Entrevista en o programa ‘De puertas al campo’

O domingo 3 d’abril, entrevistoron en o programa De puertas al campo, d’Aragón Radio, a la responsable d’iste blog. En o programa se charró de ganadería sostenible y insostenible, y d’os beneficios y impactos de cadaguna t’o medio ambient, amás de buenas practicas en atros países como Bolivia, entre atras cosas. Podetz escuitar a entrevista a partir d’o menuto 45:58 en o siguient enlace u punchando en a imachen.

As ganas de dicir muitas cosetas en poco tiempo levoron a cometer bella error, como dicir “qualques mamiferos, como l’aurón”, an, como totz sabretz, quereba dicir “qualques animals” 😉

Read More

Entrevista en el programa ‘De puertas al campo’

El domingo 3 de abril, entrevistaron en el programa De puertas al campo, de Aragón Radio, a la responsable de este blog. En el programa se habló de ganadería sostenible e insostenible, y de los beneficios e impactos de cada una para el medio ambiente, además de buenas prácticas en otros países como Bolivia, entre otras cosas. Podéis escuchar la entrevista a partir del minuto 45:58 en el siguiente enlace o pinchando en la imagen.

Las ganas de decir muchas cosas en poco tiempo llevaron a cometer algún error, como decir “algunos mamíferos, como el urogallo”, donde, como todos sabréis, quería decir “algunos animales” 😉

Read More

Gracias, Cantabria

Articlo publicau o 31 de marzode 2016 en La Braña d’Eldiario.es Cantabria.

Pareixe mentira lo ascape que pasan os meses, o verano, l’agüerro, l’hibierno… Os días de placha, y os de nieu. A colección de memorias que se pueden acumular en a memoria. Pareixe ahiere quan, sin levar ni sisquiera 24 horas en Cantabria, me planté en una brienda que organizaban os, alavez, amigos d’un amigo d’un amigo, y que, prou que sí, acaboron estando amigos (pareixe una canta, pero ye asinas). En os primers cinco menutos ya advirtioron que no yera cantabra, “Se me nota muito l’acento?”, pregunté innocentment; a lo que me contestoron que no: “Ye que yes muit simpatica”.

Primero me pensé que yeran uns exacheraus, encara que no tardé en cambiar d’ideya, dimpués de parar cuenta que os comerciants no m’atendeban asinas porque me confundisen con bella persona que s’hese iu sin pagar, sino que se comportan asinas, como si les debeses bella cosa, siempre.

Manimenos, dimpués de siet meses y meyo vagando por istes lars, puedo asegurar que ye tot frontera. Que as chents de Cantabria van de duras, pero en realidat son mas tovas, y igual de dulzas, como la nocilla. Con tot y as alvertencias d’o “no t’adaptarás”, siento dicir que o clima y a chent son lo millor que tiene Cantabria. Pleve, sí, encara que no fa guaire frío, ni guaire calor, y tampoco no bufa aire fuerte.

Reconoixco que bella vez, dimpués de muitos días sin veyer o sol, remataba rebuznando como o personal d’as botigas d’o centro de Santander, pero solament alavez aprecias a machia de veyer una luga ubrir-se paso entre as boiras. Y o mar! I hai bella cosa mas relaxant que un paseo por a placha de nueitz? Y a chent… qué hese feito yo istes meses sin a chent que he conoixiu aquí? Con tot o que m’he rediu, tot o que he aprendiu, y tot o que he desfrutau…

Muito antes d’o que no asperaba, y sin tiempo d’emplir-me as pochas d’arena, l’aire m’empenta de nuevas a la tierra d’a qual partié. Me da muita pena deixar Cantabria, encara que soi tant atrapada a la suya costa, a las suyas cinglas, a os suyos praus, a las suyas vacas, a la suya cultura, a las suyas chents, que se que no tardaré en tornar-ie.

Un anyo antes de venir-ie, heba estau en Santonya de voluntaria en una torre, y ya me quedé enganchada a ista tierra. Agora, que he puesto conoixer-la mas a fundo, no puedo que estar agradeixida por tot o tiempo que he pasau aquí, y por toda a chent que m’ha aduyau en o camín. Ha estau, sin dubda, una d’as millors etapas d’a mía vida.

Cambeo os verdes praus cantabros, con as suyas tudancas, con as suyas vacas pintas; por as tierras de secano con as suyas rasas aragonesas y as suyas vacas pirinencas. Y encara que no abandono ista Braña, la visitaré con menos freqüencia, y me podretz trobar siempre en a mía mallata. Manimenos, i hai bella cosa que no cambeo por brenca d’o mundo: as amistatz que he feito en Cantabria, y que han feito que ista tierra signifique tanto ta yo. Sé que tornaré a la brisa y a la luna en a badía y que “por luen que me trobe, o tuyo faro siento brilar”. Gracias, Cantabria.

Read More

Gracias, Cantabria

Artículo publicado el 31 de marzo de 2016 en La Braña de Eldiario.es Cantabria.

Parece mentira lo rápido que pasan los meses, el verano, el otoño, el invierno… Los días de playa, y los de nieve. La colección de recuerdos que se pueden acumular en la memoria. Parece ayer cuando, sin llevar ni siquiera 24 horas en Cantabria, me planté en una merienda que organizaban los, entonces, amigos de un amigo de un amigo, y que, por supuesto, acabaron siendo amigos (parece una canción, pero es así). En los primeros cinco minutos ya advirtieron que no era cántabra, “¿Se me nota mucho el acento?”, pregunté inocentemente; a lo que me contestaron que no: “Es que eres muy simpática”.

Primero pensé que eran unos exagerados, aunque no tardé en cambiar de idea, tras darme cuenta de que los comerciantes no me atendían así porque me confundieran con alguien que se había ido sin pagar, sino que se comportan así, como si les debieras algo, siempre.

Sin embargo, después de siete meses y medio vagando por estos lares, puedo asegurar que es todo fachada. Que las gentes de Cantabria van de duras, pero en realidad son más blandas, e igual de dulces, que la nocilla. Pese a las advertencias del “no te adaptarás”, siento decir que el clima y la gente es lo mejor que tiene Cantabria. Llueve, sí, aunque no hace mucho frío, ni mucho calor, ni sopla viento fuerte.

Reconozco que alguna vez, tras muchos días sin ver el sol, acababa rebuznando como el personal de las tiendas del centro de Santander, pero solo entonces aprecias la magia de ver una luga abriéndose paso entre las nubes. ¡Y el mar! ¿Hay algo más relajante que un paseo por la playa de noche? Y la gente… ¿qué habría hecho yo estos meses sin la gente que he conocido aquí? Con todo lo que me he reído, todo lo que he aprendido, y todo lo que he disfrutado…

Mucho antes de lo que esperaba, y sin tiempo de llenarme los bolsillos de arena, el viento me empuja de nuevo a la tierra de la que partí. Me da mucha pena dejar Cantabria, aunque estoy tan atrapada a su costa, a sus acantilados, a sus prados, a sus vacas, a su cultura, a sus gentes, que se que no tardaré en volver.

Un año antes de venir había estado en Santoña de voluntaria en una granja, y ya me quedé enganchada a esta tierra. Ahora, que he podido conocerla más a fondo, solo puedo estar agradecida por todo el tiempo que he pasado aquí, y por toda la gente que me ha ayudado en el camino. Ha sido, sin duda, una de las mejores etapas de mi vida.

Cambio los verdes prados cántabros, con sus tudancas, con sus vacas pintas; por las tierras de secano con sus rasas aragonesas y sus vacas pirenaicas. Y aunque no abandono esta Braña, la visitaré con menos frecuencia, y me podréis encontrar siempre en mi mallata. Sin embargo, hay algo que no cambio por nada del mundo: las amistades que he hecho en Cantabria, y que han hecho que esta tierra signifique tanto para mí. Sé que regresaré a la brisa y a la luna en la bahía y que “por lejos que me encuentre, tu faro siento brillar”. Gracias, Cantabria.

Read More

Fendo una gambada por Loporzano sin ganadería intensiva

APlataforma Loporzano SIN ganadería intensiva organiza o domingo 10 d’abril, una gambada por o territorio colindant a la localidat de Loporzano ta dar-lo a conoixer.

