Carta d’os ganaders d’ovino y caprino d’a Sierra Norte de Madrit

Att. Ilmo. Sr. Jaime González Taboada
Consellero Medio Ambient, Administración Local
y Ordinación d’o Territorio d’a Comunidat de Madrit
C/ Gran Vía, 3, 6ªplanta
28013 Madrit

En Buitrago de Lozoya, a 1 d’agosto de 2016.

Estimau Consellero Sinyor Taboada,
Os abaixo sinyants, ganaders totz d’ovino y caprino en a redolada con presencia constatada de lupos, asinas como ganaders afíns y organizacions sensibles a ista problematica, le escribimos a present carta dende a posición d’indefensión que a politica ambiental en Espanya y mas concretament en a Comunidat de Madrit nos deixa debant d’a presencia d’iste depredador.
Como especie protechida que ye, entendemos que no puede haber un control cinechetico d’a especie, pero tamién asperamos dita comprensión dende l’Administración que vusté encabeza.

[cml_meya_alt itz='1453']wolf-931227_960_720[/cml_meya_alt]A tornada a iste territorio d’o lupo nos ha feito haber de cambiar de costumbres y maneos a ritmos acceleraus y con costes familiars (mas tiempo de dedicación a o bestiar embreca menos tiempo con as nuestras familias), economicos (adquisición, mantención y seguranzas de cans de treballo, asinas como d’atros materials ganaders adaptaus) y emocionals (nos obliga a vivir con espanto de qué nos trobaremos manyana u a la tornada de l’aturada pa minchar), que entendemos solament nusatros podemos conoixer y sentir. Manimenos, estando ista la nuestra realidat y ya que iste depredador con o qual convivimos a diario ye patrimonio de totz os ciudadans, entendemos que a o menos i hai bells matices administrativos que han d’aduyar a paliar ista situación en a medida d’o posible.

Pasamos agora a reclamar o que vusté tanto ha publicau en os medios de comunicación, asinas como bella sucherencia que entendemos ye necesaria si queremos que a presencia d’o lupo sía compatible con a vida ligada a o campo, o suyo aprofitamiento y cudiau en os nuestros lugars.

[cml_meya_alt itz='1454']pastor-1201007_960_720[/cml_meya_alt]Empecipiemos reclamando una lechislación compromesa a la hora d’a chestión d’o territorio, an os que vivimos d’ell no siamos invisibles y en o qual turismo y caza, actividatz ludicas todas ellas y que deterioran o medio ambient con a present lechislación no tiengan mas dreito que os que maniamos o territorio con o nuestro día a día de desbroce, mantenimiento de camins, retirada d’arbols caitos, trasmochos, mantenimiento de pastos de dient y siega y un largo etc. Reclamamos, de conchunta con totz os companyers ganaders de vacuno y equino, estar os que tiengamos un uso prioritario en a custodia d’os nuestros territorios.

Reclamamos que ya que agora hemos d’estar con os nuestros animals en o mont, se facilite a instalación u rehabilitación de cubillars no solament t’os animals, sino t’os ganaders que les acompanyamos y a estar posible con uns minimos de dignidat.

[cml_meya_alt itz='1457']Can pastor (Foto: Wikipedia).[/cml_meya_alt]
Can pastor (Foto: Wikipedia).

Exichimos una lechislación especifica pa os nuestros cans de treballo, que nos protecha debant d’incidents con turistas con os quals compartimos o territorio. Entendemos que ista lechislación ha de cubrir que vaigan sueltos, con carlancas y sin bozales por totz os nuestros municipios salvando o casco urbano. A iste respecto, entendemos que os costes de mantención, seguranzas y carlancas, han d’estar emparaus por a suya administración ya que pa poder protecher a os nuestros animals cal una gran inversión en istes cans y dau que o sector mantiene pres dende fa cinquanta anyos a encorporación en o nuestro día a día d’istes aliados, dispara os costes de producción en as zonas con presencia de lobo, deixando a las nuestras familias en posicions de desigualdat debant d’atras explotacions y entendemos que a nuestra labor de maneo d’o mont compensa ampliament a os costes que le puede suposar a la suya administración si nos veyemos abocaus a abandonar o nuestro treballo (cuadrillas de retens, bombers, incendios y reforestacions).

Reclamamos que ya que o lupo, asinas como atros animals d’a fauna silvestre tienen tamién costumbres carronyers, igual que permiten a os cazadors con animals sin o control sanitario que nos exichen a nusatros, podamos deixar os calavres d’aquells animals que se nos mueran en o campo, aduyando a paliar d’ista forma a necesidat d’atacar a os animals vivos. Y si a nusatros no nos lo permiten, exichimos que s’obligue a la retirada de nuestros amontes d’os calavres producius por a suya chestión cinegética, ya que entendemos que astí i hai mayor risgo sanitario que en a nuestra reclamación. En iste sentiu les solicitamos que i haiga un control en as cabezas de crabas montesas, que sin contar con a nuestra opinión, han introduciu en os nuestros monts obligando-nos no solament a competir por os pastos de verano, sino metendo en risgo a sanidat d’os nuestros animals. Adhibimos en iste sentiu a frachilidad d’os pastos alpinos d’istas sierras y que por tanto entre totz hemos de cudiar d’a suya no sobreexplotación.

Exichimos que se lechisle no solament sobre os danyos producius por os ataques d’o lupo, sino que se valore economicament feridas, abortos y estrés que reduz a productividat d’as nuestras explotacions. Entendemos que o lechislar solament sobre os animals muertos no cubre as exichencias economicas que pa nusatros suposa o convivir con iste depredador. Amás a percepción d’os danyos, ha d’estar con mayor achilidat.

Pa rematar, y dau que agora a chestión d’os nuestros territorios ha suposau una mayor carga ganadera en istos monts, le solicitamos que igual que en os anyos cinquanta s’expropio a propiedat d’os monts agora, a qui vivimos d’ells y los amenestemos, nos libere d’os pagos de pastos propiedat d’a Comunidat de Madrit. Entendemos que si no s’ha contau con nusatros pa intensificar ista carga ganadera, a o menos s’intente solucionar o problema que nos han chenerau istas politicas.

Atentament le saludamos y exichimos cumpla con os suyos compromisos y asinas lo feremos saber a la resta d’a sociedat con a publicación d’ista carta allá an se nos quiera sentir.