Quan as tradicions curan

Articlo publicau o 21 de chinero de 2016 en a sección La Braña d’Eldiario.es Cantabria.

A prencipios d’anyo, Marcos Pereda sucheriba en iste diario, como proposito ta iste 2016, que estasenos conservadors, y nos empentaba a conservar o nuestro patrimonio immaterial, a nuestra cultura, as parolas, os camins, os arbols… Yo he decidiu acceptar a suya invitación y mirar d’estar un poquet mas conservadera, y de vez que foi os quefers, compartir-los ta que mas chent pueda sumar-se-ie. Asinas que hue feré servir istas linias ta charrar de plantas, de tradicions y de cómo os sabers ancestrals pueden estar a nuestra salvación en un futuro.

Mientras sieglos, as conoixencias sobre remedios naturals s’han iu transmitindo de cheneración en cheneración, tenendo una gran influencia en a medicina moderna, que a lo largo d’o tiempo ha iu asimilando os sabers d’o campesinau. Manimenos, d’un tiempo a ista parte istas conoixencias han iu cayendo en l’ixuplido en beneficio d’as grans farmaceuticas, y tot y que a ciudadanía cada vez ye mas conscienciada sobre l’uso responsable d’os farmacos de sintesis, i hai muit pocos estudeos relacionaus con a materia.

Ye curiosa, a ignorancia que tenemos sobre os tresoros que tenemos arredol, y achugo a que a gran mayoría d’a población de Cantabria desconoixe que una planta tant conoixida por totz como a felguera, s’ha feito servir tradicionalment en ista tierra como alimentación t’o bestiar; que os ninos y ninas d’antes utilizaban o raquis d’as frondes u l’eixe d’a fuella ta chugar a toros y vacas; que s’emplegaba como aislant ta rellenar chergons, ta embolicar trunfas y  que no se chelasen, u en os tellaus; u que con as frondes d’as felgueras se fabricaban escobas…

Unatra planta que nos resulta familiar y que manimenos desconoixemos ye a yedra, que s’emplegaba no solament como planta trepadera ta dar mas consistencia a las fronteras, sino que tamién se feban coronas con as suyas fuellas ta levar a os difuntos; con o suyo cocimiento se feba un enxuague que aliviaba o dolor de ruellos; y con olio, sabuco, cera y yedra se feba una pomada que s’aplicaba ta aliviar cremaduras, crepas d’a piel, sabanyons u hemorroides. Amás, a las vacas que albortaban se les daba de minchar ista planta, a os caballos capaus se les lavaba con o cocimiento d’as fuellas y a saliva producida de mascar as suyas fuellas s’aplicaba sobre os uellos d’as vacas con boira u cataratas; y, por si estase poco, a ropa negra se lavaba en o cocimiento de yedra ta sacar-le a color parda.

Si dos plantas albergan totz istos usos, qué pasaría si inventariasenos toda a sabiduría popular arredol d’as plantas que nos rodean? Por ixo, resulta intresant consultar libros como ‘Estudios etnobotánicos en Campoo‘, de Manuel Pardo de Santayana, u ‘Etnobotánica en Miera: El lexico, los usos de las plantas y la vida tradicional en las montañas de Cantabria‘, de Javier Herrera Rovira, y investigar sobre os usos que tradicionalment s’han dau a las plantas que i hai a o nuestro arredol.

Y una vez aplegaus con l’entusiasmo conservador, ir mas enta allá, y enzurizar a familiars, amigos, u a chent que trobemos en qualsiquier puesto a que nos charren d’os usos que conoixen d’as plantas, minerals, etc… Y no limitar-nos a replegar solo que os usos medicinals, porque sería una pena que se nos eslampasen atros, como os destinaus a l’alimentación y a curación d’o bestiar, que a día de hue, con l’empente d’a ganadería ecolochica, cobran mas importancia que no nunca en suposar una alternativa a os alimentos transchenicos y a os farmacos de sintesi. Igual que sería una pena deixar que se perdesen en l’ixuplido aquellas especies y variedatz locals destinadas a o consumo, verdaderas delicias que no podemos quedar-nos sin descubrir. D’atra man, replegando istos usos, contribuimos a conservar a tradición y a biodiversidat locals.

Asinas que capucemo-nos en ista sabiduría, transmitamos-la, y aduyemos a conservar iste tresoro que no ye solament parte d’a nuestra historia y d’a nuestra cultura, sino que tamién puede estar a clau que nos ubra as puertas d’o futuro. Porque quan haigamos abusau tanto d’os antibioticos que ya no tiengan efectos, u quan todas as simients sían propiedat de multinacionals, as tradicions pueden estar as que nos libren d’as malotías y d’a fambre. Y no, no me clamen hippie, clamen-me conservadera.

Category : Etnografía
Tags :