Por un feminismu d’hermanes de tierra


La primavera albídrase, y hai una semiente que grana y que llucha por medrar. Sola, entama a abrise pasu, rompiendo la tierra, adulces, al ritmu del sol, va dir medrando. Pero pa nacer y medrar tamién precisa l’agua. Y si nun llega, lluchará por atopalo.

Hermana,

nós,

tamién somos asina. Abrimos pasu como les semientes. A la primer vista paecen invisibles, pero que medren cola fuercia de les nueses voces nun territoriu llenu de vida que nun dexa de texer comunidá gracies a les nueses manes y les nueses pallabres.

Tamién somos parte de la vida de los nuesos pueblos: añada, raigañu, llatíu. Y como eses semientes que s’engabitaten na llana de les treshumantes pa granar a miles y miles de quilómetros del so llugar d’orixe, aguantamos y lluchamos. Y miramos a les que nos precedieron y sabemos porque nun podemos callar más.

Dicen que’l 8 de marzu ye de toes.

Pero lo que se reflexa nos medios y nes redes nun suel ser asina. Porque munches vegaes quedamos na superficie y nun vamos acullá de les ciudaes, y de nomar y celebrar a muyeres de los círculos puramente culturales.

¿Ónde quedamos les muyeres rurales? ¿Cómo ? ¿Cómo sacar de l’avesida lo que nun se conoz? ¿Cómo valorar unes manos que trabayen pero que, a vista de munchos, siguen siendo invisibles?

Les muyeres rurales, nesti sistema capitalista, tecnocráticu y urbanocéntricu, fuimos siempres doblemente marxinaes, doblemente escaecíes: por ser muyeres y por ser rurales.

Muyeres rurales,

hermanes d’un fíu únicu, muyeres de, fíes de, hermanes de, nietes de, sobrines de…

Siempres na solombra, pero llevando tol pesu. Dueñes de nada, pero encargaes de too.

Yá va siendo hora de rindir homenaxe al trabayu y al sudu de muyeres como les nueses güeles y les nueses madres, que tantu trabayaron la tierra y que cargaron cola mochila al empar de los cuidos domésticos a la solombra, nel más absolutu silenciu.

Hai que nomales una a una.

Sirvir d’altavoz pa que les sos voces retumben.

Cuntar que tamién fueron: que son y van ser muyeres fuertes de tierra que la mayoría de les vegaes nun pudieron escoyer nin decidir. Qu’a base de arrenuncios, medrando nuna casa construyida sobro cimientos de desigualdá y machismu, abriéronnos sienda a les demás.

Y non:

nun escaecemos tampoco d’aquelles que güei, anque quixeren, nun pueden faer fuelga nin venir a la manifestación.

Porque siguimos siendo nós les que curiamos: de les persones, de los fataos, de los cultivos, de los campos, los montes y de los pueblos. Y — qué tanto — nun podemos escaecer a toes eses compañeres migrantes que trabayen en situaciones precaries llenes d’abusos y machismu nel nuesu territoriu. Elles, muyeres, rurales y migrantes, triplemente marxinaes.

Aportunamos.

Yá ye hora de camudar la forma de mirar.

Siempres tuvimos equí. Trabayando la tierra, curiando, siendo’l raigañu invisible pero esencial que faía que’l llar siguiera de pies. A pesar de lo difícil que lo tuvieron les que nos precedieron y de lo difícil que sigue siendo agora.

Non, nun precisamos que naide nos salve.

Queremos espacios y altavoces: Tamos equí, tuvimos: queremos siguir tando.

Queremos que l’Alministración nun piense namás en satisfaer les demandes de les ciudaes, porque nós tamién precisamos servicios básicos. Queremos poder decidir si colamos o quedanos. Queremos dexar de ser ciudadanes de segunda. Queremos soberanía alimentaria, ganadería estensivo y agroecoloxía. Queremos crear comunidaes, calteneles, ayudar siempres les unes a les otres. Sentinos reconocíes y sofitaes.

Y queremos ser un exemplu pa les neñes del futuru, seyan o non les nueses fíes o les nueses nietes. Queremos dici-yos qu’esta tamién ye la so tierra. Qu’esta cultura llena d’animales, árboles, territorios y persones tamién ye d’elles. Que d’equí venimos y ye escontra ónde vamos. Porque nun queremos dir. Porque creemos qu’otres formes de vida, de rellación y de producción son posibles, acullá d’esti sistema esplotador, y que los nuesos márxenes tienen muncho qu’enseñar y que nutrir.

Auzolan n’euskera,

a vecinal n’aragonés,

facendera en lleonés,

sestaferia n’asturianu,

roga en gallegu,

a tornallom en valencianu,

a cumuña en cántabru,

treball a jova en catalán,

a vediau en aranés…

Trabayos a comuña, manes que curien y ayuden. Una forma natural de trabayu pa faer munchos llabores del campu o de la redolada rural, polo xeneral, qu’alimentaben y daben vida a los nuesos pueblos. Agora, más que nunca, tenemos que recuperar estes pallabres, y — sobremanera — dar vida de verdá a tolo qu’estes pallabres del nuesu territoriu contienen. Tenemos que siguir texendo redes nel mediu rural, cuntar, falar, alzar la voz, ayudar les unes a les otres. Formar parte del raigañu y de les cañes. Porque’l nuesu territoriu nun ta vacíu, por más que vos empeñarais en dexalu ermu.

Porque siguimos equí, porque tamos vives equí.

Por un feminismu de toes,

por un feminismu d’hermanes de tierra.

Puedes xuntate al nuesu manifiestu equí. Xuntes, meyor.

La ilustración ye de Cristina Jiménez. Podéis descarga la pa imprimila calcando equí.

(Esti Manifiestu escribiéronlu Lucía López Marco y María Sánchez. Gracies a los conseyos y anotaciones de Patricia Dopazo, Anna Gomar, Blanca Ruibal y Elena Medel. Y a tantes que fixistis llegar les vueses aportaciones.)

Traducíu por Iniciativa pol Asturianu.