras de fábrica… Por tolas mujeris que siguierin cudiando dendi la distancia a los suyos, irciendo un tarrentoriu qu’enjamás las nombró ni recordó cumu merecin. Por aquellas que ya nu están y ni siquiera pudierin golver. Por tolas que siguin emigrando pa buscá-las oportunidáis u los sirvicios que nu alcuentran enos sus pueblos.

Por tolas que caltuvierin viva a esta España varciáa que tantu risuena enos medios y que sigui cargando cola mesma carga de curiaos enos muestros medios ruralis ensin los mesmos derechos ni sirvicios básicos que en otros puntos del país. Son ellas; semos nos, cunvirtías en ciudadanas de sigunda, las que curiamos lo qu’el Estáu ulvida, lo qu’el Estáu mos quita. Y queremos que l’Alministración nu piensi solu en satisfacé-las demandas de las ciudáis, porque nos tamién que nicisitamos sirvicios básicos. Queremos poder dicidir si irnos o quedamos. Queremos soberanía alimentariu, ganairía estensivu y agroculógicu. Queremos crear comunidáis, caltenelas, agudamos siempri las unas a las otras. Sintimos recunucías y respaldáas.

 

Hermana,

esti sudor qu’heredamos y cargamos es envisibli,

peru está presenti en cáa güerta,

en cáa casa,

en cáa iscuela,

ena mesma tierra.

Estas manos, que naidi ve y naidi asela. Estas manos que trebajan la tierra, cudian a los críos y a los grandis, anean la cuna, dan de comer, cudian de los animalis y de las güertas. Estas manos llenas d’hestorias, tradicionis, uficios y palabras heredáas al trevíes de la voz. Una voz viva que si no cudiamos morirá colas muestras antepasáas.

Estas manos que nu tuvierin ución y de las que nunca se preocuparin, y siguierin a pesar de too tijiendo tarrentoriu, familias, comunidáis y pueblos.

Estas manos que se tronzan en silenciu y ensin protestar por tras de la barra’l bar, qu’escondin las duras cundicionis de las mariscaoras, que sabin de la tripli discriminación de las muestras hermanas migrantis jornaleras, que conocin la precariedá d’aquellas a quinis las sus familias ulvidarin en daqui lugar, y que quierin acompañar y asubiar tamién hui a las muestras hermanas trans. Estas manos qu’están abiertas pa ricibir e integrar a tolas presonas nuevas que vienin a vivir a los muestros pueblos.

Hui, mujeris asgaya del muestru mediu rural nu podrán participar enos atos qu’hai entarajilaos porque nu tienin ución u aguda pusibili: solu la de quedase’n casa u nel campu y cudiar. Por ellas, pola su ausencia, por tolas enjusticias que trijerin siempri a cuestas enas sus manos, por tolo que jicierin por nos; hui queremos vuciar, denunciá-la su situación, homenajealas, dicilis qu’estamos aquí colas manos y la voz dispuestas. Estamos aquí. Nu estáis solas. Queremos dicivos que semos tamién madriguera, un asubiu, una redi; cumu las ovejas cuando jaz calor, que acúrrianse y protegin las sus cabezas las unas por baju las otras. Aquí estamos, hermanas.

Aquí estamos pa ser rebañu. Un rebañu sinfinitu y diversu.
Pa cudiar las unas de las otras.
Porque ya estamos hartas de que digan que la muestra tierra está vacía, hai manos envisiblis a trisca de mujeris que lo caltuvierin y caltienin vivu.
Por un fiminismu de toas,

por un fiminismu d’hermanas que cudian.

Por un fiminismu d’hermanas   de tierra.

****

Puéis adherite al muestru manifiestu aquí. Semos rebañu. Juntas, mijor.

Esti testu jue treducíu al cántabru por: Marcos Martínez Romano.

La ilustración es de Pilar Serrano. Pudís escargala para emprentala aquí.

Esti añu las amigas d’Ajuar comparcian con nos la Jota de la Güelga pa que la cantemos toas ensembli.

(Esti Manifiestu jue iscritu por María Sánchez y Lucía López Marco. Gracias a los consejos y anotacionis d’Elena Medel. Y a tantas que béis jechu allegar las vuestras aportacionis.)

Duranti’l día si subirá a esta entráa el manifiestu en tolas lenguas del muestru tarrentoriu.

Read More

Lurre(z)ko ahizpen feminismoaren alde: landa-eremuko emakumeen aldeko 2020ko Manifestua

Aurtengo martxoak ez digu udaberria ekarri; negutik dabil ikusmiran, goizegitik. Euri eskasiak eta larrialdi klimatikoak are beharrezkoagoa egiten dute krisi ekologiko eta klimatikoa aipatzea. Ekitea, zapaltzen dugun lurraz ohartzea, lehortea dela-eta lehen aldiz idortu diren zuhaitzez jabetzea. Zuhaitz horiek, hala ere, habiak aterpetzen dituzte, eta kume berriak beraien gorputzekin zaindu. Cosiratzen, honakoak berekin dakartzan aragoierazko hitz eder hori bezala: adi egotea, begiratzea, ortua, animaliak eta gainerakoak nola dauden ikusteko buelta bat ematea. Cosiratu, zaindu, maitatu.

Ahizpa,

gu ere

horrelakoak gara. Eta hemendik gatoz. Erabakitzeko aukerarik izan ez eta itzalean gelditutako hainbat eta hainbat emakumeren bilobak, alabak, ilobak, ahizpak, amak… gara. Ospelean, arretatik eta argitik kanpo, zaintza, etxeko lan, soro, ortu, abere, seme-alaba, neba-arreba eta abarrez osatutako motxila astuna bizkarrean, musu-truk, lana dela-eta eskuak irekita eta arrailduta, norbere bizitza besteei eskaini ostean; askorentzako existitzen ez den eta kontuan hartzen ez den bizitza, ez delako behar bezala aintzat hartzen ezta ordaintzen. Beraien gorputzekin gure landa eta herrietako etxeak mantendu zituzten zuhaitz-emakumeen adarrak gara, gaur egun emakume todoterreno eta landa-eremuetako heroi deitutakoak matxismo eta desberdinkeria egoera larri bat ezkutatzeko.

Emakume ikusezinak, ertzetan, askotan gure borroketan kontuan hartzen ez ditugunak beraien denbora eta erritmoekiko enpatiarik erakutsi gabe… Feminismo guztien ahizpak direla uste dugun emakumeak, askotarikoak… eta ez bakarrik gure herrietan, baizik eta hirietan ere aldarrikatzeko beharra duguna, matxismoa eta desberdinkeria gure jendarteko maila guztietara iristen den infekzioa delako. Gaur aldarrikatu nahi ditugu. Beraiengan pentsatu. Izendatu. Urtegi edo baso-landaketa bategatik beraien etxea derrigorrean utzi behar izan zuten guzti haiengatik. Beraien herrietatik kanpora joan behar izan zuten haiengatik hirian neskame, sukaldari, garbitzaile, zerbitzari, umezain, lantegietako behargin… bezala lan egiteko. Urrutitik bereak zaintzen jarraitu duten emakume guzti horiengatik, merezi bezala inoiz aipatu ez oroitu ez dituzten lurraldeak jasoz. Jada ez dauden eta itzultzeko aukerarik izan ez zuten horiengatik. Beraien herrietan aurkitzen ez dituzten aukera edo zerbitzuen bila emigratzen jarraitzen duten guztiengatik.

Denengatik.

Komunikabideetan hainbeste entzuten den hustutako Espainia bizirik mantendu eta gure landa-eremuetan zaintzen zama berdina daramaten guztiengatik, herrialdeko beste puntu batzuetako oinarrizko eskubide edo zerbitzurik gabe. Beraiek dira; gu gara, bigarren mailako herritar bilakatuta, Estatuak ahazten duen hori, kentzen digun hori zaintzen dugunak. Eta Administrazioak hirietako eskariak asetzetik harantz pentsatzea nahi dugu, guk ere oinarrizko zerbitzuak behar ditugulako. Joan edo gelditu erabaki ahal izatea nahi dugu. Elikadura burujabetza, abeltzaintza estentsiboa eta agroekologia nahi ditugu. Komunitateak sortu nahi ditugu, horiek mantendu, eta beti batak besteari lagundu. Aitortuak eta babestuak sentitu.

Ahizpa,

oinordetzan hartu dugun eta gainean daramagun izerdi hau ikusezina da,

baina presente dago ortu bakoitzean,

etxe bakoitzean,

eskola bakoitzean,

lurrean bertan.

Inork ikusten eta baretzen ez dituen esku hauek. Lurra lantzen, txiki eta nagusiak artatzen, sehaska kulunkatzen, jaten ematen, eta abere eta baratzak zaintzen dituzten esku hauek. Ahotsaren bitartez oinordetutako istorio, usadio, ofizio eta hitzez betetako esku hauek. Zaindu ezean, gure arbasoekin batera hilko den ahots bizia.

Aukerarik izan ez zuten esku hauek, inork inoiz zaindu ez zituenak, eta, hala ere, lurraldea, familiak, komunitateak eta herriak ehuntzen jarraitu zutenak.

Tabernako barraren atzean isilean eta protestatu gabe hausten diren esku hauek, itsaskilarien baldintza gogorrak eztukatzen dituztenak, gure ahizpa migratu jornalarien diskriminazio hirukoitzaren jakitun direnak, beraien familiak tokiren batean ahaztu zituzten horien prekarietatea ezagutzen dutenak, eta gaur gure ahizpa transak ere lagundu eta aterpetu nahi dituztenak. Gure herrietara datozen pertsona berri guztiak jaso eta integratzeko irekita dauden esku hauek.

Gaur, gure landa-eremuetako emakume askok ezingo dute antolatu diren ekintzetan parte hartu, ez dutelako aukerarik ez laguntza posiblerik: etxean edo soroan gelditzea bakarrik, eta zaintzea. Beraiengatik, beraien faltagatik, beraien eskuek beti soinean ekarri dituzten bidegabekeria guztiengatik, gugatik egin duten denagatik; gaur oihu egin nahi dugu, beraien egoera salatu, gorazarre egin, hemen gaudela esan, gure esku eta ahotsak prestu. Hemen gaude. Ez zaudete bakarrik. Gordeleku ere bagarela esan nahi dizuegu, aterpe, sare: beroa egiten duenean ardiek egiten duten antzera, elkarrenganatu eta beraien buruak bata bestearen azpian babesten dituztenean. Hemen gaude, ahizpak.

Saldoa izateko gaude. Saldo mugagabe eta askotarikoa.

Batak bestea cosiratzeko.

Aspertuta baikaude gure lurra hutsik dagoela entzuteaz; bizirik mantendu zuten eta mantzentzen duten emakumeen esku ikusezin asko daude.

Denona den feminismoaren alde,

zaintzen duten ahizpen feminismoaren alde.

Lurre(z)ko ahizpen feminismoaren alde.

***

Gure manifestuarekin bat egin dezakezu hemen. Saldoa gara. Elkarrekin, hobe.

***

Testu hau honakoak itzuli du euskarara: Leire Milikua Larramendi.

Ilustrazioaren egilea: Pilar Serrano. Inprimatzeko, hemen jaitsi dezakezue.

Aurten, Ajuarreko lagunek Grebaren Jota partekatu dute gurekin denok elkarrekin abesteko.

(Manifestu honen egileak Lucía López Marco eta María Sánchez dira. Elena Medelen aholku eta oharrei esker. Eta zuen ekarpenak helarazi dizkiguzuen beste hainbesteri esker.)

Egunean zehar, sarrera honetan, gure lurraldeko hizkuntza guztietan igoko da manifestua.

Read More

Por un feminismu d’ermanas de tierra Manifiestu 2020 polas mugeris roalis

Esti marçu no mos á traíu la primavera; ya está a raceal dendi iviernu demás de tiempu. La faltina de lluvias i la urgencia climática cona que mos topamus hazin más que precisu el mental la crisi ecológica i climática. Atual, sel coscientis dela tierra que hollamus, d’essus arvus que se secan por primel ves pola seca peru assín i to siguin arrecucandu ñíus i cudiandu con el su propiu cuerpu alas crías nuevas. Cosirando, comu essa palabra tan polía del aragonés que emprica el estal pendienti, miral, dal un galneu pa preval cómu están el uertu, los animalis, los demás. Cosirar, cudial, querel.

Ermana,

nusotras

tamién semus assina. I venimus d’estu. Semus nietas, ijas, sobrinas, ermanas, madres… de tantas i tantas mugeris que no tuvun oción de decidil i quearun ala sombra. Ena umbría, ahuera dela atención i dela lus, cargandu con una morrala enormi i pessá de cudiaus, tareas de casa, campu, uerta, animalis, ijus, ermanus… sin recebil na a trocu, conas manus abiertas i agrietás de trebajal endispués de dal toa una vía palos demás que no essisti pa muchus ni se tieni por cuenta, porque no se valorea ni se remunera como devía. Semus las ramas d’essas mugeris-arvu que mantuvun las casas delos nuestrus campus i los nuestrus puebrus conos sus propius cuerpus, i que ogañu las dizin pa mal mugeris toterrenu i eurinas del roal pa afonchal una sitación gravíssima de machismu y desigualdá.

Mugeris envisiblis, orillás, alas que una tupa de vezis no tenemus por cuenta enos nuestrus luchis sin empatizal conos sus tiempus i los sus andilis… Mugeris alas que creyemus ermanas de tolos feminismus, divessas… i que precisamus de vindical i no liquiamenti enos nuestrus puebrus sino que tamién enas ciais, ya que el machismu i la desigualdá es un infetu que ancança tolos estratus dela nuestra sociedá. Oi queremus vindicá-las. Pensal en ellas. Mentá-las. Por toas aquellas que tuvun de dexal la su casa ala huerça por un pantanu o una repuebración forestal. Por aquellas que tuvun d’aballal pa huera del su puebru i trebajal ena ciá comu sirvientas, cozineras, limpiaoras, camareras, rollas, obreras de fábrica… Por tolas mugeris que an siguíu cudiandu alos suyus dendi largu, alevantandu un territoriu que enjamás las á mentau ni recordau comu se merecin. Por aquellas que ya no están i ni siquiá púun volvel. Por tolas que acontinan a emigral pa precural las oportuniais o los servicius que no encuentran enos sus puebrus.

Por toas.

Por tolas que mantienin viva esta España vaziá que tantu resona enos medius i que siguin a cargal cona mesma carga de cudiaus enos nuestrus meyus roalis sinos mesmus derechus ni servicius básicus que en otrus puntus del país. Son ellas; semus nusotras, envertías en ciadanas de segunda, las que cudiamus delo que el Estau se descaleci, lo que el Estau mos quita. I queremus que la Amenistración no piensi namás en acomolgal las demandas delas ciais, porque nusotras tamién precisamus servicius básicus. Queremus poel decidil si dil-mus o queal-mus. Queremus soberanía alimentaria, ganaería destensiva i agroecología. Queremus creal comuniais, condurá-las, ayual-mus sempri las unas alas otras. Sentil-mus reconocías i sostribás.

Ermana,

esti suol que amus ereau i cargamus es envisibli,

peru está presenteru a ca uerta,

a ca casa,

a ca escuela,

ena mesma tierra.

Estas manus, que naidi vé i naidi acaluga. Estas manus que trebajan la tierra, cudian alos chiquinus i alos mayoris, mecean la cuna, dan de comel, cudian delos animalis i delas uertas. Estas manus enllenas d’estorias, tradicionis, oficius i palabras ereás por mé dela vos. Una vos viva que si no cudiamus morirá conas nuestras antiguas.

Estas manus que no tuvun oción i delas que nunca se precuparun, i acontinarun, en pesal de to, teciendu territoriu, familias, comuniais i puebrus. Estas manus que s’eschangan en silenciu i sin relatal tras dela barra del bar, que ascondin las duras condicionis delas mariscaoras, que sabin dela descriminación tripli delas nuestras ermanas migrantis jornaleras, que conocin la probitú d’aquellas a quien las sus familias arrumbarun en angún sitiu, i que quierin compañal i dal agasaju tamién oi alas nuestras ermanas trans. Estas manus que están abiertas pa recebil i integral a tolas pessonas nuevas que vienin a vivil alos nuestrus puebrus.

Oi, muchas mugeris del nuestru mediu roal no podrán partecipal enos actus que ain apreparaus porque no tienin oción ni ayúa possibri: namás la de queal-si en casa o nel campu i cudial. Por ellas, pola su assencia, por tolas injusticias que an traíu sempri alas costillas i enas sus manus, por tolo que an hechu por nusotras; oi queremus grital, adenuncial la su sitación, hazé-lis omenagi, dizí-lis que estamus velaquí conas manus i la vos dispuestas. Estamus velaquí. No estáis solas. Queremus dizil-vus que semus tamién hulera, un reselvu, una redi: comu las ovejas quandu la calol, que s’ajuntan i tapan las sus cabeças las unas por baxu las otras. Velaquí estamus, ermanas.

Velaquí estamus pa sel rebañu. Un rebañu infinitu i divessu.

Pa cosirar las unas delas otras.

Porque ya estamus assás de que digan que la nuestra tierra está vazía, ain muchas manus envisiblis de mugeris que lo mantuvun i lo mantienin vivu.

Por un feminismu de toas,

por un feminismu d’ermanas que cudian.

Por un feminismu d’ermanas de tierra.

***

Read More

Por un feminismo de irmás de terra: Manifesto 2020 polas mulleres rurais

Este marzo non nos trouxo a primavera; xa leva asomando dende o inverno demasiado pronto. A falta de choivas e a emerxencia climática na que nos atopamos fan máis que necesario nomear a crise ecolóxica e climática. Actuar, ser conscientes da terra que pisamos, desas árbores que secan por primeira vez pola secura pero aínda así seguen acubillando niños e coidando co seu propio corpo ás novas crías. Cosirando, como esa palabra tan bonita do aragonés que implica estar pendente, mirar, dar unha volta para comprobar como están a horta, os animais, os demais. Cosirar, coidar, querer.

Irmá,

nós

tamén somos así. E vimos disto. Somos netas, fillas, sobriñas, irmás, nais… de tantas e tantas mulleres que non tiveron opción de decidir e quedaron á sombra. No avesío, fóra da atención e da luz, cargando cunha mochila enorme e pesada de coidados, tarefas domésticas, campo, horta, animais, fillos, irmáns… sen recibir nada a cambio, coas mans abertas e gretadas de traballar despois de dar toda unha vida para os demais que non existe para moitos nin se ten en conta, porque non se valora nin se remunera como debería. Somos as ramas desas mulleres árbore que mantiveron as casas dos nosos campos e os nosos pobos cos seus mesmos corpos, e que hoxe mal chaman mulleres todoterreo e heroínas do rural para ocultar unha situación gravísima de machismo e desigualdade.

Mulleres invisibles, nas marxes, ás que moitas veces non temos en conta nas nosas loitas sen empatizar cos seus tempos e os seus ritmos… Mulleres ás que cremos irmás de todos os feminismos, diversas… e que necesitamos reivindicar non só nos nosos pobos, senón tamén nas cidades, xa que o machismo e a desigualdade é unha infección que alcanza todos os estratos da nosa sociedade. Hoxe queremos reivindicalas. Pensar nelas. Nomealas. Por todas aquelas que tiveron que deixar a súa casa á forza por un encoro ou unha repoboación forestal. Por aquelas que tiveron que marchar fóra do seu pobo e traballar na cidade como serventas, cociñeiras, limpadoras, camareiras, aias, operadoras de fábrica… Por todas as mulleres que seguiron coidando dende a distancia aos seus, levantando un territorio que xamais as nomeou nin lembrou como merecen. Por aquelas que xa non están e nin sequera puideron volver. Por todas as que seguen emigrando para buscar as oportunidades ou os servizos que non atopan nos seus pobos.

Por todas.

Por todas as que manteñen viva a esta España baleirada que tanto resoa nos medios e que seguen cargando coa mesma carga de coidados nos nosos medios rurais sen os mesmos dereitos nin servizos básicos que noutros puntos do país. Son elas; somos nós, convertidas en cidadás de segunda, as que coidamos o que o Estado esquece, o que o Estado nos quita. E queremos que a Administración non pense só en satisfacer as demandas das cidades, porque nós tamén necesitamos servizos básicos. Queremos poder decidir se irnos ou quedarnos. Queremos soberanía alimentaria, gandaría extensiva e agroecoloxía. Queremos crear comunidades, mantelas, axudarnos sempre as unhas ás outras. Sentirnos recoñecidas e apoiadas.

Irmá,

esta suor que herdamos e cargamos é invisible,

pero está presente en cada horta,

en cada casa,

en cada escola,

na mesma terra.

Estas mans, que ninguén ve e ninguén calma. Estas mans que traballan a terra, coidan aos pequenos e aos maiores, mecen o berce, dan para comer, coidan dos animais e das hortas. Estas mans cheas de historias, tradicións, oficios e palabras herdadas a través da voz. Unha voz viva que se non coidamos morrerá coas nosas antepasadas.

Estas mans que non tiveron opción e das que nunca se preocuparon, e seguiron a pesar de todo tecendo territorio, familias, comunidades e pobos.

Estas mans que rompen en silencio e sen protestar detrás da barra do bar, que esconden as duras condicións das mariscadoras, que saben da tripla discriminación das nosas irmás migrantes xornaleiras, que coñecen a precariedade daquelas a quen as súas familias esqueceron nalgún lugar, e que queren acompañar e dar acubillo tamén hoxe ás nosas irmás trans. Estas mans que están abertas para recibir e integrar a todas as persoas novas que veñen vivir aos nosos pobos.

Hoxe, moitas mulleres do noso medio rural non poderán participar nos actos que hai preparados porque non teñen opción nin axuda posible: só a de quedar na casa ou no campo e coidar. Por elas, pola súa ausencia, por todas as inxustizas que trouxeron sempre ao lombo nas súas mans, por todo o que fixeron por nós; hoxe queremos berrar, denunciar a súa situación, homenaxealas, dicirlles que estamos aquí coas mans e a voz dispostas. Estamos aquí. Non estades soas. Queremos dicirvos que somos tamén toba, un refuxio, unha rede: como as ovellas cando fai calor, que se agrupan e protexen as súas cabezas as unhas debaixo das outras.Aquí estamos, irmás.

Aquí estamos para ser rabaño. Un rabaño infinito e diverso.

Para cosirar as unhas das outras.

Porque xa estamos fartas de que digan de que a nosa terra está baleira, hai moitas mans invisibles de mulleres que o mantiveron e o manteñen vivo.

Por un feminismo de todas,

por un feminismo de irmás que coidan.

Por un feminismo de irmás de terra.

***

Podes adherirte ao noso manifesto aquí. Somos rabaño. Xuntas, mellor.

***

Este texto foi traducido ao galego por David Lourido, de O Tempo da Aldea

A ilustración é de Pilar Serrano. Podedes descargala para imprimila aquí.

Este ano as amigas de Ajuar comparten connosco a Xota da Huelga para que a cantemos todas xuntas.

(Este Manifesto foi escrito por María Sánchez e Lucía López Marco. Grazas aos consellos e anotacións de Elena Medel. E a tantas que fixestes chegar as vosas achegas.)

Ao longo do día subiranse a esta entrada o manifesto en todas as linguas do noso territorio.

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad