¿Desmontamos un McDonald’s?

Artículo publicado el 12 de noviembre de 2015 en El diario.es Cantabria.

El otro día estaba dando una clase a ganaderos cuando uno de ellos estalló. Al principio no entendí a qué venían sus declaraciones, cuando no era ni el momento, ni el lugar, ni tenía nada que ver lo que dijo con lo que estábamos tratando. Luego comprendí que todo tiene que ver. El chico en cuestión empezó a vomitar su rabia en clase, ante el asombro de sus compañeros y el mío, y a decir verdades llenas de dolor, como duelen las cosas que nos parecen injustas y ante las que, aparentemente, no podemos hacer nada. Estaba molesto con el nuevo sistema de saneamiento ganadero en Cantabria, con que le matasen a vacas bajo la sospecha de tener tuberculosis y que luego diesen negativo, teniendo que contentarse con una indemnización, como si todo pudiese pagarse con dinero. Le dolía su oficio, ya que pasa más tiempo entre líos burocráticos que con las vacas, el olvido, las dificultades, la impotencia…

[cml_media_alt id='1001']Cartel-publicitario-Baviera-leche-fuerta_EDIIMA20151111_0581_5[/cml_media_alt]El caso es que yo lo oía hablar y no podía evitar acordarme de mi época de estudiante Erasmus, cuando iba por granjas cercanas a Múnich y veía unos carteles en las cuadras donde decía “Unsre Milch macht Bayern stark” (Nuestra leche hace fuerte a Baviera). Recuerdo que en Baviera, a pesar de que había un fuerte choque entre la sociedad urbana y la rural, los ganaderos de la región eran motivo de orgullo, ya que se les consideraba los conservadores de la cultura bávara. Es más, siempre me asombró del cartel que no pusiese “Unsere”, en alemán estándar, sino “Unsre”, como lo diría un auténtico bávaro, y que las gentes de la ciudad se enorgulleciesen de que sus ganaderos siguieran diciendo “Unsre” y luchasen porque esas peculiaridades de la lengua bávara no se perdiesen. Me pregunto de qué tacharían a la gente rural si mañana hiciesen publicidad de sus productos con un cartel en cántabru que dijera “La muestra lechi jaz juerti a Cantabria”, las burlas que tendrían que aguantar.

Quizás ese sea parte del problema, esa superioridad infundada con la que desde las ciudades se mira al medio rural, esa burla hacia su ancestral forma de hablar, descendiente de una lengua hoy en peligro de extinción, y a su forma de ganarse la vida: empiezo a sospechar que hay gente que cree que la comida la fabrica una máquina escondida en el almacén del supermercado, y que hay quien piensa que los prados son verdes por arte de magia, no porque haya vacas comiendo la hierba, diseminando semillas y abonando los campos.

El caso, volviendo a mi ganadero indignado, es que la otra (gran) parte del problema son los propios productores, y así se lo hice saber, hablándole de los ganaderos de la localidad de Millau. He de reconocer que admiro mucho a José Bové, y que alguna vez me han advertido de que no debería hablar tanto de él, al menos no a los ganaderos, no vaya a ser que alguno me escuche y actúe (que es, precisamente, lo que estoy deseando). Para quienes no lo sepan, Bové era un ganadero del Macizo Central francés que, cuando en 1999 Estados Unidos decidió aumentar los aranceles del queso Roquefort como respuesta a la prohibición de la Unión Europea de importar carne con hormonas del país americano, reunió a 300 ganaderos en Millau (el municipio más importante de la zona de producción de este tipo de queso) y desmontaron pieza por pieza el McDonald’s del pueblo. Diez de estos ganaderos, entre ellos Jose Bové, fueron condenados a tres meses de cárcel, gracias a lo cual la noticia se extendió por toda Francia, enterándose así todo el país de lo que estaba pasando con el queso Roquefort y decidiendo apoyar a sus paisanos. Por este tipo de protestas, nadie les tose a los ganaderos franceses y consiguen que los políticos les escuchen y que no se firmen acuerdos sin su presencia, además de que son muy conscientes del poder del voto rural en las urnas y saben utilizarlo.

Los ganaderos de vacuno de leche europeos han anunciado para hoy diversas movilizaciones y actos de protesta bajo el lema “Your policy ruins dairy farmers” (Vuestra política arruina a los ganaderos de leche) para denunciar la crisis del sector. Me pregunto si los ganaderos españoles se habrán hartado ya, si harán algo más allá de lo que han hecho hasta ahora, algo que, en vez de provocar la risa en Madrid, provoque respeto. Si sabrán ser conscientes de lo que su voto supone de cara al 20 de diciembre y si sabrán transmitírselo a los políticos. No hace falta desmontar un McDonald’s, pero es necesario llevar a cabo acciones que tengan una mayor repercusión. Es una vergüenza lo que está pasando con la ganadería, pero aún más vergonzoso es que los ganaderos no den un puñetazo sobre la mesa y digan “hasta aquí”.

Read More

Por qué en Espanya no pasa?

En l’anyo 1999 a UE viedó importar carne con hormonas d’EEUU. A respuesta d’o país norteamericán estió puyar os arancels de quantos productos agricolas y ganaders europeus, entre ells o queso Roquefort, producto a o que s’imposó un gravamen d’o cient por ciento sobre as suyas importacions.

De vez, se feba a devantadera en Millau, localidat situada en o Macizo Central francés an a prencipal fuent d’ingresos d’un amplio sector d’os ganaders ye a producción d’iste tipo de queso, un establimiento d’a conoixida cadena de restauración estadounidense McDonald’s. Os afectaus no tardoron guaire en unir conceptos y o 12 d’agosto d’ixe anyo, 300 ganaders se dioron cita en o McDonald’s de Millau y estioron desmontando-lo pieza por pieza. O desmantelamiento d’o establimiento hese quedau en simple anecdota de no estar porque diez d’os ganaders que participoron en a “deconstrucción” d’o mesmo estioron condenaus a tres meses de garchola, de traza que a noticia s’extendió por toda Francia y gran parte de l’extranchero. Asinas estió como os consumidors franceses s’enteroron d’os arancels imposaus a o queso Roquefort en EEUU y decidioron emparar a os suyos paisanos productors, aumentando o consumo de Roquefort en Francia y acudindo a os eventos d’emparo a os encausaus, plegando a chuntar dica 47.000 personas en un acto en Millau (mas d’o doble d’a población d’a localidat).

[cml_meya_alt itz='654']calf-362170_1280[/cml_meya_alt]Pero no fa falta conoixer a historia d’o caso McDonald’s de Millau ta saber que os agricultors y ganaders franceses siempre han sabiu esfender millor os suyos intréses que os espanyols, encara que totz se troban baixo as normas d’a mesma politica agraria comuna, y ye pro solament con cruciar os Pireneus ta parar-ie cuenta. Mientres que pasando o Portalet qualsiquier atardexer de verano te trobas a os ganaders muyindo a man as suyas uellas y vendendo os suyas quesos en a mesma grancha, en o costau de Formigal queda solament un productor de queso en Sallent de Galligo, pero iste ha de vender os suyos quesos en o supermercau d’o lugar. En a vertient sud pirenenca, qualsiquier producto ha de comprar-se siempre en un establimiento destinau a ixo, por desgracia no ye tant facil vender en a mesma grancha.

Istes días se son producindo enrestidas a camions cargaus d’alimentos en Francia. A semana pasada tocó a un camión aragonés cargau de carne de cerdo y a unatro murciano que heba estau cargau en Barcelona. Ista nueit, baixo a consigna “minche francés” agricultors d’os sindicatos JA y a FDSA han tornau a asaltar un camión que transportaba 25 toneladas de carne, manimenos, os meyos de comunicación espanyols tasament se fan eco d’a noticia, como tampoco no se diz brenca d’as movilizacions por parte d’o sector lacteo.

Qué ye pasando en Francia?

[cml_meya_alt itz='652']cow-391291_1280[/cml_meya_alt]A verdat ye que brenca diferent d’o que ye pasando en Espanya. O catedratico Eduardo Moyano, afirma que un d’os problemas que afectan a os ganaders europeus ye l’efecto d’o veto de Rusia a bells productos alimentarios procedents d’a UE, EEUU, Chapón y Canadá como represalia por as sanciones que se le imposoron en intervenir en o conflicto ucrainián. Como conseqüencia de dito veto, “muitos productors se veyen obligaus a acudir a os propios mercaus europeus con agresivas estratechias de pres, chenerando una feroz competencia con os suyos conciudadans agricolas d’a UE”, asegura Moyano en un articlo en O Diario de Cádiz. Amás, a globalización d’os mercaus ha desequilibrau a cadena alimentaria, fendo que os productors sían marionetas d’as grans interpresas y padeixcan as estratechias de pres d’as mesmas. A tot isto cal sumar-le, seguntes Moyano, un escenario preelectoral an o voto rural tiene muito peso y que explicaría porqué os politicos franceses s’amuestran comprensivos con as protestas.

Por qué en Espanya no pasa?

[cml_meya_alt itz='653']cow-472842_1280[/cml_meya_alt]A pregunta, alavez, no ye qué ye pasando en Francia sino, mas bien, por qué en Espanya no pasa?, en un contexto global igual que o francés, os agricultors y ganaders espanyols son muito pior que no los suyos colegas galos. A traviés d’un comunicau publicau o pasau 25 de chulio por a Unión de Chicotz Agricultors y Ganaders (UPA), productors de leit protestaban porque a crisi de pres d’a ganadería en Francia derivó o día 24 de chulio en un alcuerdo auspiciau por o Ministerio d’Agricultura francés por o qual a industria y a distribución puyarán dica 4 centimos d’euro a leit a os ganaders [franceses] dica aconseguir un pre en orichen de 0,34 euros/litro, “a anyos luz” d’o pre meyo que istas mesmas interpresas de capital francés imposan en Espanya: sobre os 0,22 euros/litro. Lorenzo Ramos, secretario cheneral d’UPA, sinyalaba que “ye una vergüenya a doble moral y o chovinismo d’istas interpresas que actúan d’una forma en Francia y d’unatra muit diferent en Espanya. Amás tienen a poca decencia de tirar camiones con a nuestra carne“.

D’atra man, tot y que as eslecions chenerals se troban muito mas cercanas en o tiempo aquí que en Francia y d’a importancia que tiene, mas que mas, en bellas comunidatz, o voto rural, garra lider de garra partiu politico s’ha solidarizau publicament con o sector, ni pareixe que lo vaigan a fer. Será que os agricultors y ganaders d’iste costau d’o Pireneu son muit pacificos y os politicos no los toman en serio?

Read More

¿Por qué en España no pasa?

En el año 1999 la UE prohibió importar carne con hormonas de EEUU. La respuesta del país norteamericano fue aumentar los aranceles de varios productos agrícolas y ganaderos europeos, entre ellos el queso Roquefort, producto al que se impuso un gravamen del cien por ciento sobre sus importaciones.

Al mismo tiempo se inauguraba en Millau, localidad situada en el Macizo Central francés donde la principal fuente de ingresos de un amplio sector de los ganaderos es la producción de este tipo de queso, un establecimiento de la conocida cadena de restauración estadounidense McDonald’s. Los afectados no tardaron mucho en unir conceptos y el 12 de agosto de ese año, 300 ganaderos se dieron cita en el McDonald’s de Millau y lo fueron desmontando pieza por pieza. El desmantelamiento del establecimiento hubiese quedado en simple anécdota de no ser porque diez de los ganaderos que participaron en la “deconstrucción” del mismo fueron condenados a tres meses de cárcel, de manera que la noticia se extendió por toda Francia y gran parte del extranjero. Así fue como los consumidores franceses se enteraron de los aranceles impuestos al queso Roquefort en EEUU y decidieron apoyar a sus paisanos productores, aumentando el consumo de Roquefort en Francia y acudiendo a los eventos de apoyo a los encausados, llegando a juntarse hasta 47.000 personas en un acto en Millau (más del doble de la población de la localidad).

[cml_media_alt id='654']calf-362170_1280[/cml_media_alt]Pero no hace falta conocer la historia del caso McDonald’s de Millau para saber que los agricultores y ganaderos franceses siempre han sabido defender mejor sus intereses que los españoles, a pesar de encontarse todos bajo las normas de la misma política agraria común, y basta sólo con cruzar los Pirineos para darse cuenta. Mientras que pasando el Portalet cualquier atardecer de verano te encuentras a los ganaderos ordeñando a mano sus ovejas y vendiendo sus quesos en la misma granja, en el lado de Formigal queda sólo un productor de queso en Sallent de Gállego, pero éste tiene que vender sus quesos en el supermercado del pueblo. En la vertiente sur pirenaica, cualquier producto ha de comprarse siempre en un establecimiento destinado a ello, por desgracia no es tan fácil vender en la misma granja.

Estos días se están produciendo ataques a camiones cargados de alimentos en Francia. La semana pasada tocó a un camión aragonés cargado de carne de cerdo y a otro murciano que había sido cargado en Barcelona. Esta noche, bajo la consigna “coma francés” agricultores de los sindicatos JA y la FDSA han vuelto a asaltar un camión que transportaba 25 toneladas de carne, sin embargo, los medios de comunicación españoles apenas se hacen eco de la noticia, como tampoco se dice nada de las movilizaciones por parte del sector lácteo.

¿Qué está pasando en Francia?

[cml_media_alt id='652']cow-391291_1280[/cml_media_alt]La verdad es que nada diferente de lo que está pasando en España. El catedrático Eduardo Moyano, afirma que uno de los problemas que afectan a los ganaderos europeos es el efecto del veto de Rusia a ciertos productos alimentarios procedentes de la UE, EEUU, Japón y Canadá como represalia por las sanciones que se le impusieron al intervenir en el conflicto ucraniano. Como consecuencia de dicho veto, “muchos productores se ven obligados a acudir a los propios mercados europeos con agresivas estrategias de precios, generando una feroz competencia con sus conciudadanos agrícolas de la UE”, asegura Moyano en un artículo en El Diario de Cádiz. Además, la globalización de los mercados ha desequilibrado la cadena alimentaria, haciendo que los productores sean marionetas de las grandes empresas y padezcan las estrategias de precios de las mismas. A todo esto hay que sumarle, según Moyano, un escenario preelectoral donde el voto rural tiene mucho peso y que explicaría porqué los políticos franceses se muestran comprensivos con las protestas.

¿Por qué en España no pasa?

[cml_media_alt id='653']cow-472842_1280[/cml_media_alt]La pregunta, entonces, no es qué está pasando en Francia sino, más bien, ¿por qué en España no pasa?, en un contexto global igual que el francés, los agricultores y ganaderos españoles están mucho peor que sus colegas galos. A través de un comunicado publicado el pasado 25 de julio por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), productores de leche protestaban porque la crisis de precios de la ganadería en Francia derivó el día 24 de julio en un acuerdo auspiciado por el Ministerio de Agricultura francés por el que la industria y la distribución subirán hasta 4 céntimos de euro la leche a los ganaderos [franceses] hasta alcanzar un precio en origen de 0,34 euros/litro, “a años luz” del precio medio que estas mismas empresas de capital francés imponen en España: sobre los 0,22 euros/litro. Lorenzo Ramos, secretario general de UPA, señalaba que “es una vergüenza la doble moral y el chovinismo de estas empresas que actúan de una forma en Francia y de otra muy diferente en España. Además tienen la poca decencia de tirar camiones con nuestra carne”.

Por otro lado, a pesar de que las elecciones generales se encuentran mucho más cercanas en el tiempo aquí que en Francia y de la importancia que tiene, sobre todo en ciertas comunidades, el voto rural, ningún líder de ningún partido político se haya solidarizado públicamente con el séctor, ni parece que lo vayan a hacer. ¿Será que los agricultores y ganaderos de este lado del Pirineo son muy pacíficos y los políticos no los toman en serio?

Read More
Hola, usamos cookies. :)    Más información
Privacidad