La oveja que pare en febrero, ni oveja, ni cordero

[cml_media_alt id='1849']Portada del libro Refranes ganaderos Altoaragoneses de J.D. Dieste[/cml_media_alt]

Portada del libro Refranes ganaderos Altoaragoneses de J.D. Dieste

Este refrán es uno de los que aparecen recogidos en el libro “Refranes ganaderos Altoaragoneses” de José Damián Dieste Arbués, y fue recopilado en Abay (comarca de la Jacetania, Huesca). Otros refranes similares que también aparecen en el libro de Dieste son: Febrero, mala oveja y mal cordero, anotado en Larrés (Alto Gállego, Huesca) y si no por enero y febrero, cualquiera sería ganadero, de Rodellar (Somontano de Barbastro, Huesca).

Sin duda los tres hacen referencia a la estación más dura para la actividad pecuaria, el invierno. La falta de pastos y la mala calidad de los pocos que se encuentran en esta época del año, hacen que la oveja parida no tenga apenas leche para amamantar a su cría, por lo que, si las pocas energías que obtiene de la alimentación las destina a la producción de esa poca leche, lo que sucede es que ni la oveja tiene fuerza suficiente para salir ella adelante, ni con la poca cantidad de leche que da puede alimentar al cordero. Por esta razón, la sabiduría pastoril montañesa advierte de intentar agrupar las pariciones en primavera, cuando el pasto es mucho más abundante y rico en nutrientes, y se puede garantizar que las ovejas puedan producir la leche suficiente para sacar a los corderos adelante. Actualmente, dado el bajo precio que los productores obtienen por el cordero, la mayoría de las ganaderías ovinas no pueden conformarse con un único parto al año, por lo que se organizan para tener tres partos en dos años o cinco partos en tres años, lo que supone un mayor gasto en la alimentación para sacar adelante a las ovejas y los corderos de la parición de invierno (cubiertas en agosto-septiembre, cuando los días ya acortan), y obliga a ayudar a inducir el estro a las ovejas que se quieren cubrir en primavera, cuando los días son más largos, y que parirán para comienzos del otoño.

Sobre la mazada si no por enero y febrero, cualquiera sería ganadero, indica no solo la dureza por la que pasan los animales que paren en esa época, sino el rebaño en general, y, en consecuencia, el pastor. La falta de alimento obliga a hacer un mayor gasto en alimentación y a guardar forraje y heno para la estación invernal. En esta época, los animales están estabulados la mayor parte del tiempo, por lo que es más fácil que contraigan enfermedades respiratorias y/o digestivas, con lo que la persona encargada de la ganadería, debe invertir más tiempo en cuidar del ganado.

Si conoces algún refrán ganadero relacionado con el mes de febrero o con el invierno, puedes compartirlo en comentarios 😉

Read More

Apoyar la producción artesanal es apoyar la biodiversidad

[cml_media_alt id='948']mountain-951569_1920[/cml_media_alt]Fauna, flora y prados verdes con vacas son algunas de las cosas que alguien espera encontrar en el entorno de un Parque Nacional, aunque no sólo eso, los turistas también buscan en estos parajes productos únicos que llevarse consigo. Además, la transformación artesanal es una forma de dar valor añadido a la producción agroganadera, y de fijar población en zonas rurales desfavorecidas, es decir, que si un ganadero en vez de producir leche, transforma esa leche en queso, o en vez de vender lana, vende directamente bufandas, el valor de ese producto aumenta, por otro lado, hace que los productores no sean tan dependientes de los precios del mercado.

Sin embargo, a día de hoy, este tipo de producción está limitada en Aragón, puesto que las exigencias que se piden son las mismas en el caso de una producción artesana que de una gran industria. Desde la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) y el Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe consideran que es necesario que el Gobierno de Aragón regule la producción artesanal alimentaria y aplique criterios de flexibilización sin cuestionar las exigencias en materia de seguridad alimentaria, dado que, señalan, “no es razonable que el diseño y explotación de una quesería artesanal tenga que atender a requisitos y exigencias propiamente industriales”.

Con la finalidad de conseguir desarrollar esta actividad en Aragón, la FCQ y el Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe mantuvieron una reunión el día 21 de octubre una reunión con el Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, en la cual le propusieron conseguir la aprobación institucional y política de una legislación sobre artesanía alimentaria vinculada a explotaciones agrícolas y ganaderas en Aragón.

Read More
Embed HTML not available.

Ámame Encarnecidamente

“La única forma de alimentar a las poblaciones de forma duradera es permitir que sean autosuficientes en su territorio, en su tierra y en sus localidades. Hace falta modernizar la ganadería, pero no industrializarla”. Baba Doum (Conferencia de Ministros de Agricultura del África Central y Occidental).

Ilustración de LoveMEATender. (Foto: Art)

Ilustración de LoveMEATender.

Hace poco me hablaron de un documental belga llamado LoveMEATender, traducido al castellano como Ámame Encarnecidamente, que desde un tono amable, a la par que irónico, denuncia el sistema intensivo de producción animal.

El documental, emitido en el programa DocumentosTV de la 2 de TVE en mayo de 2012, refleja cómo se ha ido industrializando la ganadería para poder satisfacer el consumo de carne mundial, aumentando de esta manera el impacto medioambiental y disminuyendo el bienestar animal.

“A lo largo de su vida, un ciudadano belga consumirá, de media, 5 vacas, 7 ovejas, 42 cerdos, 891 pollos, 43 pavos y 24 conejos. Bélgica es un país pequeño, pero se sacrifican 285.000.000 animales al año…” Con estos datos comienza Ámame Encarnecidamente, un filme que busca concienciar al consumidor sobre el origen de los alimentos que consume, ya que, como dice uno de los protagonistas del documental, André Pochon, agricultor jubilado,

André Pochon, ganadero jubilado. (Foto: at-production.com)

André Pochon, ganadero jubilado.

“el consumidor es el agente que inclina la máquina hacia la sensatez o hacia la locura. Si el consumidor sigue tolerando cualquier cosa, la maquinaria no se detendrá. Pero si rechaza este tipo de producción, los fabricantes se verán obligados a adaptarse a la demanda”.

En definitiva, un documental muy recomendable para conocer un poco mejor el mundo en el que vivimos.

 

 

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad