Hablemos de la leche cruda…

EEl Govern de Cataluña ha aprobado un decreto que autoriza la venta directa de leche cruda de vaca, regulando su comercialización desde la producción directamente a las personas consumidoras, además de creando y regulando su Directorio. La polémica ha saltado en todas partes, y todos los medios se han precipitado a publicar artículos de opinión: desde National Geographic hasta blogs sobre veganismo han hablado del tema. Así que desde esta mallata, hemos querido hacer un artículo no de opinión, sino ‘multi-opinión’ entrevistando a muchas voces relacionadas con el sector y recogiendo opiniones que ya habían sido publicadas en algunas redes sociales, con el objetivo de dar otra perspectiva sobre la noticia.

(más…)

Read More

¡Es la leche!

El 1 de junio es el día elegido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para celebrar cada año el Día Mundial de la Leche. Para celebrar este importante día y recordar no solo los beneficios de este alimento para nuestra salud y nuestro medio rural, sino también los problemas y las dificultades a las que se enfrentan las pequeñas ganaderías y queserías, este artículo trae un pequeño resumen sobre las cualidades de la leche y la situación actual de la producción, así como un recopilatorio de todos los artículos relacionados con la producción láctea publicados en este blog 🙂

La leche: el alimento más completo

La leche es el alimento más completo que existe, posee los tres principios inmediatos que son las proteínas, los lípidos y los glúcidos y también tiene un alto contenido en vitaminas A y D y en minerales como el calcio.

La leche de pasto: la mejor

Hay que destacar, que no es igual la leche procedente de ganaderías intensivas, que no salen al campo y se alimentan en gran medida a base de piensos transgénicos procedentes de la deforestación de la Amazonía, que la de ganaderías extensivas, donde la alimentación es principalmente a base de piensos y forrajes propios, ya que la leche de vacas alimentadas a pasto tiene un mayor contenido de ácido linoleico conjugado, un ácido graso esencial para la salud, como demuestra este estudio realizado por el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM, La Coruña).

La industria: la gran enemiga de la producción

Sin embargo, a pesar de los enormes beneficios de la leche producida en sistemas extensivos, muy ligada a pequeñas granjas familiares, la industria láctea está acabando con este sistema de producción, tirando los precios de la leche y apostando por macroindustrias, como puedes leer en este artículo. Por otro lado, consumir productos lácteos procedentes de ganaderías familiares, ayuda a fijar población en el medio rural.

Artículos lácteos en Mallata.com

Pincha en el título para acceder al artículo

Hablemos de la leche cruda

S.O.S. del sector lácteo

Mala leche

Oportunidades, ventajas y retos de la producción de leche ecológica

¿Por qué en España no pasa?

300.000 litros de leche al día a la basura. ¿Quieres saber por qué?

El secreto está en el queso

Los cuernos de la tudanca

¿Desmontamos un McDonalds?

Apoyar la producción artesanal es apoyar la biodiversidad

El 80% de las ganaderías lácteas con problemas se queda sin ayudas

En los territorios ocupados por la vaca frisona

Read More

El secreto está en el queso

Artículo publicado el 4 de febrero en la sección La Braña de Eldiario.es Cantabria.

Acabo de abrir el Facebook y lo primero con lo que me encuentro es un post en el que aparece la fotografía de una carta enviada por una industria que fabrica queso para una conocida cadena de pizzerías. En la carta, la empresa láctea anuncia a sus proveedores que para el nuevo periodo (que comienza el 1 de abril de este año y finaliza el 31 de marzo de 2017), pagarán la leche a “un precio base de 0.25 €/litro”, y además, añaden, “el compromiso de volumen será el mismo que el contratado en la campaña 2015/2016”.

La carta continúa, y la empresa justifica la bajada del precio de compra alegando que el queso que producen “es fabricado también por otros competidores en el norte de Europa, donde los precios de la leche son mucho más bajos que en España, por tanto nos vemos forzados a actualizar nuestros precios de compra para poder ser más competitivos siempre intentando dar prioridad a nuestros proveedores de confianza”.

La verdad es que lo leo y no doy crédito. Si la empresa quisiera dar prioridad a sus “proveedores de confianza”, digo yo que intentaría elaborar un producto diferenciado, local, distinto de lo que pueda producir otra industria en Suecia, y de calidad, de forma que en vez de venderse en una empresa de pizzas que paga poco y mal a sus empleados, y que paga poco y mal por ese queso; se pudiese servir en restaurantes que ofrecen “quesos del país”.

Pero no. El hecho de que “fabriquen” quesos en vez de producirlos ya da idea de que su producto es 100% artificial, tan artificiales como pueden parecer las ganaderías que les suministran, porque si se estima que producir un litro de leche cuesta entre 34 y 38 céntimos, ¿cómo puede ser que les estén pagando solo 25? Pues es posible gracias a que el pasado año el Ministerio aprobó un paquete de ayudas de 20 millones de euros destinadas a aquellas ganaderías que reciben menos de 0,285 € por cada litro. Es decir, que en vez de obligar a industria y distribución a garantizar el pago de los costes de producción, desde el Ministerio de Tejerina lo que primó fue que la industria pague el precio que estime, y entre todos ponemos lo que falte.

El problema, en realidad, no es quien paga el queso, el problema es mucho más complejo, porque la bajada de precios no es mas que una excusa para dejar de comprar la leche a las pequeñas ganaderías tradicionales, que más allá de producir leche, fijan población al territorio y conservan el ecosistema. ¿Qué pasaría si de repente el sector decidiese dejar de comprar leche a todas las granjas familiares de la cornisa cantábrica? ¿De qué vivirían esos pueblos? Pues eso es lo que está pasando: desde la desaparición de las cuotas lácteas, la distribución prefiere comprar el producto a explotaciones industriales de gran tamaño situadas en el sur peninsular, donde no hay pasto pero sí los cereales con los que se fabrican los piensos de los que se alimentan esas vacas; y donde, además, concentran toda la producción en pocas macrogranjas bien situadas y no tienen que ir casa por casa para recoger pequeñas cantidades. Mucho más cómodo para la distribución, pero un serio problema para el medio rural.

Sigo bajando por el muro de Facebook y me encuentro otra noticia: El sector lácteo anuncia el inicio de un ‘duro boicot’ a Lactalis. Mejor no sigo leyendo, no vaya a ser que me entere de cosas que no debo y cuando vaya a encargar unas familiares me arrepienta al recordar que el secreto no está en la masa, el secreto está en el queso.

Read More

S.O.S. del sector lácteo

Artículo publicado en la Revista Soberanía Alimentaria nº23 (invierno 2015). En este enlace se puede encontrar el artículo en castellano, aragonés, asturianu, galego, catalá y euskera.

En las últimas tres décadas, el sector lácteo ha experimentado un intenso proceso de ajuste y transformación como respuesta a las políticas de la Unión Europea, primero con la llegada de las cuotas y ahora con su eliminación. El resultado ha sido la desaparición de multitud de ganaderías familiares, un incremento del tamaño e intensificación de las vaquerías y la adopción de nuevas fórmulas societarias. ¿Cómo podemos abordar esta situación desde la soberanía alimentaria? Nos sumergimos en este tema para empezar el debate entendiéndolo en toda su complejidad.

LAS CUOTAS LÁCTEAS Y EL MERCADO INTERNACIONAL

Hasta el pasado 1 de abril, la Unión Europea establecía un límite máximo de litros de leche de vaca que cada Estado miembro podía producir. El sistema de cuotas comenzó el 1 de enero de 1986, aunque su implantación en España se llevó a cabo unos años más tarde, y supuso la desaparición de miles de vaquerías, dado que, aunque el consumo en España rondaba los 9 millones de toneladas, tenía asignado un volumen de producción de solo 4,5 millones de toneladas, por lo que, podríamos decir que se «obligó» a España a importar la mitad de los lácteos que consumía. El sistema de cuotas llevó a que las ganaderías que querían crecer compraran o alquilaran cuota de otras ganaderías.

[cml_media_alt id='1130']ordeño-intensivo[/cml_media_alt]La justificación para eliminar las cuotas por parte de la UE ha sido la previsión de que la demanda de lácteos a nivel mundial se incrementaría a un ritmo del 2 %, y las cuotas se convertirían en un obstáculo para el crecimiento de las producciones en Europa. Sin embargo, estas expectativas se han visto truncadas al empezar a producir China su propia leche, lo que hace difícil predecir sus futuras importaciones, y con la decisión de Rusia de dejar de consumir leche europea con motivo del conflicto con Ucrania. Esta situación ha supuesto una bajada de precios en origen no solo en Europa, sino también en otras zonas productoras como EE. UU., Nueva Zelanda o América Latina, que ha conllevado una bajada del precio del producto final para el consumidor en buena parte del mundo. En el Estado español esta caída del precio final ha sido mínima en comparación con la bajada de precios en origen, ya que el precio en los establecimientos de venta acumula una caída anual del 4,6 %, mientras que en origen el descenso es del 16,9 %.

Otro elemento central para entender la situación del sector en nuestro territorio es la distribución de las ganancias. Mientras que en países como Canadá la producción se queda con un 54 % del margen de beneficio, aquí las ganancias se las reparte la distribución (que percibe entre un 60 % y un 90 %) y la industria. De forma que, finalmente, quien ha producido la leche no obtiene ninguna parte de dicho margen, es más, a menudo no se cubren ni los costes de producción.

La diferencia fundamental entre un modelo y otro radica en la forma de tomar las decisiones en cada Estado. En el caso de Canadá, hay dos instrumentos esenciales. La Comisión de Productos Lácteos del Canadá, es una estructura central cuyo objetivo es «ofrecer a los productores eficientes de leche y nata la posibilidad de obtener una remuneración equitativa por su trabajo y sus inversiones y garantizar a los consumidores de productos lácteos una oferta ininterrumpida, suficiente y de calidad». Para ello, existe en cada provincia una Junta de Negociación de venta de leche compuesta por las ganaderías y el gobierno, cuya competencia es «la apertura y administración de los contingentes, la mancomunación de los ingresos obtenidos, la fijación de precios y el mantenimiento de los registros de productores».

Estas Juntas, donde la industria y la distribución tienen voz pero no voto, se aseguran de cubrir los costes de producción, por lo que no son necesarias las ayudas económicas. Por otro lado, se procura que la leche sea consumida en la provincia de origen, por lo que es más fácil que la producción se adapte a la demanda y no haya que buscar salida a un exceso de leche. También es importante señalar que así se impulsa la economía de la región y que al distribuirse en circuitos cortos de comercialización no solo disminuyen los gastos por transporte, sino que también puede ofrecerse leche pasteurizada, de mayor calidad que la UHT, que es la más consumida en el Estado español.

Mientras en Canadá se aborda la regulación láctea con instrumentos estructurales, descentralizados y con la participación central del sector productivo, en el Estado español seguimos funcionando a base de acuerdos puntuales según cada situación. El pasado 23 de septiembre se firmó en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente un acuerdo lácteo que no fue apoyado por las dos organizaciones agrarias mayoritarias, COAG y UPA, que representan al 70 % de las ganaderías, pero sí por la industria y la distribución. Este acuerdo no incluye un precio mínimo sobre la leche que garantice cubrir los costes de producción, estimados entre 34 y 38 céntimos por litro de leche (de hecho, el pasado mes de octubre, el precio medio estatal del litro de leche era de 0,309 €, por lo que no se alcanzan los costes de producción). Fruto de ese acuerdo lácteo se presenta un paquete de ayudas de 20 millones de euros, publicadas el 28 de septiembre en el BOE, destinadas a aquellas ganaderías que reciban menos de 0,285 € por cada litro. Teniendo en cuenta que son la industria y la distribución quienes fijan los precios, en realidad la ayuda es para estas, que compran a precios por debajo de coste, y no para las ganaderías.

LA INDUSTRIA Y LA DISTRIBUCIÓN VERSUS EL MUNDO RURAL

Así que nos encontramos que, en los últimos 30 años, el sector lácteo español ha cambiado radicalmente, pasando de tener capacidad para producir toda la leche que consumía a tener que importar la mitad de los lácteos, desapareciendo de esta forma multitud de vaquerías familiares. Además, paradójicamente, la decisión actual de eliminar las cuotas para que no haya límites de producción supone un nuevo impulso a las granjas intensivas, que mayoritariamente buscan instalarse en zonas cerealistas para tener mejor acceso a los piensos con los que alimentan a sus animales.

Si la industria, por su parte, buscando la maximización de los beneficios, tiende a centralizar aún más sus compras en estas zonas de concentración de grandes vaquerías, ¿para qué van a recogerla en pequeñas ganaderías de las zonas tradicionalmente productoras?

Por otro lado, la actividad ganadera tradicional ha estado siempre diversificada —se combinaba la producción lechera con la huerta familiar y otras actividades— mientras que en los últimos años muchas vaquerías se han tecnificado, aumentando e intensificando la producción a costa de elevadas inversiones en instalaciones, maquinaria y cuota. El resultado es una especialización productiva, convirtiéndose la producción lechera en su única fuente de ingresos. Entonces, ahora que solo viven de las vacas, ¿qué pueden hacer si ya no es viable?

[cml_media_alt id='1131']santona-2[/cml_media_alt]El hecho de que se esté favoreciendo una ganadería no ligada a la tierra y se esté acabando con un modelo tradicional a base de pasto, implica no solo dejar de producir leche a menor coste, sino también de mayor calidad, pues la leche de vacas alimentadas con pastos y forrajes tiene mayor contenido de ácidos grasos insaturados, que son más beneficiosos para la salud, y más antioxidantes. Es decir, es una leche mucho más saludable, característica que demanda el mercado, y más sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que desde el año 2000 el consumo de leche líquida en España ha disminuido un 30 %, principalmente en beneficio de las leches vegetales, que son presentadas y percibidas como más sanas.

Por otro lado, la flora y la calidad del pasto varían según la época del año, lo que da la posibilidad de ofrecer una alta variedad de productos transformados, principalmente queso, de una gran calidad tanto organoléptica como nutricional. En la medida que gana terreno la ganadería intensiva, los pastos, las praderas, y el paisaje tal y como lo conocemos, irá desapareciendo, perdiéndose con él la flora y la fauna locales y dejando de ser un atractivo turístico.

Uno de los compromisos recogidos en el acuerdo lácteo es la «promoción del consumo de lácteos españoles». Parece una definición confusa e insuficiente pues, como hemos visto, lo que tendremos en el mercado es más leche producida de forma intensiva a base de pienso en buena parte compuesto de soja transgénica, de origen nada español. Si realmente se quiere incentivar el consumo y la economía local, ¿no se debería apostar por aquellas vaquerías familiares que no solo producen leche de mayor calidad, sino que también cuidan el paisaje y fijan población en el olvidado medio rural? ¿No debería primarse que la industria pague un precio que cubra los costes de producción, dignificando esta actividad, frente a dar ayudas por el bajo precio que industria y distribución imponen? ¿No será que lo que quieren promover son las ventas y los ingresos de la última parte de la cadena engañando a la población consumidora? ¿Por qué no pensamos en políticas parecidas a las de Canadá donde la parte productora está en el centro de las decisiones?

Por si todo esto fuera poco, la aprobación del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión entre los EE. UU. y la Unión Europea (TTIP), serán las grandes granjas de Oregón, con más de 60 000 vacas alimentadas con piensos transgénicos y estimuladas con hormonas de crecimiento, las que ganarían el pulso a nuestra producción.

Analizar cómo se está abordando el sector lácteo en Europa es un anticipo de cómo se irán abordando el resto de sectores agrarios. La tendencia es globalizar cada vez más el mercado de leche, impulsando una ganadería con cada vez menos bienestar animal, basada en materias primas kilométricas y con mano de obra barata, en vez de apostar por una producción local, sostenible y que fije población en las zonas rurales.

PASADO, PRESENTE Y… ¿FUTURO?

La ganadería tradicional es una de las actividades que más población fija en el medio rural, pero tal y como está el panorama, ¿quién va a querer incorporarse? Si tenemos en cuenta la falta de servicios, el aislamiento al que se somete al mundo rural y las dificultades para iniciar actividad en el sector primario, es normal que a día de hoy solo el 5 % de las personas activas en la agricultura y la ganadería tenga menos de 35 años, y que un 33 % sea mayor de 65. Solo un 3,5 % de quienes perciben la PAC tienen menos de 35 años.

El futuro de la ganadería pasa por seguir aprovechando los recursos del entorno para conseguir no sólo productos de la máxima calidad, sino también la conservación de un paisaje ancestral que lleva siglos viviendo en armonía gracias a la ganadería extensiva. La clave es integrar un buen modelo productivo a pequeña escala, diversificado e incorporar la transformación artesanal con la venta en circuitos cortos. A pesar de que las administraciones anteponen otros intereses a la sostenibilidad ecológica y económica de nuestro medio rural, lo cierto es que la ciudadanía cada vez está más concienciada con una serie de valores relacionados con el bienestar animal, el medio ambiente y la calidad de los alimentos que consume.

Hay que ser consciente de que si hemos llegado hasta aquí, es en buena medida por la fuerza de la gran industria y su influencia sobre nuestras administraciones. ¿Cómo contrarrestamos este poder? Las movilizaciones que estos meses se han ido convocando por toda Europa demuestran que una articulación del sector productivo es fundamental, sí, pero también lo es el acercamiento de este a la ciudadanía para ganar su complicidad. Sin duda, es una tema que nos afecta independientemente de estar en el campo o en la ciudad.

Read More

Jornada “Sector Lácteo: hacia un nuevo modelo de la cadena agroalimentaria”

La Organización Profesional Agraria UGAM-COAG organiza la Jornada “Sector Lácteo: hacia un nuevo modelo de la Cadena Agroalimentaria”, que se celebrará el próximo 27 de noviembre en el Hotel Villa Pasiega de Hoznayo. El acto será inaugurado por Isabel García Tejerina, Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España; y a continuación, la Dra. Ana Villar Bonet, investigadora del área de Calidad de los Alimentos de Origen Animal del CIFA, hará la exposición técnica titulada “Investigación sobre la calidad de la leche en base a pastos”. Posteriormente tendrá lugar un debate sobre la cadena de valor de la leche en el que participarán representantes de productores, cooperativas, industria y distribución, cerrando la jornada representantes de COAG y el Gobierno de Cantabria.

El programa de la jornada es el siguiente:

11.30. Recepción.
11.45. Inauguración de la jornada. MAGRAMA.
12.15. Ana Villar (CIFA). Investigación sobre la calidad de la leche en base a pastos.
12.45. Debate: LA cadena de valor de la leche.
Participantes (intervenciones de 10 min.)
Producción. (COAG).
Cooperativas (Agrocantabria).
Industria. Iparlat.
Distribución (Mercadona).
Asociación de distribución (Asedas).
13.45. Turno de preguntas.
14.15. Cierre. Miguel Blanco (secretario general de COAG).
14.30. Clausura. Gobierno de Cantabria.
14.45. Vino español.

Las inscripciones deben hacerse a través del teléfono de UGAM 942 802532.

Read More

Curso sobre nueva normativa de etiquetado en quesos

El curso, organizado por la Red Española de Queserías de Campo y Artesanas, va dirigido principalmente a queseros y futuros queseros, técnicos y otros profesionales del sector quesero, y tiene como objetivo el conocer la información que debe figurar en el etiquetado de las diferentes presentaciones del queso, como consecuencia de la nueva normativa (europea y estatal).

Está impartido por Ángel Nepomuceno Sánchez, veterinario, Jefe de Distrito de Salud Pública de Villarrobledo (Albacete). Tiene una duración de 5 horas en horario de 9 a 14h y se celebrará el día 21 de noviembre en la Granja Escuela Cando de Corullón (León). El coste del curso es de 40€ para socios y de 50€ para no socios.

Read More

Oportunidades, ventajas y retos de la producción de leche ecológica

[cml_media_alt id='874']cows-73371_1280[/cml_media_alt]En los últimos años se está hablando mucho de la crisis que está atravesando el sector lácteo. La desaparición de las cuotas lácteas ha puesto en peligro la estabilidad de cientos de explotaciones familiares que se ven condenadas a abandonar su forma de vida. Sin embargo, no todo está perdido, un cambio en el modelo de producción puede ser una oportunidad para diferenciarse del resto y dar valor añadido al producto.

Además, cada vez más gente está concienciada sobre el origen de los alimentos que consume, especialmente con la presencia de transgénicos, el empleo de químicos de síntesis y el bienestar animal. Es por esto que en los últimos años ha aumentado la venta de productos ecológicos.

Oportunidades y ventajas de la ganadería de leche ecológica

  • La producción animal ecológica gira en torno a una alimentación en base a pastos y recursos forrajeros propios: al menos un 50% de los alimentos han de proceder de la propia explotación, y más del 60% de la materia seca de la ración diaria debe estar constituida por forrajes. Además, la estabulación está limitada a periodos climatológicos adversos, por lo que se hace una utilización máxima de los pastos. También cabe destacar que no está permitido el empleo de organismos modificados genéticamente y que la alimentación de los terneros ha de ser con leche materna al menos durante los tres primeros meses de vida.
  • Este tipo de producción constituye una alternativa para las zonas geográficas desfavorecidas, al aprovechar al máximo los recursos propios y no depender de insumos externos.
  • La ganadería ecológica se adapta a las crecientes exigencias medioambientales y, al estar limitada la carga ganadera, se reduce la problemática ligada a la gestión de residuos.
  • Tal y como se ha indicado anteriormente, la producción de leche ecológica supone una diferenciación en los mercados y da un valor añadido a la leche y a sus productos derivados.

Retos de la producción láctea ecológica

  • [cml_media_alt id='873']cow-201148_1280[/cml_media_alt]Se trata de un sistema de producción diferente del convencional, por lo que puede costar adaptarse al cambio en la forma de trabajar, principalmente en materia de sanidad, ya que está restringido el uso de tratamientos convencionales a un máximo de 3 tratamientos  por vaca y año (duplicándose, además, el tiempo de espera de los medicamentos) y se prioriza la aplicación de métodos alternativos como la fitoterapia o la homeopatía. Tampoco está permitido el tratamiento sistemático preventivo con productos convencionales. Estos cambios en el manejo sanitario, sumados a los cambios en la alimentación, exigen al productor aquirir nuevos conocimientos y un cambio de mentalidad y de rutinas.
  • Es un tipo de ganadería muy ligada a la tierra, por lo que, en algunos casos, la falta de terreno y la atomización de las parcelas puede dificultar al productor el aumento y/o la concentración de la base territorial de la explotación necesario para ajustarse a la baja densidad ganadera permitida.
  • Otro de los retos es desacostumbrar al consumidor a la homogeneidad del producto a la que está acostumbrado, puesto que al estar la alimentación muy ligada a la disponibilidad de pasto, la producción láctea es mayor en los meses de primavera-verano y cae en otoño-invierno. También varía la cantidad de grasa en la misma.

Para más información al respecto, resulta interesante la lectura del manual práctico Recomendaciones para la mejora de la calidad de la leche ecológica del Centro de Investigación y Formación Agrarias de Cantabria, disponible en este enlace.

Read More

El 80% de las ganaderías lácteas con problemas se queda sin ayudas

Ayer, martes 29 de septiembre, se publicaba en el Boletín Oficial del Estado la cuantía de las ayudas dirigidas a las explotaciones lácteas. A pesar de que se habían anunciado 300 millones para paliar los bajos precios a los que la industria compra la leche a los ganaderos, finalmente se destinarán 20 millones. Para la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, esta medida significa “que el único objetivo del departamento de Isabel García Tejerina era frenar las movilizaciones de los ganaderos”.

El precio máximo percibido por litro de leche para poder acogerse a las ayudas se ha fijado en 24,5 céntimos, por lo que se deja fuera a casi el 80% de las explotaciones afectadas por los bajos precios del sector que no pueden amortizar los costes de producción. Por otro lado, desde UPA señalan que “este precio lanza un mensaje claro de lo que para el Gobierno es un precio sostenible”.

También se quedan sin derecho de subvención aquellas explotaciones que llevan sufriendo impagos durante cuatro o cinco meses, al tener un pagaré o un reconocimiento de deuda de empresas morosas en concurso de acreedores o en trámites de extinción.

[cml_media_alt id='849']cow-800306_1280[/cml_media_alt]Desde la organización agraria UPA han pedido al Ministerio de Agricultura que mejore, vía corrección de errores, los enunciados de esta orden y se ha exigido “un pago justo por el precio de la leche y no una política de limosnas con un claro propósito electoral, porque lo único que consiguen es taparle las vergüenzas con dinero público a aquellas industrias que están trasladando al campo contratos basura y precios de miseria con total impunidad”.

Read More

300.000 l. de leche al día a la basura ¿Quieres saber por qué?

[cml_media_alt id='582']cow-430197_1280[/cml_media_alt]Los lácteos son productos más que habituales en nuestra dieta. La mayor parte de la población los consume diariamente y, aunque nuestros antepasados consumían sobre todo lácteos de cabra y oveja, a finales del siglo XIX empezó a generalizarse el consumo de leche de vaca por toda la península ibérica. Así, los pasiegos se instalaron en grandes ciudades con sus vacas, hasta que se importaron razas seleccionadas de Centro Europa y empezó a aumentar progresivamente el número de cabezas de vacuno lechero en España. Sin embargo, a finales del siglo XX, al entrar en la Unión Europea, aparecieron las cuotas lácteas, integradas en la Política Agraria Común (PAC).

¿Qué significa esto?

La Unión Europea, establecía un límite máximo de litros de leche de vaca que cada país podía producir. De tal forma, que aquellos ganaderos que quisiesen producir leche, tenían que comprar cuota  o alquilarla. Sin cuota, no se permitía la producción de leche. España tenía asignado un volumen de 4,5 millones de toneladas frente a una demanda total de productos lácteos de casi nueve millones de toneladas, lo que supuso el cierre de muchas ganaderías familiares y la obligación de importar lácteos de otros países miembros. Se estima que en estos 30 años de vida del sistema de cuotas, el número de ganaderías ha disminuido a un ritmo del 6% anual en el conjunto de la UE.

¿Por qué han desaparecido las cuotas lácteas?

La Comisión Europea puso fin el pasado 1 de abril a la aplicación de las cuotas lácteas estatales impuestas hace 30 años. La versión que da la UE al respecto es que cada vez hay una mayor demanda de productos lácteos a nivel mundial, y se prevee que siga creciendo a un ritmo anual del 2%. Dado que el sistema de cuotas, fijaba máximos de producción a los ganaderos, la UE interpretó que las cuotas impedían crecer a los productores europeos. Además, desde Bruselas consideran que el sector lácteo se ha adaptado al mercado y ya regula su producción en función de las necesidades reales. 

¿Y ahora qué?

[cml_media_alt id='584']milk-518067_1280[/cml_media_alt]El problema, ahora, es que las industrias lácteas son las que tienen el poder, y ellas son quienes imponen las condiciones. Según afirmó Gaspar Anabitarte, productor de leche y secretario general de COAG en Cantabria, a RTVE, “se están imponiendo reducciones muy fuertes de volumen de leche a los productores, mientras manipulan la valoración de los estándares de calidad y marcan precios de compra a los ganaderos por debajo de sus costes de producción”. Muchos ganaderos aseguran que desde las centrales lecheras les ofrecen unos precios de compra muy por debajo de los costes de producción.

Hoy finalizan los contratos con las centrales lecheras, y a muchos pequeños productores no se les renovarán. Según publica hoy la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), en un comunicado, un total de 300.000 litros de leche al día podrían quedarse sin recoger en España debido a la finalización de los contratos a partir de hoy, 1 de julio

UPA asegura que esta situación sin precedentes se debe a la entrada masiva de queso desde Alemania, Francia y Holanda, a precios muy por debajo de lo que cuesta producirlos y que ante el cierre del mercado ruso, buscan un “mercado sumidero” en España, incurriendo en la práctica prohibida del dumping.

En lo que llevamos de año, las importaciones de queso hacia España han aumentado en 2.107 toneladas con respecto a 2014, y sin embargo el valor de dichas importaciones se ha reducido en 25 millones de euros. Por lo que entra “más producto lácteo y de menor valor”. En concreto, desde Alemania se han importado en el referido periodo casi 1.000 toneladas de quesos más que el año anterior pero su valor ha caído en más de 10 millones de euros. “El resultado es la ruina de los ganaderos lácteos españoles”, aseguró ayer el secretario de Ganadería de UPA, Román Santalla.

¿Qué consecuencias tiene en las explotaciones?

[cml_media_alt id='581']cows-526771_1280[/cml_media_alt]Las consecuencias son que crecerán aquellas instalaciones de producción intensiva, cuya alimentación es externa a la explotación, que puedan invertir en genética para tener animales que cada vez produzcan más leche, con tres ordeños diarios, con animales que no salen nunca a pasto y con mano de obra barata y explotada. Al producir grandes cantidades de leche a lo largo de todo el año, podrán negociar precios bajos con las centrales lecheras, resultando ambas partes beneficiadas.

Las grandes perjudicadas serán las ganaderías familiares, que no tienen medios para realizar reformas en la explotación, por lo que no podrán producir más leche. Los 300.000 litros de leche que van a ir a la basura a partir de hoy, provendrán de estas ganaderías.

¿Hay alternativas?

[cml_media_alt id='583']milk-642734_1280[/cml_media_alt]Sí, las hay. Pero no sirven de nada si no se conciencia al consumidor de la importancia de apoyar al sector, y de las consecuencias que tiene el no hacerlo: desaparición de empleo, empleo precario, falta de bienestar animal, leche producida a base de transgénicos, gran producción de CO2 (debido al transporte de alimentos producidos en otras zonas del planeta, y a la importación de lácteos de otros países europeos), gran impacto ambiental…

La solución pasaría por la creación de circuitos cortos de comercialización y en la venta directa. En aquellas zonas en las que se han puesto en marcha estas vías de comercialización, los resultados han sido un éxito y tanto productores como consumidores afirman haber salido ganando. Si, además, se le da un valor añadido al producto (producción ecológica, transformación del producto en la misma explotación o en pequeñas cooperativas de productores, recuperación de razas autóctonas y de productos típicos producidos con ellas), las posibilidades de éxito aumentan.

En pocos días comenzarán movilizaciones por todo el estado pidiendo “soluciones y el fin de los abusos” de las industrias lácteas. De momento, los consumidores, podemos comenzar saliendo a la calle con ellos. Si no hacemos nada, todos salimos perjudicados.

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad