Apoyar la producción artesanal es apoyar la biodiversidad

mountain-951569_1920Fauna, flora y prados verdes con vacas son algunas de las cosas que alguien espera encontrar en el entorno de un Parque Nacional, aunque no sólo eso, los turistas también buscan en estos parajes productos únicos que llevarse consigo. Además, la transformación artesanal es una forma de dar valor añadido a la producción agroganadera, y de fijar población en zonas rurales desfavorecidas, es decir, que si un ganadero en vez de producir leche, transforma esa leche en queso, o en vez de vender lana, vende directamente bufandas, el valor de ese producto aumenta, por otro lado, hace que los productores no sean tan dependientes de los precios del mercado.

Sin embargo, a día de hoy, este tipo de producción está limitada en Aragón, puesto que las exigencias que se piden son las mismas en el caso de una producción artesana que de una gran industria. Desde la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) y el Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe consideran que es necesario que el Gobierno de Aragón regule la producción artesanal alimentaria y aplique criterios de flexibilización sin cuestionar las exigencias en materia de seguridad alimentaria, dado que, señalan, “no es razonable que el diseño y explotación de una quesería artesanal tenga que atender a requisitos y exigencias propiamente industriales”.

Con la finalidad de conseguir desarrollar esta actividad en Aragón, la FCQ y el Ayuntamiento de L’Aínsa-Sobrarbe mantuvieron una reunión el día 21 de octubre una reunión con el Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, en la cual le propusieron conseguir la aprobación institucional y política de una legislación sobre artesanía alimentaria vinculada a explotaciones agrícolas y ganaderas en Aragón.