L’actividat prencipiará en a Ermita d’o Vinyeu a las 11 d’o maitín, y posteriorment se cruciará a carretera ta recorrer o Camín Natural d’a Plana, que nos levará a Santo Fertús. A excursión continará dica o nuclio d’Ayera, dende an s’endrezará a o conchunto arqueolochico de Piedra Mora.

Mas información en a pachina de Facebook d’a Plataforma Loporzano SIN ganadería intensiva.

Read More

Caminando por Loporzano sin ganadería intensiva

La Plataforma Loporzano SIN ganadería intensiva organiza el domingo 10 de abril, una caminata por el territorio colindante a la localidad de Loporzano para darlo a conocer y explicar porque se oponen a la instalación de dos granjas de porcino en este lugar.

La actividad dará comienzo en la Ermita del Viñedo a las 11 de la mañana, y posteriormente se cruzará la carretera para recorrer el Camino Natural de la Hoya, que nos llevará a San Fertús. La excursión continuará hasta el núcleo de Ayera, desde donde se dirigirá al conjunto arqueológico de Piedra Mora.

Más información en la página de Facebook de la Plataforma Loporzano SIN ganadería intensiva.

Read More

Charrazo en Zaragoza: A sostenibilidat d’a ganadería

A ganadería ha moldeau mientras sieglos l’ecosistema en o qual vivimos, dica convertir-se en pieza clave d’o mesmo. Manimenos, l’auche en o zaguer sieglo d’a ganadería intensiva ha meso en periglo a integridat d’o paisache d’o nuestro arredol. L’aumento d’a ganadería industrial, dependient de farmacos y piensos transchenicos y kilometricos, y a desaparición d’a ganadería extensiva, que aduya a conservar a biodiversidat y a aprevenir incendios, han accelerau a degradación d’o medio que habitamos.

Ta charrar d’istes dos modelos de ganadería y analisar o suyo impacto en o nuestro día a día, Amigos d’a Tierra Aragón organiza la charrada “A sostenibilidad d’a ganadería” con Lucía López Marco, autora d’o blog Mallata.com. L’evento tendrá puesto o viernes 1 d’abril en La Pantera Rossa (c/ Santo Vicente de Paúl, 28. Zaragoza).

Read More

LiBERTAt t’os ríos

Articlo publicau o 17 de marzo de 2016 en a sección La Braña d’Eldiario.es Cantabria.

Os zaguer Nadal habié de pasar a nueit de reis luen d’a mía familia. Asinas que os míos amigos vinioron a cenar ta casa mía y metiemos en un mueble d’o recibidor totz os regalos de l’amigo invisible. A yo me regaloron un zarpau de preciosas y enormes conchas arrocegadas por l’augua d’a mar dica a placha d’o Sardinero y que o mío amigo replegó ta yo. Tamién iba dentro d’o paquete un eixemplar de ‘Brañaflor’, libro de falordias y leyendas de Cantabria escrito por Manuel Llano: un eco d’a cultura que resiste a morir, como as olas que otilan dende as caracolas.

En o libro, una d’as historias que amaneixen ye a d’as Mozas de l’Augua, que “teneban en a frent una estrela d’a color d’as boiras quan o sol se’n va”, iban descalzas y vestiban con capas de filos de plata y d’oro. Totz os maitins, as Mozas saliban d’os ríos y d’as fuents, y en pisar a tierra, naixeban flors. Quan saliba o sol, tornaban a o suyo refuchio baixo l’augua.

Conta a leyenda que si belún plegaba en o momento en o qual as Mozas de l’Augua se replegaban y agarrapizaba una d’as flors, sería goyoso de por vida. Dicen, tamién, que a nueit mas corta de l’anyo a Moza saliba de l’augua acompanyada d’o Mozo, y que chuntos sembraban alfayas en o mont t’as pastoras, y que quan istas las trobaban, adquiriban o poder de curar con l’augua todas as malotías d’os suyos rabanyos.

Manimenos, se queixan os mayors que ya no salen as Mozas. Será por o mal que tractamos a os ríos, construindo presas ta impedir que pleguen en a mar y sían libres. Ista mesma semana, o pasau día 14 estió o Día Internacional d’Acción contra as Presas y por os Ríos, l’Augua y a Vida. A ideya de celebrar iste día surtió en 1997, en Brasil, mientras a Primer Trobada Internacional de Damnificaus por as Represas. Precisament hue fa chusto dos semanas que asasinoron a una muller en Honduras, Berta Cáceres, por esfender un río sagrau t’a suya comunidat d’a construcción d’una presa, por privar estar una damnificada mas d’a construcción d’as represas.

Y l’aconsiguió, por ixo l’atorgoron en 2015 o Premio Goldman de Medio Ambient. Quan matoron a Berta, firioron a unatro hombre, Gustavo Castro, que yera con ella salvando a Tierra de qui siembran muerte, y quala vida corre agora serio periglo, por a qual cosa quantas asociacions ecolochistas son replegando sinyaturas solicitando a o Gubierno hondurenyo a suya protección. Ahiere asasinoron a unatro hombre, companyero de Berta en a luita contra as presas y en esfensa d’os ríos.

Yo creigo que as Mozas de l’Augua ya no salen porque tienen miedo, y porque si salisen, ya no creixerían flors baixo os suyos pietz, sino que probablement esclatasen bombas que acabarían con ellas, como acaban con a vida d’innocents en Siria. U talment, en una d’istas, se quedoron engarcholadas en o fondo de bella presa y ya no pueden salir-ie. Porque encara que todas istas historias pleguen dende a marguin d’atros ríos, en a mesma Cuenca Hidrografica de l’Ebro i hai chents, como Os 8 de Yesa, que tamién recuerdan que antes saliban mullers de l’augua en a nueit mas corta de l’anyo, solament que allí les claman moras, y que agora s’enfrentan a penas de dica seis anyos y meyo de garchola por esfender o suyo lugar de cayer enfosau baixo un entibo sin sentiu, por privar que l’unico que salga de l’augua sía a torre d’una ilesia. Quánta chent ha perdiu ya as suyas casas, as suyas leyendas y as suyas memorias baixo l’augua d’un pantano?

Y ye que dezaga de l’augua d’os ríos, s’amaga muito mas. Como os sedimentos que plegan en a mar a traviés d’os ríos y que as olas arrociegan dica as plachas dando-nos arena, l’augua con a quala regamos las plantas que minchamos, l’augua que beben os animals y que bebemos nusatros… L’augua ye vida, muita vida y dengún no puede aturar-la. Y os ríos son, tamién, muita cultura. Por as Mozas de l’Augua, por Berta Cáceres, por as chents d’antes que entendeban a vida muito millor que qui manean a economía hue en día, y por seguir tenendo plachas en as qualas replegar conchas, o 14 de marzo, hue y siempre esfendamos os ríos, l’augua y a vida.

Read More

LiBERTAd para los ríos

Artículo publicado el 17 de marzo de 2016 en la sección La Braña de Eldiario.es Cantabria.

Las pasadas navidades me tocó pasar la noche de reyes lejos de mi familia. Así que mis amigos vinieron a cenar a casa y pusimos en un mueble de la entrada todos los regalos del amigo invisible. A mí me regalaron un puñado de preciosas y enormes conchas arrastradas por el agua del mar hasta la playa de El Sardinero y que mi amigo recogió para mí. También iba dentro del paquete un ejemplar de ‘Brañaflor’, libro de relatos y leyendas de Cantabria escrito por Manuel Llano: un eco de la cultura que resiste a morir, como las olas que aúllan desde las caracolas.

En el libro una de las historias que aparecen es la de las Mozas del Agua, que “tenían en la frente una estrella del color de las nubes cuando el sol se va”, iban descalzas y vestían con capas de hilos de plata y de oro. Todas las mañanas, las Mozas salían de los ríos y de las fuentes, y al pisar la tierra, nacían flores. Cuando salía el sol, volvían a su refugio bajo el agua.

Cuenta la leyenda que si alguien llegaba en el momento en el que las Mozas del Agua se recogían y agarraba una de las flores, sería dichoso de por vida. Dicen, también, que la noche más corta del año la Moza salía del agua acompañada del Mozo, y que juntos sembraban joyas en el monte para las pastoras, y que cuando estas las encontraban, adquirían el poder de curar con el agua todas las enfermedades de sus rebaños.

Sin embargo, se quejan los mayores de que ya no salen las Mozas. Será por lo mal que tratamos a los ríos, construyendo presas para impedir que lleguen al mar y sean libres. Esta misma semana, el pasado día 14 fue el Día Internacional de Acción contra las Presas y por los Ríos, el Agua y la Vida. La idea de celebrar este día surgió en 1997, en Brasil, durante el Primer Encuentro Internacional de Damnificados por las Represas. Precisamente hoy hace justo dos semanas que asesinaron a una mujer en Honduras, Berta Cáceres, por defender un río sagrado para su comunidad de la construcción de una presa, por evitar ser una damnificada más de la construcción de las represas.

Y lo consiguió, por eso le otorgaron en 2015 el Premio Goldman de Medio Ambiente. Cuando mataron a Berta, hirieron a otro hombre, Gustavo Castro, que estaba con Berta salvando la Tierra de quienes siembran muerte, y cuya vida corre ahora serio peligro, por lo que varias asociaciones ecologistas están recogiendo firmas solicitando al Gobierno hondureño su protección. Ayer asesinaron a otro hombre, compañero de Berta en la lucha contra las presas y en defensa de los ríos.

Yo creo que las Mozas del Agua ya no salen porque tienen miedo, y porque si salieran, ya no crecerían flores bajo sus pies, sino que probablemente hasta explotaran bombas que acabarían con ellas, como acaban con la vida de inocentes en Siria. O quizás, en una de estas, se quedaron encerradas en el fondo de alguna presa y ya no pueden salir. Porque aunque todas estas historias lleguen desde la orilla de otros ríos, en la misma Cuenca Hidrográfica del Ebro hay gentes, como Los 8 de Yesa, que también recuerdan que antes salían mujeres del agua en la noche mas corta del año, solo que allí les llaman moras, y que ahora se enfrentan a penas de hasta seis años y medio de cárcel por defender su pueblo de caer sepultado bajo un embalse sin sentido, por evitar que lo único que salga del agua sea la torre de una iglesia. ¿Cuánta gente ha perdido ya sus casas, sus leyendas y sus recuerdos bajo el agua de un pantano?

Y es que detrás del agua de los ríos, se esconde mucho más. Como los sedimentos que llegan al mar a través de los ríos y que las olas arrastran hasta las playas dándonos arena, el agua con la que regamos las plantas que comemos, el agua que beben los animales y que bebemos nosotros… El agua es vida, mucha vida y nadie puede detenerla. Y los ríos son, también, mucha cultura. Por las Mozas del Agua, por Berta Cáceres, por las gentes de antes que entendían la vida mucho mejor que quienes manejan la economía hoy en día, y por seguir teniendo playas en las que recoger conchas, el 14 de marzo, hoy y siempre defendamos los ríos, el agua y la vida.

Read More

Charla en Zaragoza: La sostenibilidad de la ganadería

La ganadería ha moldeado durante siglos el ecosistema en el que vivimos, hasta convertirse en pieza clave del mismo. Sin embargo, el auge durante el último siglo de la ganadería intensiva ha ido poniendo en peligro la integridad del paisaje que nos rodea. El aumento de la ganadería industrial, dependiente de fármacos y piensos transgénicos y kilométricos,  y la desaparición de la ganadería extensiva, que ayuda a conservar la biodiversidad y a prevenir incendios, han acelerado la degradación del medio que habitamos.

Para hablar de estos dos modelos de ganadería y analizar su impacto en nuestro día a día, Amigos de la Tierra Aragón organiza la charla “La sostenibilidad de la ganadería” con Lucía López Marco, autora del blog Mallata.com. El evento tendrá lugar el viernes 1 de abril en La Pantera Rossa (c/ San Vicente de Paúl, 28. Zaragoza).

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad