Ingerimos 5 gramos de plástico cada día

La presencia de microplásticos en los océanos cuenta con importantes estudios científicos. Sin embargo, tal y como denuncia el informe Plastívoros presentado esta semana por  Justicia Alimentaria y Amigos de la Tierra, los datos actuales muestran que los microplásticos presentes en la tierra son mucho más numerosos que los acuáticos y que, de hecho, la inmensa mayoría del plástico que encontramos en los sistemas acuáticos tiene su origen en una contaminación terrestre anterior. El informe señala que la contaminación microplástica en la tierra podría ser hasta 23 veces mayor que en el océano y apunta que, de hecho, aproximadamente el 80 % de la contaminación por microplásticos en el océano proviene de la tierra.

En el Estado español se producen casi 4 millones de toneladas de plástico. La clave de su éxito está en los aditivos químicos que se añaden en el proceso de producción y que confieren características diferenciadas que hacen posible la infinidad de usos que conocemos. Sin embargo, entre estos más de 4 000 aditivos que se añaden al plástico se encuentran sustancias tóxicas, persistentes y bioacumulativas, con efectos perjudiciales para la salud y para el medioambiente.

La contaminación y la introducción masiva de microplásticos en nuestra tierra, con sus aditivos tóxicos de alta durabilidad (la durabilidad del plástico acostumbra a ser superior a una, dos e incluso más generaciones humanas), altera nuestros suelos provocando un grave impacto en nuestra alimentación, salud y ecosistemas.

¿Qué es la plasticultura?

El sector que más consumo de plásticos presenta actualmente es el agroalimentario, un 25% del total. Es decir, uno de cada cuatro kg de plásticos usados en el Estado español está relacionado con los alimentos, y un 6% corresponde a la producción agrícola. Este porcentaje supone toneladas de plásticos cuyo uso y, especialmente, desuso están teniendo efectos muy negativos para la sociedad y el medio ambiente. En el Estado español estamos hablando de más de 220 000 toneladas anuales de plasticultura. Si transformamos esa cifra en algo más visual, por ejemplo, en bolsas de plástico, obtenemos que el sector agroganadero utilizaría 40 000 millones de bolsas de plástico que, extendidas en el suelo, corresponden a la superficie de la Comunidad Autónoma de Madrid.

La producción de frutas y verduras en el actual sistema alimentario (basado en una agricultura industrial y globalizada)  parece inimaginable sin plástico. Pensemos que todos los sistemas de riego, invernaderos y túneles están hechos de este elemento; las redes de plástico mantienen a las aves fuera de los árboles; campos enteros están cubiertos con láminas para calentar el suelo y extender la temporada de cosecha. No obstante, todo parece indicar que la mayor puerta de entrada de microplásticos a los suelos agrarios — más allá de los residuos generados por la misma actividad agrícola— se encuentra en el uso de los lodos de depuradora como fertilizante. La práctica totalidad de los microplásticos arrastrados por la actividad doméstica, industrial o agraria acaban en los lodos de depuradora y, de ahí, la inmensa mayoría son vertidos a los campos agrarios. A nivel estatal, esto corresponde a más de 17 000 toneladas anuales de microplásticos vertidos en nuestros suelos agrarios. Lo que equivale a más de 3 000 millones de bolsas de plástico de supermercado.

Ingerimos 5 gramos de plástico a la semana

“No es conveniente suponer que todas esas toneladas de plástico que se acaban inyectado en nuestros suelos son inocuas; al contrario, afectan significativamente a los ecosistemas y la salud de la población. Nuestro sistema alimentario se está viendo interferido por miles de toneladas de plásticos que directa o indirectamente llegan a nuestro cuerpo y afectan a nuestra salud” afirma Jordi Menéndez, responsable de acciones de Justicia Alimentaria.

Los micro y nanoplásticos entran en contacto con el ser humano a través de la piel, del aire que respiramos o de todo aquello que ingerimos. Los nanoplásticos son capaces de introducirse en las células y provocar cambios al bloquear o alterar procesos celulares. De hecho, estamos consumiendo alrededor de 2 000 pequeñas piezas de plástico cada semana, aproximadamente 21 gramos al mes, poco más de 250 gramos al año. Esto es el equivalente al peso de una tarjeta de crédito a la semana (5 g).

El problema de la sobreproducción de plástico es ahora reconocido en todas las esferas de la vida social y política. Sin embargo, el informe denuncia cómo las empresas productoras de plásticos y sus asociaciones empresariales intensifican sus esfuerzos para retrasar, debilitar o tumbar cualquier intento de avance legislativo encaminado a reducir la producción de plásticos y a establecer obligaciones para las empresas en materia de reducción o gestión de residuos. De hecho, señalar a la ciudadanía como responsable de la gestión de los residuos plásticos suele ser una de las principales estrategias.

Las organizaciones apuntan al concepto de “desechable” (producir – comprar – tirar) como piedra angular de nuestro modelo lineal de consumo basado en la sobreexplotación de recursos naturales y la externalización de sus impactos, que recaen en los ecosistemas, en  la salud de las personas y en las regiones y poblaciones más desfavorecidas.

Y apuntan que cualquier propuesta política o corporativa que no tenga en cuenta este contexto será un parche, inútil para afrontar la emergencia ambiental y social a la que nos enfrentamos.

“No sirven las falsas soluciones, hay que desplastificar nuestras sociedades y nuestra comida. Y para ello hacen falta políticas públicas a todos los niveles que impulsen este camino con decisión. Tenemos que reducir drásticamente la fabricación y el uso de los plásticos en todos los sectores productivos y, en concreto, en el sistema alimentario” dice Adriana Espinosa, responsable de Residuos y recursos naturales de Amigos de la Tierra.

Con un mural de 12×12 metros en la Plaza de Juan Goytisolo de Madrid que simboliza la invasión de microplásticos en nuestras tierras de cultivo y por lo tanto, en nuestra alimentación, las organizaciones quieren hacer un llamado a incorporar las siguientes propuestas políticas:

Sobre la Ley de Residuos que el gobierno está negociando, incluir estos cuatro puntos clave:

  1. Medidas para reducir de forma drástica la cantidad y toxicidad de los plásticos que se ponen en el mercado, incluyendo la prohibición del uso de substancias potencialmente nocivas en la fabricación de plásticos (aplicando, cuando proceda, el principio de precaución), así como de materiales y productos no reutilizables o reciclables al 100%.

  1. Establecer objetivos vinculantes de reducción de plásticos en todos los sectores, en concreto en la agricultura, con medidas de apoyo para que el sector agrario realice esta transición.

  1. Establecer objetivos de reutilización ambiciosos, por ejemplo un 70% en envases de bebidas para 2030, y apostar por sistemas eficientes para lograr estos objetivos tales como el sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases.

  1. Asegurar que las empresas que producen y distribuyen plástico asuman su responsabilidad en la prevención y gestión de los residuos que generan, y no permitir falsas soluciones que perpetúan el hiper-envasado y el modelo de “usar y tirar”, tales como los mal llamados “bioplásticos”.

Además, las organizaciones insisten en la necesidad de implementar otras medidas clave sobre los principales peligros de los que el informe alerta:

Sobre lodos de depuradora

  • Actualizar la normativa vigente sobre usos de lodos de depuradora para evitar la contaminación de los ecosistemas por microplásticos vehiculados a través de estos.

Sobre aditivos potencialmente tóxicos usados en la fabricación de plásticos

  • Aumentar la trazabilidad y transparencia en el ciclo de vida de los plásticos, en especial la parte referida al uso de sustancias potencialmente tóxicas como aditivos plásticos.
  • Desarrollar un etiquetado para plásticos que permita, a nivel de consumo, conocer los aditivos utilizados en su fabricación, especialmente en el caso de envases alimentarios.

Sobre microplásticos terrestres

  • Poner en marcha los estudios y análisis necesarios para determinar el grado actual de contaminación microplástica de los ecosistemas terrestres, así como sus posibles efectos negativos.
  • Desarrollar un Plan Estratégico, coherente, eficaz y ambicioso, para la reducción de la contaminación microplástica de los ecosistemas terrestres.

Consulta el informe completo aquí.

Read More

Presentación de Sinfonía para el cambio: Activismo frente al cambio climático

El próximo martes 17 de diciembre Amigos de la Tierra Aragón te invita a la presentación del libro ?SINFONÍA PARA EL CAMBIO: ACTIVISMO FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO?, publicación que recopila la experiencia de más de 30 personas que narran en primera persona sus acciones o iniciativas de lucha contra el cambio climático.

Una de sus autoras es Lucía López Marco, veterinaria, divulgadora y creadora del blog Mallata.com. De la mano de Luzieta, mujer apasionada del medio rural y la soberanía alimentaria, escucharemos propuestas y soluciones que ofrece la ganadería extensiva y alternativas de alimentación sostenible ante desafíos locales y globales como el cambio climático, la despoblación o la biodiversidad.

Frente a la inacción de los gobiernos ante la emergencia climática, “Sinfonía para el Cambio” recoge modos de vida inspiradores y demuestra que existe un movimiento creciente de personas que saben plantarle cara al cambio climático.

¡Te esperamos el martes 17, a las 19 horas en Le Petit Coin (Paseo Ruiseñores 13, Zaragoza)! 😉

Read More

Alternativas: El mensaje sostenible y activismo mediático de Lucía López Marco

Artículo publicado originalmente en la página web de Amigos de la Tierra el 8 de noviembre de 2018.

Soy una mujer apasionada del medio rural, la ganadería extensiva y la soberanía alimentaria, lo que me condujo a escribir el blog mallata.com. Este espacio lo defino como un refugio donde encontrar información sobre agroecología, consumo local y sostenible, desarrollo rural y, por supuesto, ganadería extensiva.

Soy una veterinaria hiperactiva que nunca paro quieta, desde hace dos años formo parte del grupo local de Amigos de la Tierra Aragón, hace un año participo con Amigos de la Tierra en un proyecto que lidera CERAI y que se llama Mincha d’aquí (come de aquí, en aragonés), que busca dinamizar iniciativas agroalimentarias sostenibles y locales en el Pirineo y Somontano Aragonés.

Nuestros hábitos alimenticios tienen un impacto en el entorno, y sobre todo en nuestro medio rural. Consumir productos locales y sostenibles tiene muchas ventajas, entre otras, ayuda a generar empleo y a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, puesto que se reduce la distribución por terceros, el transporte y el ultraprocesado y envasado de los alimentos. Además consumiendo alimentos de proximidad ayudamos a fijar población en nuestros pueblos y es la única forma de parar los pies a la agroindustria.

El problema es que hay mucha desinformación sobre los alimentos que consumimos. Una vez leí una frase que me encantó, que creo que todas las personas deberíamos aplicarnos y que dice algo así como mantén a tus amigos cerca y a tus agricultores y ganaderos aún más cerca. Si consiguiésemos que mucha gente se guiara por esta frase, no habría tanta despoblación y sería una forma eficaz de combatir al acelerado cambio climático.

El asunto es muy grave en el caso de la ganadería, en los últimos años ha aumentado notablemente el número de explotaciones de ganadería industrial, que tiene un fuerte impacto ambiental, en gran parte por ser un tipo de producción no ligada a la tierra y generar grandes cantidades de purines, además de por su alto coste energético. Sin embargo la extensiva se encuentra en claro retroceso.

Durante siglos, los rebaños de razas autóctonas de ganado han dado forma a diferentes agro ecosistemas de la Península Ibérica, como la dehesa (que es el ecosistema humanizado más sostenible del mundo y se encuentra en peligro de extinción) o los puertos de alta de montaña.

La disminución del número de animales pastando, un millón menos que hace tres años, ha hecho que se matorralice el paisaje y que se pierda biodiversidad, aumentando también el riesgo de incendios. Además cabe señalar que cada oveja trashumante traslada diariamente unas cinco mil  semillas y abona el terreno con más de tres kilogramos de estiércol. Por este motivo, debemos comprar solo carnes de ganadería local extensiva, no industrial y disminuir su consumo.

Cada semana llego a cientos de personas a través de mi blog, Mallata.com y esto me emociona porque creo que mi mensaje sostenible y activismo mediático puede ayudar a la gente a cambiar  su vida, para mejorar nuestra Tierra. “Piensa globalmente, consume localmente”.

Sinfonía por el cambio

Este texto forma parte de la publicación Sinfonía por el cambio que reúne las experiencias en primera persona de activistas que desde enfoques y posiciones diferentes desarrollan su labor asociativa, profesional o artística para favorecer la transición hacia una sociedad donde las personas y el planeta están en el centro de las políticas. Te invitamos a conocer otras de estas pequeñas historias de héroes y heroínas con las que encontrar inspiración y sumarte al cambio.

Día de acción

En el Día de Acción Global los grupos de Amigos de la Tierra nos unimos en todo el mundo por segundo año consecutivo en una acción global para reclamar justicia climática y energética, el fin de semana del 5 al 7 de octubre.

Read More

La sociedad civil europea se opone a la fusión entre Bayer y Monsanto

Según ha informado Amigos de la Tierra en un comunicado de prensa, una reciente encuesta muestra que la mayoría de los españoles está en contra de la fusión de Bayer y Monsanto. El 69% de la ciudadanía considera que es “importante” o “muy importante” que la Comisión Europea bloquee la fusión de estos dos gigantes del negocio de los agroquímicos y las semillas; un 16% opinó que es “poco” o “nada importante” y un 15 % indicó que “no sabe” o “no contesta”.

La encuesta, realizada en Alemania, Francia, España, Dinamarca y Reino Unido, muestra que para el 47% de las personas encuestadas la fusión es “preocupante” o “muy preocupante” y sólo un 11% de la población piensa que la fusión ofrece buenas perspectivas.

Una de las inquietudes de quienes han respondido a la encuesta es que la fusión afecte negativamente al medio ambiente, que aumente la cantidad de sustancias químicas usadas en agricultura y que coarte aún más la capacidad de los agricultores de decidir sobre sus cultivos.

Blanca Ruibal, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, ha destacado que “estas empresas representan un modelo de agricultura tóxico para la salud de las personas y el planeta. Es urgente que la producción de alimentos deje de ser el negocio de unas pocas empresas. Por este motivo desde Amigos de la Tierra exigimos a la Comisaria Margrethe Vestager que impida esta fusión”.

La encuesta es la prueba más reciente del rechazo generalizado de la población europea a la fusión. Cerca de un millón de personas en la UE han firmado peticiones para que la Comisión Europea la bloquee, y más de 200 organizaciones de la sociedad civil han respaldado esta reivindicación. El próximo 5 de abril le toca decidir a la Comisión Europea acerca de esta fusión.

La oleada de fusiones entre las mayores empresas de agroquímicos y semillas está dando lugar a una concentración sin precedentes en el sector. En 2017 la Comisión Europea apuntaló esta tendencia dando el visto bueno a la fusión de Dow y Dupont y ChemChina y Syngenta. Si se aprueba, Bayer-Monsanto será la mayor empresa de insumos agrícolas de todo el mundo.

Read More

Si te preocupa la alimentación y la vida en el medio rural…

Hace un año comenzamos un proyecto muy bonito al que denominamos Mincha d’aquí (que significa come de aquí en aragonés) dinamización de iniciativas alimentarias locales y sostenibles en el Pirineo y Somontano Aragonés, con el objetivo de crear una red de iniciativas alimentarias de producción, transformación, distribución, comercialización y consumo, locales y sostenibles, que permitiese afianzar las ya existentes y la incorporación de otras nuevas, con el objetivo último de contribuir a la sostenibilidad integral del territorio mediante acciones que permitan conservar los ecosistemas de estas zonas desfavorecidas, estimulando la población residente y su economía local. (más…)

Read More

Encuentros comarcales del Proyecto Mincha d’aquí

El proyecto Mincha d´aquí: “Dinamización de iniciativas agroalimentarias locales y sostenibles del Pirineo y Somontano aragonés”, que busca crear una red de iniciativas alimentarias de producción, transformación, comercialización y consumo, locales y sostenibles en distintas comarcas de la provincia de Huesca, lleva en funcionamiento desde el mes de febrero. Durante la primavera y el verano se han estado realizando las encuestas a las diferentes iniciativas identificadas en las comarcas del Alto Gállego, Jacetania, Sobrarbe y Somontano de Barbastro, habiendo finalizado ya esta fase de trabajo de campo y el consiguiente análisis de los datos obtenidos; por lo que ahora Mincha d’aqui da comienzo a su siguiente fase, la de diagnóstico de las iniciativas alimentarias locales y sostenibles, que se está complementando con un estudio de mercado. Con el objetivo de que las distintas iniciativas identificadas y entrevistadas se conozcan, que las personas entrevistadas sean conocedoras de los resultados del diagnóstico, y que entre todas las iniciativas se construyan propuestas de acción que puedan dar respuesta a las necesidades y dificultades encontradas en el sector, se van a realizar durante los próximos días tres encuentros destinados a los/las productores/as y transformadores/as que han participado en la fase de entrevistas o que tienen un interés en conocer mejor el proyecto y formar parte del proceso de transformación hacia un modelo agroalimentario local y sostenible. (más…)

Read More

Europa dice no al cultivo de nuevas variedades de maíz transgénico

En el día de ayer, 6 de octubre, el pleno del Parlamento Europeo votó por mayoría en contra del cultivo de dos nuevas variedades de maíz transgénico de las empresas DuPont – Pioneer y Syngenta y la reautorización del maíz MON810 de la empresa Monsanto.

[cml_media_alt id='1563']MAIZ 3[/cml_media_alt]Esta noticia llega cuando el sector en está teniendo serios problemas en España por la aparición de una planta invasora llamada teosinte, que se encuentra en los campos de maíz y es capaz de intercambiar genes con el maíz modificado genéticamente. Por este motivo, organizaciones de agricultores, consumidores y ecologistas han solicitado al Gobierno en funciones que no permita la autorización de nuevas variedades de maíz transgénico y que suspenda la comercialización de maíz modificado genéticamente. En palabras de Andoni García Arriola, miembro de COAG, “sería una irresponsabilidad permitir el cultivo de nuevos transgénicos en esta situación. Los maíces modificados genéticamente que se pretenden autorizar solo traerán más problemas a un sector que ya está sufriendo por la presencia del teosinte”.

Además, hace un año, 17 países y cuatro regiones de la Unión Europea prohibieron el cultivo de transgénicos en sus territorios, al mismo tiempo que la superficie cultivada en toda la Península Ibérica se ha visto disminuida en las últimas campañas. Por otro lado, varias empresas retiraron los expedientes de autorización de nuevas variedades modificadas genéticamente ante la evidencia del rechazo que generan y la falta de mercado.

Blanca Ruibal, responsable del área de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, asegura que existe “un grave déficit democrático en la toma de decisiones sobre transgénicos en la Unión Europea. La Comisión sigue presionando para que se cultiven nuevos maíces transgénicos pese a la opinión en contra de la mayoría de los Estados Miembros y el Parlamento Europeo y a la falta de datos científicos sobre su seguridad”.

Respecto a la presencia de teosinte, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) publicó recientemente una opinión en la que se subestiman los riesgos que supone la presencia de este pariente silvestre del maíz.

[cml_media_alt id='1561']maiz 2[/cml_media_alt]“Si no paramos el cultivo de maíz transgénico nos podríamos encontrar en un futuro cercano con supermalezas que dificultarían aún más las labores de los agricultores y podrían conllevar a un mayor uso de plaguicidas con nefastas consecuencias para el medio ambiente y la salud de las personas”, afirma Luís Ferreirim de Greenpeace.

Amigos de la Tierra, Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU), Ecologistas en Acción, Greenpeace, Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos y Red de Semillas han solicitado que el Gobierno en funciones vote en contra de la propuesta de la Comisión Europea de reautorización del maíz transgénico MON810 y de la autorización del maíz Bt11 de Syngenta y del 1507 de Dupont Pioneer, tal y como recomendó ayer el plenario del Parlamento Europeo.

Read More

Despertemos

Hace dos inviernos tuve la suerte de poder escuchar en Zaragoza el testimonio de Donald Moncayo, líder indígena, y Pablo Fajardo, abogado principal del Caso Texaco y ganador en 2008 del Premio Goldman, premio que se concede anualmente a defensores de la naturaleza y el medio ambiente, algo así como el Nobel de Ecología.

Es difícil, desde la distancia, desde la piel de quien nunca ha sentido la selva, de quien tiene coche, calefacción central, de quien se ducha diariamente con agua caliente, y no se pregunta de dónde sale esa energía, entender las luchas por la vida que llegan desde el otro lado del océano y solidarizarse con ellas. Pero ese día la sala estaba llena, repleta de ojos brillantes, de almas abiertas y de esperanza.

Yo había ido allí con Manu y Teresa, que todavía tenían en las pupilas la imagen verde de la vegetación de Sucumbíos, y el recuerdo negro de los testimonios de quienes les hablaron del dolor del petróleo; y con Miguel, que ahora se encuentra descubriendo otras selvas en el corazón de América Latina. Creo que aquella charla nos hizo recordar otras luchas de acá y de allá: la de los bolivianos en el TIPNIS, la de los vecinos de Artieda, la del Bergantes… Nos recordó que somos hijos de la Pacha Mama, la Madre Tierra, y que tenemos que honrar a Inti, el Dios Sol, aunque la comodidad de nuestros sofás se empeñe en hacernos olvidar quienes somos y de dónde venimos.

Durante aquella tarde de febrero en el Centro Pignatelli, Pablo y Donald compartieron los horrores que la multinacional petrolera Chevron-Texaco había provocado en la selva amazónica, y las consecuencias de sus extracciones en las personas que ahí viven. Nos mostraron vídeos donde unos monstruos con sombrero tejano afirmaban que la selva estaba ahí para explotarla, no para que los humanos conviviesen en paz formando parte de ella, justificando así la expulsión de aquellas personas que, al igual que sus ancestros, querían seguir viviendo allí, conservando su cultura y sus tradiciones. Lavándose las manos de todo el mal que ha generado la petrolera en el Ecuador. Todo en nombre del Dios Dinero, que no entiende de Pachamamas, ni de Intis, ni de respeto, ni de vida…

Pablo, emocionado, nos contó también como asesinaron a su hermano al confundirlo con él, y es que sale caro defender la tierra de quienes quieren lucrarse de ella para llenar sus bolsillos con sangre. Según el informe de Global Witness titulado “¿Cuántos más?”, el año pasado asesinaron a 116 activistas del medio ambiente, de los cuales “un 40 % de estas víctimas era indígena y las principales causas de su muerte fueron la industria hidroeléctrica, la minería y la agroindustria”. La investigación añade también que “Honduras es el país más peligroso per cápita para los activistas ambientales y de la tierra con 101 asesinatos entre 2010 y 2014”. Precisamente en Honduras asesinaron el pasado 3 de marzo a Berta Cáceres, líder indígena y ganadora del Premio Goldman en 2015. A Berta la mataron por haber conseguido paralizar la construcción de una presa en el Río Gualcarque, sagrado para el pueblo lenca, pues de él brota el agua que beben y que ayuda a germinar las semillas que les dan de comer. Unos días antes Berta había denunciado el asesinato de otros compañeros y las amenazas que sufría. En una entrevista a Eldiario.es el pasado mes de junio, Berta había declarado que “los que rechazamos estos proyectos somos amenazados, amenazan nuestras vidas, nuestra integridad física y emocional, la de nuestras familias y comunidades enteras, nos quieren negar la existencia como pueblos originarios. Vivimos en un clima de impunidad y de nula administración de justicia”.

Durante el asalto a la vivienda de Berta Cáceres resultó herido Gustavo Castro Soto, miembro de Amigos de La Tierra México, la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y el Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4) y cuyo testimonio puede ser crucial para resolver los hechos acontecidos en la madrugada del pasado 3 de marzo, por lo que su vida corre serio peligro. Desde Amigos de la Tierra piden al Gobierno Hondureño que reaccione de forma inmediata contra los asesinos de Berta Cáceres y que proteja a Gustavo Castro, y se ha iniciado una campaña de recogida de firmas para que proporcione todas las medidas posibles para garantizar protección inmediata a Gustavo Castro.

Aunque nos pueda parecer que Honduras y México son lugares lejanos, sus luchas son también nuestras luchas. Aquí también hay víctimas de la defensa del medio ambiente, como los 8 de Yesa, que se enfrentan a penas de hasta seis años y medio de cárcel por oponerse pacíficamente al recrecimiento del embalse de Yesa. Además, no podemos olvidarnos de que detrás de los megaproyectos que intentan acabar con los recursos naturales y que provocan graves daños ambientales, hay multinacionales extranjeras, muchas de ellas españolas, como la empresa Ecoener-Hidralia, que promueve la construcción de una hidroeléctrica en el Río Canbalam (Guatemala) a la que se oponen las comunidades locales.

En aquella charla en el Pigatelli, Donald Moncayo y Pablo Fajardo compartieron mesa con el también Premio Goldman Pedro Arrojo, quien en el año 2001 salió, al igual que Berta, en defensa de los ríos, encabezando la lucha contra el Plan Hidrológico Nacional. El pasado 6 de marzo Pedro escribía en su cuenta de twitter: “Tu muerte, hermana, no será en balde. La lucha sigue y seguirá más fuerte”. Desde hace una semana el clamor de los ríos llora el nombre de Berta y su voz se oye más que nunca recordándonos sus palabras en la ceremonia de entrega del Premio Goldman: “Despertemos, despertemos humanidad, ya no hay tiempo”. Despertemos, porque la tierra y los ríos no son de nadie y se los quieren apropiar.

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad