Exif_JPEG_420

Una guía para trabajar la Economía social y solidaria en el aula

La ONG Justicia Alimentaria acaba de publicar una Guía para trabajar la Economía Social y Solidaria en Formación profesional en el que recogen diferentes actividades para conocer más en profundidad la Economía Social y Solidaria.

Read More
proyeccion rebeldia rural biello aragon sabi

300 estudiantes de Jacetania y Alto Gállego se han sensibilizado este curso con la soberanía alimentaria

Justicia Alimentaria ha coordinado durante este curso escolar el proyecto “Cultivando un Pirineo sostenible”, centrado en trabajar la soberanía alimentaria en el aula y dirigido a estudiantes de ESO, bachillerato y ciclos profesionales del IES Biello Aragón de Sabiñánigo y de Biescas y del IES Pirineos de Jaca (Huesca).

Read More
haciendo mallata

Nuevo libro: Haciendo mallata

Las páginas de Haciendo mallata están llenas de personas que mantienen vivo el medio rural, de gente que salva de la extinción a razas autóctonas, de plantas que curan y de semillas que luchan por brotar. Con el estilo característico de Mallata.com, estos textos entrelazan bosques, campos, rebaños, arquitectura tradicional que se resiste a caer en el olvido y pueblos que luchan por seguir vivos.

Read More
ibonanayetsept

Perdón por lo d’a Canal Roya, y tantas atras cosas

Iste año o Gubierno d’Aragón ha resucitau una pantasma que leva anyos sobrevolando as casas nuestras, menazando os nuestros ecosistemas y metendo en risgo a flora, a fauna y a cultura local. Me refiero a lo prochecto d’unión d’as estacions d’esquí d’Astún y Formigal a traviés d’a Val d’a Canal Roya. Os defensors d’ista iniciativa argumentan que a unión d’istas dos estacions creyará una d’as zonas d’esquí mas grans d’Espanya y atrayerá a mas turistas, lo que chenerará mas emplego y beneficios economicos pa la rechión. Manimenos, una parte important d’a población local insiste en sinyalar que iste prochecto puede tener grieus conseqüencias medioambientals, asinas como un impacto negativo en a vida d’os habitants d’os lugars cercanos.

Read More
anayet

Perdón por lo de Canal Roya, y tantas otras cosas

Este año el Gobierno de Aragón resucitaba un fantasma que lleva años sobrevolando nuestras casas, amenazando nuestros ecosistemas y poniendo en riesgo la flora, la fauna y la cultura local. Me refiero al proyecto de unión de las estaciones de esquí de Astún y Formigal a través del Valle de la Canal Roya. Los defensores de esta iniciativa argumentan que la unión de estas dos estaciones creará una de las zonas de esquí más grandes de España y atraerá a más turistas, lo que generará más empleo y beneficios económicos para la región. Sin embargo, una parte importante de la población local insiste en señalar que este proyecto puede tener graves consecuencias medioambientales, así como un impacto negativo en la vida de los habitantes de los pueblos cercanos.

Read More
ARAGONÉS

Por un feminismo de chirmanas de tierra 2023

Torna marzo, entre cheladas y incertezas, pero nusatras tornaremos a emplir as carreras, a devantar as nuestras voces, a crebar os centros con as nuestras marguins y arredols. Un marzo mas reivindicamos os nuestros dreitos, visibilizamos lo que nos trascruza y afecta. Sentimos que no ye buena noticia que iste anyo, entre as companyeras, charremos que iste manifiesto sía mas necesario que no nunca. A situación y as problematicas que somos vivindo en os nuestros territorios nos interpelan de forma urchent y directa pa trobar a fuerza y a parola entre nusatras: pa creyar vinclos, quitar as siellas t’a carrera, no callar nunca mas, no tornar a sentir-nos solas.

Queremos hue meter a memoria, o cuerpo y a voz. Sin espanto, sin pudor, sin reparo.

Por todas aquellas que no pueden deixar hue o suyo puesto de treballo u o suyo papel de cuidadoras, que viven parlaticadas por a violencia, que treballan día par d’atro sin dreitos, que no pueden charrar porque amenistan o pan y o chornal pa que vivan os suyos. Que no pueden visibilizar-se en una manifestación, que no pueden permitir-se salir ta la carrera, unir-se a la protesta. Isto ye tamién por as que no podrán salir de casa a causa de barreras fisicas, sufrimientos u malestars, por estar atrancadas en institucions u hespitals. Difuera d’os discursos d’os centros, d’as institucions, de l’academia. Queremos estar altavoz, plataforma pa todas aquellas a las qualas o sistema fa fuera, esclata, maltrata, deixa conscientment siempre a un costau.

Ya pensamos en o verano que s’amana, con una sequera que nos fa mal y angunia. Os paisaches en os quals creixiemos, vivimos y treballamos son desapareixendo, a nuestra cheografía fisica y sentimental se transforma en unatra coseta. Encara no sabemos ni tenemos parolas, pero tamién iste manifiesto quiere charrar en voz alta d’ixa dolor que muitas levamos ya adintro, que transforma os nuestros cuerpos y vinclos, os nuestros afectos y comunidatz. Pero no queremos dar oportunidat a os discursos plenos de catastrofismo y colapso. Aquí no pueden enradigar os sermons que fan a culpa, que encarranyan, que alicionan, que deixan recayer tot o peso en as personas, sin saber d’as suyas circumstancias y vulnerabilidatz. Preferimos creixer y compartir dende o goyo. Queremos treballar chuntas por unatro esdevenidero, aprender a tornar a commover-nos. Pensamos que dende os afectos y o asombro podremos rechitar chuntas en nuevos espacios y trobadas. Pa ixo tamién amenistamos compartir y nombrar as nuestras frachilidatz, vulnerabilidatz y sofrimientos. Puede que iste sía un buen motivo pa luitar y seguir adebant en ista emerchencia climatica. No podemos permitir-nos o desanimo, o pesimismo, a desesperanza.

Chirmana de tierra, que beluns faigan o imposible por impedir-nos imachinar nuevos futuros no significa que no podamos soniar, y peliar por tener-los.

Nos ne femos especialment por os discursos que tornan, romantizando a vida d’as nuestras mais y güelas, convertindo-las en heroínas, amagando con parolas y estrucias una dictadura plena de represión, desigualdat y violencia.

Chirmana de tierra,

venimos d’aquellas ninas que treballoron a tierra sin poder decidir, que cargoron a las suyas espaldas con mochilas granizas plenas de renuncias y silencios. Compartimos territorio con colectivos oprimius. No podemos xublidar-nos que aquellas violencias siguen entre nusatras: con nusatras hue especialment son as temporeras, as migrants, as mullers trans. Sin ellas no contemplamos a luita. No podemos imachinar ni pensar os nuevos futuros habitables y sostenibles sin ellas ni as suyas reivindicacions.

Somos descendents de todas aquellas y tamién seremos, bell día, devantpasadas pa las qualas viengan. Nunca no xublidemos d’án venimos, mas en istos tiempos en os quals tanto nos preguntamos enta án queremos ir.

No caigamos en a amnesia, no caminemos sin a memoria

Levamos con nusatras una chenealochía de resistencia: nos fa mal que dende bells colectivos urbans, siempre dende o centro, borren de bote y boleyo os nuestros relatos y movimientos de luita, den por feito y simplifiquen os nuestros debatz. Que no siatz a o tanto no significa que en os nuestros lugars no sían succedendo cosetas, que no siamos treballando por o cambeo. Nos pareixe inchusto con totz os colectivos y grupos rurals que incansables luitan y se mueven por atros medios y territorios posibles. Creyer que no existen atras luitas ni debatz en os nuestros lugars nos pareixe una visión terriblement inchusta, paternalista y condescendient.

Sin nusatras no s’entiende o territorio. Y no podemos estar sin tartir debant d’as medidas y discursos que siempre naixen y ordenan en nombre d’o desenvolique y a sostenibilidat. Ya ye prou de convertir os nuestros medios rurals en zonas de sacrificio, en simples repostes, en socanillatos, en simplas zonas de recreyo pa la chent d’a ciudat.

En os nuestros territorios se troban as ferramientas y los sabers que puedan tornar-se en aliaus ta suavezar os efectos d’a emerchencia climatica en a quala vivimos. Pero a realidat ye que cada anyo seguimos veyendo como creixe o numero d’explotacions industrials y intensivas en os nuestros lugars, y como s’ubren paso macroprochectos enercheticos en espacios d’alta valura ambiental sin haber cuenta de qui habita a tierra, fendo-nos fuera d’os nuestros lugars.

Celebramos a visibilidat y os nuevos relatos que cada día son mas presents en os medios. Pero a realidat que vivimos en o campo a ormino no concuerda con o que nos torna o espiello: seguimos sin poder prener decisions, sin acceso a una vivienda digna, a la tierra. Sin ferramientas pa poder encetar prochectos que treballen por a soberanía alimentaria: ye mas facil desenvolicar un prochecto industrial que un prochecto agroecolochico que produzca virolla que cudie a nuestra tierra y no nos enferme.

Chirmanas de tierra,

quí son os que deciden por nusatras? Quí se beneficia de l’uso d’a tierra? Quí tiene o altavoz?

Queremos .

Que todas as personas tiengan acceso a una alimentación saludable, local y sostenible. Queremos ciudatz y lugars en os quals s’acceda con facilidat a alimentos que preserven y cudien o paisache. Queremos que todas as personas que quieran treballar a tierra tiengan a posibilidat de fer-lo.

Chirmana de tierra,

as menazas que nos meten en periglo hue siguen estando as mesmas d’ahiere, encara que se vistan de termins como «progreso», «sostenibilidat» y «prosperidat». Nusatras somos como aquells arbols que yeran un habitant mas en os nuestros lugars: en a suya uembra y cubillar se preneban todas as decisions, se charraba y se compartiba, se celebraba a qui veniban y se despediba por zaguer vegada a qui marchaban pa cutio.

O sistema agroalimentario en o qual vivimos arrambla as chicotas ganaderías, os prochectos familiars, as iniciativas agroecolochicas plenas de sabers, relacions y formas de treballo respectuosas con a tierra. Fa imposible o relevo cheneracional, as encorporacions de chovens que quieren vivir en os nuestros lugars. Desapareixen asinas formas unicas d’habitar o territorio, de conservar y protecher a nuestra biodiversidat y os suyos ecosistemas.

Aquí somos chuntas pa devantar a voz, pa recordar que no deixaremos de luitar por guarenciar una tierra digna.

Chirmanas de tierra,

por muito que quieran tallar-nos, sabemos que chuntas no cayeremos.

Chirmana de tierra,

aquellas que contamos con o privilechio y con as ferramientas necesarias podemos estar as primeras en revisar as nuestras luitas y debatz. Cómo treballamos, cómo nos organizamos, cómo nos nombramos. Tamién nusatras somos dando forma a nuevos relatos, y ye imprescindible charrar y pensar dende án y cómo los femos.

Porque amenistamos mas que no nunca nuevas ruralidatz plenas de feminismos, agroecolochía, diversidat, pero tamién — como decibanos — de memoria.

Chirmanas, no sotz solas.

No somos solas.

Unatro 8 de marzo mas, seguimos aquí, somos aquí.

Aquí nombramos, aquí nos sentimos mas unidas que no nunca. Aquí femos frent, compartimos as nuestras temors, deixamos a un costau o silencio. Reivindicamos que existen muitas formas d’habitar o territorio, muitas ruralidatz que fan a parola, que aprenden, que construyen, que cudian y acullen. Una de chirmanas de tierra: plena de feminismos y diversidat, d’agroecolochía, de memoria, d’interdependencia, d’emparo mutuo, asperanza y goyo.

Por un feminismo de todas,

por un feminismo de chirmanas de tierra.

*O cartel ye obra de La Galana collage (Cecilia Jiménez). Podetz descargar-lo aquí.

**(Iste Manifiesto estió empentau por María Sánchez y Lucía López Marco. Gracias a os consellos y aportacions de Blanca Casares, Patricia Dopazo, Karina Rocha, Julia Álvarez, Neus Miquel, Elisa Oteros, Colectivo Arterra y Elena Medel. Y a tantas que hetz feito plegar as vuestras aportacions.)

***Iste manifiesto ha estau traduciu a l’aragonés por Lucía López Marco (Mallata.com)

Read More
CASTELLANO

Por un feminismo de hermanas de tierra 2023

Regresa marzo, entre heladas e incertidumbres, pero nosotras volveremos a llenar las calles, a levantar nuestras voces, a romper los centros con nuestros márgenes y periferias. Un marzo más reivindicamos nuestros derechos, visibilizamos lo que nos atraviesa y afecta. Sentimos que no es buena noticia que este año, entre las compañeras, hablemos de que este manifiesto sea más necesario que nunca. La situación y las problemáticas que estamos viviendo en nuestros territorios nos interpelan de forma urgente y directa para encontrar la fuerza y la palabra entre nosotras: para crear vínculos, sacar las sillas a la calle, no callar nunca más, no volver a sentirnos solas.

Read More
Libros rurales 2022 (1)

Los mejores libros de temática rural de 2022

Un año más, ya está aquí el “Top 10” de libros de temática rural publicados en España durante este 2021.

Cada año son más los libros que se publican que abarcan esta temática, lo cual es una gran noticia, ya que significa que cada vez hay más interés en el medio rural y más sensibilidad por los temas que le afectan. E incluso también podríamos decir que las voces que hablan desde nuestros pueblos cada vez están más empoderadas y suenan más alto, y que, por tanto, cada año se animan más a escribir sus visiones y experiencias en un libro.

Read More
cow-gda6d31adf_1920

Un medio rural sin vacas

Hubo un tiempo en el que los paisajes rurales estaban salpicados de vacas, ovejas y cabras. Sin embargo, hoy cuanto más rural y aislada se encuentra una provincia, más aerogeneradores y placas eólicas se ven en sus campos, y menos animales, tampoco hay personas para cuidarlos… Los partidos políticos llenan sus discursos de palabras relacionadas con la vida en los pueblos, emprendimiento rural, conexiones… Pero la realidad es que la actividad que más población fija en el medio rural sigue siendo la agraria, y cada vez hay menos explotaciones ganaderas… Y al desaparecer las granjas, lo hacen también los habitantes del territorio.

Es una pena, pero en vez de apostar por pequeños proyectos familiares, las administraciones apoyan a las grandes industrias, guiándose por el credo del “ande o no ande caballo grande” en vez de favorecer la implantación de proyectos que siembran de vida el territorio. Porque lo que nadie cuenta es que las pequeñas granjas no solo generan empleo en la explotación ganadera, sino que impulsan también la economía de la zona: dando trabajo a las queserías que transforman la leche, a las carnicerías que venden la carne, a las casas rurales que reciben gente que acuden a esas tierras buscando ver vacas, ovejas y cabras… E incluso, muy indirectamente, para quien teletrabaja, ya que cuanta menos gente habita en un pueblo, peor calidad de internet. Y, repito, si desaparecen las pequeñas ganaderías, la gente se va.

Lo peor es que poca posibilidad parece haber de cambiar el rumbo y, si todo sigue igual, en pocos meses cerrará la última granja de vacas de leche de la provincia de Teruel. Lejos quedan ya aquellos días en los que los pueblos estaban vivos gracias a pequeñas granjas, también ha llovido mucho desde que el lechero dejaba una botella de leche fresca en la puerta de las casas. Ahora la leche sale de un brick de plástico, poco importa el proceso anterior hasta llegar al supermercado. La mayoría de la población se concentra en grandes urbes y el medio rural es ese lugar que les abastece de alimentos y energía.

Mientras los medios de comunicación hablan de cambio climático en cada noticia, se intenta impulsar la mayor explotación de vacuno lechero de Europa en Soria y se deja morir la última granja de vacas de leche en Teruel, que cuenta con 100 animales. En 30 años, esta provincia ha pasado de tener entre 30 y 40 granjas de vacuno lechero, a estar a punto de quedarse sin ninguna y de dejar sin leche a las dos queserías a las que abastece, una en Ejulve y otra en Caspe.

¿Qué harán en las ciudades el día que desaparezcan los pueblos? Supongo que en el Ministerio de Agricultura —situado junto a la estación de Atocha en Madrid, muy lejos de cualquier medio rural y de la falta de comunicaciones— alguien lo celebrará: cuantas menos granjas, menos faena.

Si tenéis curiosidad en conocer más acerca de esta granja y apoyarles, os invito a visitar su página web y/o su perfil de twitter: Apadrina una vaca TERUEL

Suscríbete al
blog

    [anr_nocaptcha g-recaptcha-response]

    Read More
    DSCN3610

    Enrique Satué, Casa de Ganaderos y la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala premios En Clave de Aragón

    La Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala, el escritor Enrique Satué, y Casa de
    Ganaderos, serán los Premios En clave de Aragón de esta edición. Estos galardones
    destacan la labor de instituciones, asociaciones, empresas o personas que contribuyen
    al conocimiento y progreso de los municipios aragoneses afectados por la despoblación.

    Read More
    Hola, usamos cookies. :)    Más información
    Privacidad